7 estrategias para vender por teléfono

Las mejores técnicas para vender por teléfono van desde antes de hacer la llamada hasta lo que ocurre después, por ejemplo: preparar el guión, usar un buen tono de voz, hacer pausas para dejar que la otra persona hable y prestar atención a lo que dice el cliente para responder usando las mismas frases o palabras que use.

Puede que tengas un negocio y quieres aumentar tus ventas o ganar más clientes, o quieres empezar tu negocio de ventas telefónicas o telemercadeo.

De cualquier manera existen algunos trucos que te ayudarán a hacerlo exitosamente, al principio sentirás un poco de timidez en las conversaciones pero con la práctica y usando estas estrategias vas a lograr tu objetivo.

Lo primero en lo que debes pensar es en estar preparado antes de la llamada.

Tienes que conocer cuál es tu objetivo, qué quieres vender o a qué tipos de clientes quieres llegar.

Busca toda la información que necesitas para que estés preparado para responder a todo tipo de preguntas.

Cuando sepas lo que quieres conseguir, prepara una lista de preguntas y respuestas y un guión. Arriba en “Cómo hacer un guión para vender por teléfono” ya te he explicado paso a paso cómo hacerlo.

Como te dije antes, con el tiempo irás mejorando, así que practica un poco antes de hacer tu primera llamada oficial.

Una opción es utilizar una grabadora de voz practicando el guión para saber como suena tu voz.

La otra opción es encontrar un cómplice que esté dispuesto a ayudarte a entrenar un par de horas. Haz las llamadas de entrenamiento en aplicaciones por Internet como Skype, Hangouts, WhatsApp o IMO, que pueden ser más económicas o hasta gratuitas.

Cuando practiques te vas a dar cuenta de cuáles son tus dificultades, si sientes que te cuesta hablar o mantener la conversación prueba usar una fotografía para visualizar a una persona frente a ti.

Aunque no lo creas, hasta la ropa que uses puede ayudar a que te sientas más seguro o más cómodo hablando con tus clientes.

No olvides, tener lápiz y papel o tu computador cerca y preparado para tomar los datos necesario.

Después de haber hecho el calentamiento y los estiramientos necesarios, ¡lánzate al agua!

Revisa que todos los equipos estén funcionando bien, busca el primer número al que vas a marcar y haz tu primera llamada. 

Cuando inicies la llamada toma nota del nombre de la persona que te ha contestado, llamarla por su nombre te ayudará crear un vínculo.

Al principio trata de ser educado sin ser demasiado simpático, es como empezar una relación, se empiezan a conocer y poco a poco va creciendo la confianza.

La conversación seguirá su camino y tú podrás seguir el guion que preparaste.

Durante la llamada, lo más importante es tu lenguaje y tu voz.

Si seguiste el primer paso, ya conoces a tus clientes y tienes una idea de cómo hablarles. Utiliza palabras que entiendan y a las que estén acostumbrados, en caso de que hagas llamadas internacionales trata de tener un tono de voz y un dialecto neutral.

En cuanto al tono de voz, presta atención al tono con el que habla tu cliente.

Las personas que hablan muy fuerte pueden tener problemas auditivos y necesitan que tú hables más fuerte para poder escucharte.

Si el tono de su voz es muy bajo, tú lo puedes ir aumentando poco a poco.

Cuando estés hablando, hazlo sonriendo, quizás te parece un chiste pero el estado de ánimo, sobre todo el enojo y la felicidad, se notan fácilmente en tu voz.

Escucha con atención a tu cliente y demuéstrale que lo estás haciendo.

No le interrumpas de golpe mientras habla, ve anotando tus ideas y habla cuando haya una pausa natural en la conversación.

Puedes usar palabras como “humm” “vale” “sí” “entiendo” mientras habla, para que sepa que sigues allí e ir resumiendo y confirmando lo que te dicen. Por ejemplo, “Así que Sr. X, su problema es… y usted necesita que…”

Durante todas tus conversaciones y desde la primera llamada no olvides que nunca debes hacer promesas y siempre debes ofrecer varias alternativas a tus clientes, a las personas les gusta pensar que pueden elegir.

Evita en todo momento dejar a tu cliente en espera, si algo es muy urgente avísale al cliente antes de hacerlo y si crees que la espera será de más de 20 o 30 segundos, lo mejor es que preguntes si puedes llamarlo luego.

Finalmente, en el mundo de los negocios las cosas casi nunca son como lo imaginas, así que prepárate para las respuestas negativas, piensa en posibles respuestas en caso de que algún cliente te responda que “no” a alguna propuesta.

Por último te daré algunas estrategias sobre la organización de tu plan de llamadas.

El tiempo es uno de los recursos más valiosos en cualquier negocio o trabajo, así que tú debes planificar muy bien el tuyo.

Si pasas todos el día haciendo todo tipo de cosas serás menos productivo, por lo que te recomiendo dividir tus tareas durante el día.

Por ejemplo, puedes usar la primera parte del día para organizar las llamadas pendientes, revisar tu guion y las tareas por hacer, la segunda parte para hacer las llamadas y la tercera para hacer las tareas administrativas como hacer seguimiento a los clientes, completar datos, hacer envíos…

Otra forma de aprovechar el tiempo es encontrar la hora ideal para hacer las llamadas. En algunos casos la mejor hora para hacer una llamada puede ser de 8:00 am a 11:00 am y luego de 4:00 pm a 5:00 pm.

Para encontrar la hora perfecta para ti, también toma en cuenta las horas de llamadas de tus competidores, así puedes hacer tus llamadas en las mejores horas.

Pero siempre evita hablar mal de la competencia, esto hará que el cliente pierda la confiaza en ti.

Se ha comprobado que los días intermedios de la semana sobre todo el miércoles y el jueves son los mejores, porque los lunes casi siempre las personas tienen mucho trabajo acumulado y los viernes no te prestarán suficiente atención.

¿Te gustaría empezar a vender por teléfono? Deja tu comentario aquí abajo y cuéntame tu idea

Un artículo escrito por María Gonzalez

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*