El coronavirus ha cambiado nuestros hábitos de consumo: salimos menos, pero gastamos más

Debido a las medidas propuestas por el gobierno para paliar la propagación del coronavirus, los españoles nos hemos visto confinados en casa durante casi dos meses. Actualmente y, por suerte, estamos en situación de desescalada, por lo que se están relajando dichas medidas. Aún así, el confinamiento nos ha cambiado nuestra manera de comprar. Así lo afirma el estudio elaborado por Kantar, en el que se desvela que los españoles salimos menos a comprar, pero gastamos mucho más.

En la primera semana completa de confinamiento en España, del 16 al 22 de marzo, los españoles redujeron en un 15% sus actos de compra de gran consumo, pero llenaron más sus cestas y gastaron más en cada ocasión. Además, el ticket medio incrementa en un 42% respecto a antes de la crisis del coronavirus.  Aun así, según reflejan los datos, 8 de cada 10 españoles siguen realizando la compra semanalmente, y suman casi 5 actos de compra en la semana, un 13% menos que antes del confinamiento.

Sin embargo, el canal online, habiendo alcanzado su máximo histórico de cuota (+1,2 puntos que en el periodo precrisis), sigue mostrando deficiencias al no conseguir responder a la demanda de los consumidores por retrasos en los pedidos, saturación del canal o cancelaciones.

“El consumidor es consciente de la situación y se adapta al cambio e incluso modifica su cesta de la compra optando por opciones más saludables y necesarias descartando la gran mayoría de las compras por capricho”, asegura Jaume Portell, cofundador y CEO de Beabloo.



Volveremos a “ir de shopping

Los negocios y tiendas, además de empezar la desescalada enfrentándose a las restricciones de aforo para reducir el riesgo de contagio en los espacios físicos, suman a la crisis de consumo provocada por el Covid-19 el evidente crecimiento del e-commerce, lo que lleva a los retailers a plantearse dónde está el valor de la tienda física en esta crisis.

“Gracias a la ayuda de la tecnología, podemos hacer frente a la nueva normalidad impuesta por el virus. Aplicar la tecnología en los espacios físicos destinados al comercio será, sin duda, la clave para volver a la normalidad y garantizar la seguridad de trabajadores y clientes, además de la calidad del servicio”, comenta Portell.

Interaction Care, solución para las tiendas físicas

Beabloo presentó recientemente Interaction Careuna solución tecnológica que permite proteger los espacios físicos y que ha sido calificada por marcas del nivel de Microsoft e Intel para combatir la propagación del COVID-19 en espacios físicos en todo el mundo.

Interaction Care reconvierte la sensorización del espacio físico (ya aplicado en las tiendas para conocer el comportamiento e intereses de los clientes de forma anónima) en un sistema de protección e identificación de situaciones de riesgo.

Mediante un sofisticado software procesa los datos que recogen los sensores – respetando la privacidad y sin almacenar datos personales – y configura un sistema de alertas a tiempo real para que los espacios físicos puedan garantizar el cumplimiento de las medidas para frenar la propagación del virus. Además proporciona un conocimiento de valor para analizar a posteriori cómo rediseñar el establecimiento para que el cumplimiento de las medidas sea más sencillo. De este modo, no sólo se protege el espacio interior de la tienda y, por ende, el proceso de compra, sino que incluso puede gestionar el acceso para velar por la seguridad de todos desde antes de que el cliente entre en la tienda.

Esta solución, una de las primeras en reconocer el valor de las cámaras térmicas para detectar la temperatura corporal, ha sido implantada ya en diferentes comercios, principalmente aquellos considerados esenciales. Así mismo, se puede implantar en cualquier tipo de espacio físico, desde comercios a aeropuertos, transporte público o salas de espera, por ejemplo.

Vía: Portal Financiero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*