En el e-commerce hay 4 tipos de compradores

Quienes se desenvuelven en el ámbito del comercio electrónico tienen que lidiar con muchísimos compradores.

Cada comprador es lógicamente un mundo, pero buena parte de ellos incurre casi siempre en hábitos muy concretos (para eso son, al fin y al cabo, animales de costumbres) y en base a tales hábitos pueden acogerse a cuatro tipologías distintas.

A continuación, y de la mano de Trusted Shops, diseccionamos los principales tipos de compradores que se guarecen bajo la sombra (alargadísima) del e-commerce:

1. El experto

El experto podría trabajar perfectamente (asumiendo cualquier cargo) en su tienda online favorita, cuyas peculiaridades conoce mejor incluso que el mismísimo CEO.

Este comprador está extraordinariamente familiarizado con los productos del e-commerce de sus amores y para él poder hacer comentarios sobre tales productos es absolutamente imprescindible.

Que la web donde tiene a bien comprar esté pertrechada de información suficientemente minuciosa sobre los productos allí comercializados es para el experto un auténtico “must”.

El experto no pierde ripio del blog corporativo de su tienda online favorita y vuelca allí habitualmente sus comentarios.

A quien tienen el estatus de experto los retailers deberían agasajarle con ofertas especiales con el último objetivo de metamorfosearle en fan y más tarde en “brand ambassador”.

2. El “power shopper”

El denominado “power shoopper” es curioso por naturaleza y disfruta comprando en la red de redes. Convenientemente armado con su smartphone y su portátil, este tipo de comprador adquiere en internet todo lo que necesita, desde cepillos de dientes hasta coches pasando por muebles.

Para quien está al frente de una tienda online un “power shopper” es lógicamente un muy bien cliente, pero también extraordinariamente exigente.

Al “power shooper” los retailers deben atraerle con acciones divertidas y concursos. Además, que la web de la tienda online tenga una estructura clara y diáfana es vital para que este tipo de comprador encuentre nuevas ofertas y pueda realizar sus pedidos fácil y rápidamente.

3. El “surfer”

Este tipo de comprador puede pasar horas y horas escudriñando las profundidades de las tiendas online. Y rara vez termina comprando algo. Para el “surfer” el comercio electrónico es sobre todo y ante todo un canal de inspiración.

Para atrapar la atención (exigua) de este tipo de comprador los retailers deben hacerle ofertas que no pueda permitirse el lujo de rechazar y cuidar mucho su presencia en redes sociales como Facebook e Instagram. ¿El objetivo? Echar anclas en su memoria en un viaje hacia la compra que se presume inevitablemente muy largo.

4. El alérgico a los clics

Para este tipo de comprador elegir un producto concreto, añadirlo a la cesta de la compra, introducir sus datos personales y formalizar el pedido son todas tareas increíblemente fatigosas.

Quienes desean conectar con estos compradores deben enarbolar la bandera de las compras en un solo clic y apostar por las webs limpias y provistas de una estructura sencilla, donde el cliente pueda encontrar sus productos favoritos cuando las visite de nuevo.

Vía: Marketing Directo

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *