España, el segundo país de la UE con más paro

Las cifras de paro en España continúan siendo alarmantes, especialmente en comparación con la media de la UE. Nuestro país es el segundo en la Eurozona con una tasa de desempleo más alta, solamente superado por Grecia.

Según los últimos datos publicados por Eurostat, la tasa de desempleo de la UE descendió una décima el pasado mes de noviembre, quedándose en un 8,7%, su dato más bajo desde 2009. Como contrapunto negativo, en España se duplica la cifra, ya que el paro se sitúa en un 16,7%, solamente superado por Grecia (20,5% con datos hasta septiembre de 2017). Nuestro país registró en noviembre un total de 3.814 millones de desempleados, 431.000 menos que en noviembre de 2016.

Si atendemos al mes de diciembre de 2017, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo se quedó en en 3,41 millones de personas, tras bajar en 290.193 desempleados en el conjunto del año (-7,84%), según datos del Ministerio de Empleo.

En el conjunto de la Unión Europea (UE), la tasa de desempleo bajó una décima en noviembre y se quedó en el 7,3%, su nivel más bajo desde octubre de 2008. La agencia estadística europea indica que 18,116 millones de personas carecían de empleo en noviembre en la UE, 14,263 millones de ellas en la zona euro, implicando una reducción al mes de entre 155.000 y 107.000 trabajadores, respectivamente. De camino hacia el pleno empleo, destacan países con tasas de paro muy bajas como República Checa (2,5%), Malta y Alemania (ambos 3,6%).  

El buen dato europeo es que en comparación con noviembre de 2016, el paro ha descendido en todos los países de la UE, especialmente en Grecia, donde paso del 23,2% al 20,5% o Portugal, que bajó del 10,5% al 8,2%.

España también multiplica por dos la precariedad

Lo peor en España, además de los altos índices de paro, es la mala calidad del empleo. No en vano, un tercio de la población española se encuentra en riesgo de pobreza. Desde Comisiones Obreras recalcan que la reforma laboral de 2012 ha impulsado la temporalidad cada vez más acusada, que provoca un aumento de la tasa de precariedad, o proporción de los empleos temporales sobre los indefinidos. En 2016, esta se sitúo en el 26,1%, duplicando de nuevo la del conjunto de la UE, situada en el 14,2%.

En un informe reciente, el sindicato insta a que las tasas desciendan para que se genere empleo indefinido y de calidad que provoque una redistribución de la riqueza y un descenso del paro. Según el Ministerio de Empleo, el número de contratos realizados durante 2017 ascendió a 21.501.303, de los que nueve de cada diez fueron temporales (19,57 millones) y únicamente 1,9 millones fueron indefinidos.

Los jóvenes se llevan la peor parte, ya que la tasa de desempleo juvenil también es en España la segunda más elevada de la Eurozona. En noviembre, esta se se fijaba en un 37,8%, dos décimas menos que en octubre. En diciembre, se sitúo en un 37,5%. Mientras, en la UE se situó en un 16,2%.

Escrito por Andrea Núñez-Torrón Stock

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *