Fuentes de financiación para empresas online

Desde ya hace algunos años, cada vez son más las empresas que trabajan desde Internet. No obstante, gracias al desarrollo tecnológico tan avanzado con el que contamos en pleno siglo XXI, la mayor parte de las empresas que tienen lugar en un espacio físico también buscan su lugar en la red. Se trata de un espacio que les permita darse a conocer ante un mayor público y así conseguir que sus productos o servicios sean más visibles.

Y es que, cada vez son más aquellas empresas que recurren a diferentes estrategias del marketing online para la fidelización de clientes, como pueden ser un bono sin depósito como hacen las casas de apuestas o la creación de contenido SEO para mejor posicionamiento como hacen empresas de diversos sectores.

Hoy en día, la realidad de una empresa es muy diferente, pues existe gran variedad de plataformas web y marcas online que tratan de dar servicio sin necesidad de tener una tienda física. La compra online es el futuro, aunque se puede decir que, en todo el mundo, ya se llevan a cabo millones de compras en la red al día, por tanto, también es el presente. Estamos inmersos en la era del consumismo digital.

Por ello, para que dichas empresas puedan financiarse, existen varias opciones. En primer lugar, los bancos son entidades que apoyan este tipo de proyectos a través de programas que motivan a los emprendedores a hacer realidad sus sueños.

Pero, además de las entidades bancarias, existen otras posibilidades que cada vez permiten a más compañías salir adelante. El Crowdfunding consiste en una financiación colectiva para que una empresa online pueda lanzar su proyecto a cambio de devolver el importe prestado en un periodo de tiempo determinado.

Por otra parte, el Crowdlending se basa en una financiación colectiva por varios prestamistas que ofrecen un interés más competitivo que el de los bancos. Asimismo, otro tipo de financiación colectiva es el Equity Crowdfunding, el cual se ofrece a cambio de participar en el capital de la sociedad de la empresa que presenta el proyecto.

Otro método de financiación es el de Business Angels, en el cual son los inversores los que buscan proyectos de interés para invertir en ellos, en su mayoría empresas online. Y, por último, otra manera de obtener beneficios para financiar un proyecto en la red es el Venture Capital. En este método, los inversores también están interesados en aportar fondos a empresas digitales caracterizadas por llevar poco tiempo en activo o que se acaban de iniciar.

Estas opciones posibilitan que los emprendedores lleven a cabo sus proyectos y, así, puedan financiarse. Con este tipo de métodos, los inversores centran sus recursos económicos en proyectos tecnológicos con la garantía de que estos crezcan.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*