Cómo dirijo una empresa de 1.000 empleados… desde mi iPhone

Durante las reuniones, puedo ver a la gente levantando las cejas. ¿Qué hace este tipo mirando su teléfono? ¿Está prestando atención?

Sí, por supuesto que sí. La verdad es que durante el último año he estado desenganchándome constantemente de mi MacBook, y confiando cada vez más en mi iPhone para el trabajo. Con un iPhone que ha celebrado su décimo aniversario y que tiene cientos de millones de usuarios en todo el mundo, esto puede que no sea un gran logro. De hecho, mucha gente “vive” en sus teléfonos.

Pero, por ponerlo en contexto, soy el CEO de una compañía de tecnología en crecimiento con casi 1.000 empleados. Cada día recibo cientos de correos electrónicos, voy a docenas de reuniones y reviso innumerables informes. Antes, no podía imaginar hacer mi trabajo sin un PC. Sin embargo, resulta que es posible.

Para ser sinceros, pasar a “sólo móvil” ha provocado algunos inconvenientes. Pero desde que me lancé, he notado que mi productividad -y mi felicidad en general- ha aumentado notablemente. Para otros líderes, me gustaría compartir algunas ideas de este año usando sólo el móvil.

Aunque primero, algunas aclaraciones:

  • Primero, hago trampa. Todavía tengo que usar mi portátil de vez en cuando para mirar hojas de cálculo y PowerPoints.
  • Esta estrategia de “sólo móvil” obviamente no es para todos. Si eres un desarrollador que escribe código, por ejemplo, tiene más sentido tener una pantalla apropiada.
  • Sí, ser CEO hace que esto sea mucho, mucho más fácil: No tengo un jefe que me moleste por estar con mi teléfono todo el día; tengo un asistente ejecutivo que controla mi calendario, etc. Pero sigo pensando que hay algo de valor para todos en este enfoque.

Dejar mi portátil

Fue Siri quien me ayudó a hacer el cambio. El dictado de voz ha pasado de ser una fantasía a ser una tecnología viable casi de la noche a la mañana. Una vez me di cuenta de que básicamente sólo necesitaba hablar para responder a correos electrónicos o escribir notas, me descubrí empleando mucho menos tiempo con mi portátil.

Al principio me sentí un poco raro murmurando a mi teléfono todo el día, pero eso desaparece rápidamente (y parece que cada vez está más aceptado culturalmente). La gran ventaja es que puedo hablar mucho más rápido de lo que escribo. Y los inevitables fallos de Siri son cada vez menos con cada actualización de iOS.

En términos de aplicaciones, Google Drive fue de gran ayuda. La interfaz está adaptada al teléfono móvil, los cambios son registrados automáticamente, todo es inmediatamente accesible en la nube… Cuando no tienes que preocuparte por cargar o descargar y todo lo que haces es hacer clic en un enlace, la administración de documentos en tu teléfono se vuelve factible.

Beneficios inesperados (y límites)

Al principio, me sorprendió un beneficio inesperado. Los ordenadores portátiles forman inevitablemente una especie de muro, separándote físicamente de la persona con la que estás reunido. Una vez que dejé mi portátil, me di cuenta de que absorbía -y retenía- mucho más en las reuniones y conversaciones.

Pero, para ser sincero, también sentía que perdía algo sin mi MacBook, sobre todo al principio. Antes, si un compañero enviaba un informe, yo abría el documento y leía cuidadosamente cada página, haciendo muchísimos cambios. Pero no puedes hacer ese tipo de cosas con un teléfono. Leer y editar más de unas cuantas páginas a la vez desde el móvil es una receta para una mala migraña.

Con el tiempo, sin embargo, vi que esto era tanto una ventaja como una desventaja. Pasar a ser “sólo móvil” resulta ser un truco bastante ingenioso para luchar contra la tentación de la microgestión. Esto es algo con lo que he luchado siempre. Hootsuite creció de unas pocas docenas a unos pocos cientos de empleados casi de la noche a la mañana. Aprender qué delegar y cuándo apartarse fue un desafío.

Sin embargo, lo bueno de ser un CEO sólo móvil es que te obliga a bajar de las ramas para admirar el bosque completo. Como ejecutivo, tu papel es ejecutar: sopesar rápidamente las opciones y llegar a conclusiones basadas en la experiencia y la intuición. Deshacerme de mi ordenador portátil me ha facilitado mucho más esa función fundamental de mi trabajo.

El futuro sólo móvil para el que tenemos que prepararnos

Hay otro beneficio de usar el móvil que puede pasar fácilmente desapercibido. En todo el mundo, la gente pasa ahora casi cuatro veces más tiempo accediendo a Internet desde dispositivos móviles que desde ordenadores de sobremesa. Losordenadores están en camino de convertirse en un anacronismo que se vez rara vez fuera de la oficina. Yo diría que incluso la forma en que pensamos es cada vez más móvil: para bien o para mal, los pequeños bocados visuales han reemplazado a los grandes trozos de texto como el lenguaje del siglo XXI.

Pero, como empresas, seguimos desarrollando herramientas, estrategias y productos en los portátiles y con la mentalidad correspondiente. Este tipo de “visión de túnel de ordenador portátil” crea una distancia artificial de los consumidores. Hoy en día, muchas empresas hablan de una estrategia “móvil primero”, pero la realidad es que tenemos que pensar en un futuro “sólo móvil”. Pasar al “sólo móvil” como líder -y quizás algún día como empresa- es una forma de ayudar a cerrar esa brecha.

Pero aún no llegamos a eso, por supuesto. Algunas cosas son infinitamente más fáciles de hacer con un teclado y una pantalla grande delante de nosotros. Pero los desarrolladores y diseñadores de aplicaciones están encontrando formas cada vez más creativas de agilizar las tareas complejas. Los relojes inteligentes y las gafas están ampliando aún más el ámbito de la usabilidad. Mientras tanto, el cordón neural podría no estar muy lejos, prometiendo un vínculo directo entre el cerebro y el dispositivo que elimina por completo las interfaces de usuario.

Por ahora, pasar a ser “sólo móvil” como líder de una empresa puede ser una gran forma de priorizar a tus empleados y clientes y reorientar tus energías hacia el liderazgo, no hacia la “computación”. Como mínimo, se trata de un ejercicio único de eficiencia de gestión para ver si realmente se puede dirigir una empresa desde un teléfono. Sólo recuerda mantener la batería cargada.

El autor de este artículo es Ryan Holmes, CEO de Hootsuite.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*