¿Qué es el «PageRank»? Entendiendo el funcionamiento de Google

Quizás hayas oído del «PageRank», pero si no tienes unas nociones sólidas de SEO, seguramente no tengas mucha idea de lo que te estoy hablando exactamente.

Pues bien, es de esas cosas que, si quieres poder decir que entiendes mínimamente que es el SEO, debes tener muy claro.

De todas formas te adelanto que es un concepto muy sencillo de entender y que te dará una visión más amplia de cómo funciona Google hoy en día, algo que es realmente muy útil especialmente si tienes un negocio online o un blog.

En Internet podrás encontrar muchísima información sobre este concepto, desde las primeras patentes de Larry Page y Serguéi Brin, hasta el algoritmo del propio PageRank “descifrado” por muchos estudiosos del SEO.

Pero lo que a mí me interesa transmitirte es una visión práctica y útil que puedes aplicar desde ya en tus nichos o webs, y en el caso de que no seas un webmaster, que al menos aprendas una cosa nueva e interesante que tenga aplicación práctica dentro de tu proyecto digital.

Vamos a ello.

¿Qué es el PageRank?

Que una determinada página o URL esté en la primera, quinta o décima posición para determinada palabra clave (keyword), búsqueda o query, es debido a los criterios de ordenación que sigue el algoritmo de Google.

El algoritmo consiste en la agrupación de diferentes fórmulas que analizan factores para asignar ese ranking, por ejemplo: el contenido de tu web, la velocidad de carga, la usabilidad, entre muchos otros factores de posicionamiento SEO.

Pero uno de los más importantes, desde que se creó el buscador Google es el el famoso PageRank.

Básicamente (y explicado de forma muy elemental para todos los públicos) el PageRank, es una fórmula matemática que mide el valor de una página en relación a la cantidad y calidad de las páginas que lo enlazan.

En otras palabras, Google le da valor a aquellas URLs o páginas que tengan enlaces entrantes desde otras URLs.

Imagina que cada URL es una gota de agua y que cada URL que te enlaza te está dando un poco de agua para que tu gota se vaya engordando cada vez más y más. Otro símil muy usado es el de los votos, cada enlace sería como un voto a favor de la página enlazada.

De esta manera podemos imaginar de forma visual como el PageRank influye a la autoridad de una página web y una URL en concreto.

A más gorda es la gota de agua, más probabilidades tiene de aparecer en la primera página de las SERPS (resultados de búsqueda) de Google.

Este es el concepto para dummies, ya que nadie sabe a dia de hoy cuál es la fórmula del algoritmo y cómo funciona exactamente, lo que sí sabemos los SEOS por experiencia es que no nos vale cualquier tipo de enlace entrante hacia nuestra web.

Pero de eso te hablaré a continuación.



Cualquier enlace entrante no produce el mismo efecto en nuestro PageRank

Los SEOs y webmasters disfrutamos de una época dorada en la que Google se dejaba engañar muy fácilmente por cualquier tipo de enlace, la estrategia tiempo atrás se basaba en cantidad: a más enlaces (fueran del tipo que fuera) consiguieras hacia tu página o hacia cualquiera de sus URLs internas en particular mayor PageRank y con ello mayor posicionamiento.

Esto ya forma parte del pasado del SEO.

Eso sumado al hecho de que contábamos con una barrita que nos decía en una escala del 1 al 10 el PageRank oficial de cada página, nos dió en su momento un dibujo sobre los backlinks y el PageRank que hasta el momento no hemos logrado igualar de nuevo.

Ni siquiera las herramientas SEO más avanzadas, dado que a lo más que podemos aspirar es a conocer el PageRank “interno” de nuestra página (que no es poco) pero el PageRank “externo” solo lo conoce Google, ya que se ve modificado constantemente por los enlaces que recibe nuestra página.

El sector SEO hispanohablante tiene dentro de su comunidad tanto a personas que son firmes defensores de los “enlaces o backlinks” como el factor de posicionamiento básico y fundamental, como a otros exponentes que opinan lo contrario.

Si bien reconocen cierta relevancia de los enlaces piensan que cada vez (y a cada nueva actualización de Google) estos pierden fuerza a favor de otros factores de SEO moderno, pero todos coinciden en una cosa: el PageRank ya no funciona como antes y no lo podemos medir con exactitud.

