Las startups europeas levantan 637 millones de euros a través de la emisión de criptomonedas

Pese a que el otro día os contábamos que la UE advertía sobre el riesgo de invertir en ICOs (Initial Coin Offering), lo cierto es que esta nueva forma de financiar el crecimiento de muchas startups, se está abriendo hueco en el viejo continente. Como explica un informe elaborado por Founderbeam, las startups europeas han levantado este año 637 millones de euros recurriendo a la emisión de estas divisas virtuales, un 3,83% de los 16.000 millones que han reaudado en total.

Las ICOs europeas quedan sin embargo lejos de los números que se mueven en Estados Unidos. Como se indica en el mismo informe, las startups americanas han emitido ICOs con un valor aproximado de 1.200 millones de dólares, representando un 2% de la inversión total. En el caso del contienente asiático, la emisión baja hasta los 338 millones, un número que se explica por el veto del gobierno chino al uso de ICOs para financiar startups.  A nivel global las ICOs han conseguido movilizar 2.800 millones de euros solo en 2017. Y eso pese a las advertencias acerca de la alta volatilidad e inestabilidad de muchas de estas monedas.

Suiza encabeza el grupo de países europeos que más recurre a esta forma de financiación para sus startups. Un dato que en realidad no sorprende tanto si se tiene en cuenta la actitud flexible y abierta de las autoridades helvéticas hacia todo lo que tenga que ver con el mundo de las criptomonedas. En segundo lugar encontramos al Reino Unido y completa el podio Estonia, uno de los países del mundo más comprometidos con la innovación y el ecosistema startup. De hecho de los 240 millones de euros que han levantado las startups del pequeño país báltico, un 28% corresponde a inversión en ICOs. En el caso de España, nueve startups han acuñado su moneda virtual para cimentar su financiación.

El sector fintech es el que más se decanta por una financiación, que como hemos indicado, no extá exenta de polémica. Especialmente por la poca transparencia que existe en muchas emisiones de ICOs, que por su propia naturaleza, no se someten a ningún organismo regulador o incluso, un agente externo que pueda validar la solidez de la empresa que emite la moneda.

Pese a todo, como se explica desde Founderbeam, la mayoría de las ICOs que se están registando en estos momentos en Europa  ya superan la media de las rondas A y B que se firman en el continente, con lo cual hablamos de un fenómeno que al menos a corto plazo, va a ir a más.

Un artículo escrito por Rodolfo de Juana

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *