El éxodo inverso: el coronavirus está provocando una deslocalización sin precedentes de trabajadores hacia entornos rurales

La crisis del coronavirus está cambiando algunos paradigmas que hasta hace poco tiempo parecían inamovibles. La más importante de ellas ha sido, sin duda, la consolidación del teletrabajo, el salvavidas de muchas empresas y trabajadores durante la pandemia pero, muy especialmente, a lo largo del estado de alarma que restringió la libertad de movimientos en todo el territorio español.

Este nuevo modelo que tanto se ha extendido en los últimos meses está teniendo su impacto en los entornos de las ciudades y los pueblos. Muchos trabajadores han querido poner kilómetros de por medio para ganar en espacio y calidad de vida. La covid-19 ha sido la excusa que necesitaban para abandonar los entornos urbanos e instalarse en otros lugares mucho más tranquilos.

Así, en toda España, las búsquedas de viviendas en municipios de menos de 5.000 habitantes se situaron en junio en un 13,2 por ciento, aumentando 3,1 puntos porcentuales respecto a los datos del pasado enero, según los datos del informe publicado por el portal Idealista.



Esta nueva realidad se percibe en aquellas comunidades con un contexto tradicionalmente rural, como Castilla y León, donde todas las provincias situaron sus datos por encima de la media nacional. Así, provincias como Ávila, Burgos o Segovia han aumentado la demanda de viviendas en este mes con respecto a la era pre-covid.

Diferencia entre trabajos

A pesar de los aparentes beneficios de esta deslocalización laboral, los expertos creen que este éxodo rural no saldrá gratis. Ni mucho menos. De hecho, podría agrandar las diferencias entre quienes pueden teletrabajar y, por tanto, ejercer su actividad desde cualquier parte del mundo y quienes no pueden hacerlo, aun compartiendo su interés por abandonar las grandes ciudades.

Esta diferencia ahondará la brecha laboral entre diferentes puestos de trabajo. Entre quienes pueden permitirse un estilo de vida más asequible, con una mejor conciliación entre vida laboral y personal, y quienes no pueden hacerlo. Y esta circunstancia, en buena medida, puede suponer un problema añadido en el futuro.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*