6 reflexiones sobre el coronavirus: así está afectado la crisis a las personas y su consumo

La crisis originada por el coronavirus ha supuesto una auténtica revolución a todos los niveles. Las personas han cambiado completamente su rutina tras la cuarentena y contribuyen a esta lucha comprometidas con un esfuerzo colectivo, muchas marcas se han puesto manos a la obra para ayudar a frenar el virus y, los hábitos de consumo, así como las prioridades y demandas de la sociedad, se han transformado.

En este contexto de incertidumbre y cambios, BBDO ha realizado una radiografía de la situación a través de 6 reflexiones sobre el coronavirus que ponen el foco en las personas, como segunda entrega de su «Guía para las marcas en estado de alerta» en la que ofreció 7 consejos para que las compañías afronten esta crisis.

A continuación, recopilamos estas reflexiones que ponen de manifiesto la transformación que ha provocado esta situación de alarma:

1. Las nuevas necesidades básicas

Es indudable que la situación provocada por el coronavirus ha dado un giro a las necesidades esenciales y, durante los primeros días de cuarentena, los consumidores realizaron compras compulsivas por miedo a la posible falta de alimentos y artículos de primera necesidad. De esta manera, el consumo de productos médicos ha aumentado un 38%, de alimentación un 36% y de servicios online un 19%.

«Volvemos a nuestras necesidades más básicas, pero con matices», señalan desde BBDO, ya que entre estas compras también se incluye el material para hacer deporte en casa o todo aquello que permita el teletrabajo de forma más cómoda, artículos no considerados bienes de primera necesidad.

2. #RealLife: autenticidad digital

El consumo de las redes sociales también se ha incrementado notablemente durante la cuarentena y estas plataformas se han convertido, más que nunca, en vías para conectar a las personas de forma auténtica y real, con un «postureo» mucho más moderado. En una semana, las visualizaciones de Instagram y Facebook Live en Italia se duplicaron, en España el tráfico de WhatsApp ha aumentado un 698% y en seis días se produjeron en nuestro país 767.972 descargas en Android de apps para realizar videollamadas.

3. Vivimos al día por miedo al largo plazo

La incertidumbre se ha adueñado de las personas y pensar a largo plazo se ha vuelto prácticamente imposible. Vivir al día, conscientes de que la situación puede cambiar de un momento para otro, ha provocado que las personas aplacen sus mayores gastos por miedo a perder liquidez y quedarse en una situación vulnerable.

«Es previsible que la sensación de incertidumbre continúe pasado el confinamiento», indican desde BBDO. No existe en la historia moderna ningún referente de una crisis como la actual y aumentan los debates sobre cómo cambiará a sociedad y su forma de vida.

4. El humor como vía de escape

Durante las últimas semanas, el humor ha protagonizado gran parte de la conversación en los canales digitales, convirtiéndose así en una vía de escape que hace más llevadera la cuarentena. Con el fin de evadirse de la delicada situación en la que nos encontramos, los usuarios optan por consumir más contenido de comedia (un 45% más), así como de reposiciones (un 44% más), ya que el contenido clásico produce una mayor sensación de seguridad.

No obstante, hay que señalar que el uso mercantilista del humor es delicado, por lo que «las marcas deberán tener el espacio de comunicación definido con anterioridad, lo que marcará si está legitimada o no a usarlo, prestando especial atención a las palabras».

5. Juntos con el mismo objetivo

La batalla contra el coronavirus y la saturación en los hospitales requiere un esfuerzo colectivo que ha provocado una fuerte unión entre las personas a lo largo de las últimas semanas. Se trata de acciones que provocan bienestar y la sensación de pertenecer a una comunidad que lucha en una misma dirección y por un mismo objetivo, al que esperan que se sumen las marcas a través de acciones e iniciativas.

6. Se ha elevado el listón

En esta crisis, los consumidores se vuelven más exigentes con ellos mismos, con el resto de ciudadanos y con las marcas, por lo que el incumplimiento de las medidas de confinamiento provoca sentimientos de crispación e indignación y la tolerancia hacia la falta de cooperación es cada vez menor.

Por otro lado, esperan que las empresas sean, junto al gobierno, quienes trabajen para frenar el virus y se pongan al servicio de la sociedad. Una vez pasada esta fase, todo parece indicar que las marcas que tuvieron un rol activo en ella serán recordadas de forma positiva.

Puede acceder aquí al informe completo de las reflexiones sobre el coronavirus.

Vía: Marketing Directo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*