3 claves para la supervivencia de los retailers

Los desafíos a los que se enfrenta el sector del retail son cada vez mayores. Por una parte, la inestabilidad social y económica provocada por la pandemia ha construido un perfil de consumidor mucho más desconfiado. Por otro lado, la necesidad urgente de digitalizar los canales de venta amenaza la supervivencia de los pequeños negocios a largo plazo. En este contexto, los retailers necesitan un impulso para destacar ahora más que nunca. La agencia de comunicación Hotwire Global propone 3 claves para conseguirlo.

1. Fomentar la colaboración entre retailers y marcas

Explorar, describir, estudiar y analizar el universo que rodea al nuevo consumidor es esencial. Para ello, no basta con los clásicos estudios de mercado y el marketing de masas. Ahora más que nunca se materializa la necesidad de una colaboración entre marcas y retailers para responder a las futuras tendencias y anticiparse a los cambios en el mercado.

Según el Commerce Excellence Benchmarking de 2018, una macroencuesta elaborada por la Grocery Manufacturer Association, Nielsen y McKinsey, “los productores de gran consumo mejor posicionados son aquellos que han profundizado y ampliado la colaboración con retailers, logrando así incrementar tanto su facturación como sus beneficios.”

2. Confiar más que nunca en el poder de los datos

La información y los datos deben desplazarse al centro de atención para lograr esclarecer los puntos fuertes de las estrategias comerciales. Se trata de un campo muy poco explorado como actividad conjunta entre retailers y marcas; pero la realidad es que los datos fluyen por un flujo que afecta a ambas áreas. Especialmente en un contexto que empuja al retail a la digitalización, las empresas tienen mucho que plantearse sobre el data-driven marketing.

Según un nuevo estudio mundial publicado por Fujitsu, “más de un tercio de los retailers (34%) ofrece ya la mayoría de sus productos y servicios online, y muchos operan bajo un modelo híbrido online y físico”. Varios estudios han dejado claro que esta tendencia de auge digital va a seguir en alza.



3. En un panorama cada vez más digital, la experiencia en tienda se revaloriza

La compra física no solo consiste en la disponibilidad in situ del producto. Cada vez más, otros factores se suman a la lista de consideraciones del consumidor a la hora de elegir un retailer u otro. Estos factores forman parte de la experiencia en la tienda. Hablamos de cuestiones como la calidad del servicio, la ambientación del espacio, el proceso de compra, el asesoramiento, etc.

A pesar de que el foco ha de situarse en los datos y orientarse hacia un flujo digital, no podemos olvidar los beneficios de cerrar el ciclo del customer journey con una experiencia en tienda satisfactoria. Para los comercios, puede suponer, en gran medida, su supervivencia; para las marcas, puede afectar a la fidelización, la user experience y el posicionamiento frente a la competencia.

Vía: Marketing Directo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*