Por tanto vamos a resumir algunos aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de valorar los enlaces que apuntan hacia nuestra web:

  • Calidad: que el sitio web sea confiable y real, nada de páginas que venden enlace con frecuencia a cualquiera (granjas de enlaces).
  • Relación semántica: que el contenido que nos enlaza tenga relación con la URL destino de nuestra web que está enlazando.
  • Naturalidad: No juguemos a engañar a Google creando patrones ni forzando perfiles de enlaces artificiales (como por ejemplo recibir demasiados enlaces iguales con el mismo anchor text o texto ancla).
  • Por último, no olvides que los enlaces internos de tu página transmiten PageRank exactamente de la misma forma que los enlaces externos que recibes de otras webs con la diferencia a tu favor de que los enlaces internos los controlas tú, por tanto pon el foco y la atención en ellos.

Cómo decíamos antes, a día de hoy podemos llegar a conocer el “PageRank interno de nuestras páginas, a través de la aplicación original de la fórmula del PageRank que fue publicada por Google hace ya muchos años, aplicándola a través de diferentes herramientas SEO (aunque de estas hablaremos un poco más abajo).

No obstante el “PageRank global” se compone de PageRank interno + PageRank externo.

El externo tal y como ya comentábamos antes es mucho más complicado de calcular, porque depende a su vez “en cadena” de todas las páginas que te enlazan y de a su vez cuántas páginas las enlazan a estas… y (de nuevo) a su vez cuántas las enlazan a estas y así en un bucle realmente largo, que es como se comporta Google, a la hora de rastrear la WWW (Internet) a día de hoy.

Para que te hagas una idea: existe una piscina de PageRank interno y un mar de PageRank externo.

Es decir, la piscina serían todas las URL dentro de tu propio dominio, ya sea un blog o un ecommerce.

Tu web también está compuesta por muchas URLs, por ejemplo:

  • miweb.com/blog/
  • miweb.com/contacto/
  • miweb.com/productos/

Mientras que el mar serían todas las URLs de todas las páginas que existen (o al menos aquellas que Google sabe que existen).

En este caso hablamos de todas las URLs que existen en Internet.

Comprendiendo la fórmula del PageRank

Una vez habiendo mencionado la fórmula de antes vamos a profundizar un poquito más en ella para lograr hacer un ejercicio de comprensión del PageRank más profundo.

Una vez más lo explicaremos de forma que todo el mundo lo pueda entender. Sin necesidad de conocimientos de SEO técnico.

La fórmula (nuevamente) oficial es la siguiente:

Donde EL PR de una página A, es igual a 1 menos el damping factor (toma nota para la explicación del damping factor que te dire a continuacion) + el damping factor multiplicado por la suma del PageRank recibido de otras páginas.

Damping Factor

El damping factor, o factor de amortiguamiento, representa el comportamiento natural de un usuario que surfea por la web, usualmente representado con un número de un 0,85

Ese número hace referencia a la probabilidad de que el usuario que entra a la web por una determinada URL haga clic en un link que nos enlaza y por tanto que de ese modo aterrice en nuestra página.

El algoritmo intenta simular  una persona real que hace click en algunos enlaces y al cabo de ver cierto número de webs se aburre, hace una búsqueda, se mete a Facebook o se va a preparar un bocata. En definitiva, hasta cuando se aburre de buscar por el motivo que sea y termina su navegación.

En otras palabras, el damping factor suaviza los resultados y le aporta naturalidad a la fórmula, esa es su misión.

Para qué sirve medir el PageRank interno

Dentro de tu propia piscina de URLs también encontrarás algunas gotas que son más gordas que otras, es decir, dentro de cualquier web existen páginas internas en concreto que reciben más enlaces internos.

Muchas veces nos obsesionamos con los backlinks (enlaces entrantes), es un error que veo mucho en los novatos o en perfiles de marketing que no están especializados en SEO.

Creen que no hay nada malo con la web y que lo único que les hace falta para despegar es conseguir enlaces externos.

La realidad es que todavía hay mucho por optimizar en el SEO on page que puede generar un impacto más rápido y con una inversión mínima, prueba de ello es la optimización del PageRank interno, estrategia que puedes comenzar a aplicar ya mismo y que a continuación vamos a comentar.

En definitiva, medir tu PageRank interno te sirve para ver si tus páginas internas más importantes (ya sea porque son las que te producen más ventas o porque son las que por el motivo X que sea más te interesan posicionar en Google) están recibiendo más fuerza o no.

Fíjate cómo esto se ve muy claro y rápido de una forma bastante visual en el siguiente dibujo:

ste gráfico lo podemos observar dentro de la herramienta SEO DinoRANK, a través de su módulo de PageRank interno.

En el caso de la citada imagen démonos cuenta como la bolita sobre la que he puesto el cursor, que representa un post llamado “cómo aumentar tus visitas” difícilmente podrá posicionar bien en Google bajo su palabra clave.

¿Motivo?

Pues que como se puede apreciar “la bolita” que representa la cantidad del PageRank que llega a esta URL es pequeña y en este caso está a 2 niveles de profundidad de clicks de la home.

Si quisiéramos tener más posibilidades de rankear este contenido en Google habría que llevar más enlaces internos desde a su vez otros post de mi blog que tuvieran más PageRank (a su vez representados por “bolitas” más grandes) y preocuparnos de que a su vez esa bolita estuviera más cerca de la home (que viene representada por la bola de color negro).

¿Cómo funciona el PageRank en mi sitio web?

Un ejemplo muy práctico es la página Home, es la URL que más enlaces entrantes recibe normalmente, ya que en la mayoría de los casos, tenemos un menú que se muestra en todas las URLs o páginas internas de tu sitio web con un enlace que apunta hacia la home.

Por otra parte, también podemos encontrar páginas internas que apenas tienen unos pocos enlaces entrantes, ese es el caso de las entradas del blog que publicaste hace 3 años, por ejemplo.

Si imaginamos cada enlace como una traspaso de poder, podemos llegar fácilmente a la conclusión que, aquellas URLs que reciben más enlaces, son las URLs más potentes y las que Google tendrá más en cuenta para mostrar en los resultados de su motor de búsqueda.

Pero, ¿Cómo puedo saber cuales son las más potentes?

Existen varias herramientas que te permiten ver el número de enlaces internos y enlaces externos de las url de tu página.

Una de las más populares entre los consultores SEO es Screaming Frog, una herramienta que analiza todas las páginas y enlaces de tu dominio.

El problema de esta herramienta es que su uso no es apto para personas que no sean consultores profesionales dentro del sector SEO, ya que tanto su uso como su interface son bastante complejos.

Este problema no ocurre con DinoRANK, que por contra está pensado para ser una herramienta fácil tanto de entender como de manejar para cualquier tipo de público con un mínimo de interés en SEO aunque no sea profesional.

Además, su soporte así como los tutoriales para aprender a manejar la herramienta son en español lo cual facilita mucho las cosas, a la hora de entender y analizar el PageRank.

Cómo surgió el PageRank y mis conclusiones finales

A modo de curiosidad y conclusión te voy a comentar los detalles más importantes de la historia del PageRank, creo que como emprendedores, nos da una lección muy importante de visión de empresa, y como SEOs podemos predecir los siguientes pasos que tomará el algoritmo de google.

Surgió en 1998 cuando Larry Page y Sergeuí Brin publicaron un análisis de investigación en la Universidad de Standford.

Ellos presentaron en ese informe una solución a los problemas típicos en los buscadores que se utilizaban en ese momento, como Yahoo o AOL cuyas búsquedas no eran nada acertadas, u otros como terra que simplemente hacía listas de categorías y páginas.

Se basaron en el sistema para catalogar y buscar las publicaciones científicas, el  Science Citation Index, que calificaba con mayor puntuación a aquellos documentos que eran debidamente citados en los documentos de otros científicos.

Lo que ellos proponían era un buscador: Backrub (actual Google), “diseñado para rastrear e indexar la Web de manera eficiente y producir resultados de búsqueda mucho más satisfactorios que los sistemas existentes.”

Es sorprendente saber que la misión y visión de Google sigue siendo la misma, los avances que han realizado en el algoritmo han ido siempre en esta dirección, y como SEO viene muy bien tener en cuenta lo que busca “nuestro peor enemigo”.

Más allá de buscar engañar a Google, deberíamos jugar a su favor y ofrecer resultados satisfactorios, tomando siempre en cuenta el funcionamiento de sus arañas y sistemas de crawleo e indexación, de esta manera nuestro resultado satisfactorio tampoco queda desapercibido.

Un artículo escrito por ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *