4 claves para que un negocio sea igual de tecnológico pero más humano

La tecnología está cada vez más integrada en los departamentos de marketing y ventas y, aunque es una herramienta que permite automatizar ciertos procesos con el consiguiente ahorro de tiempo y aumento de eficiencia, hay veces que la excesiva confianza en las máquinas deriva en una pérdida de humanidad.

Es el caso de la atención al cliente, por ejemplo, un área dominada casi por completo por máquinas que generan una sensación de frialdad de cara al consumidor. El contacto directo con una persona que sea capaz de entender el problema y ofrecer una solución personalizada no puede ser sustituido por completo por la tecnología, por muy buena que sea.

Y esta tendencia solo aumentará en los próximos años. La tentación de dejar en manos de la tecnología la mayoría de las tareas es enorme, pero encontrar el equilibrio entre lo humano y lo automático será la clave de éxito.

Por ello, Matt Singer, CEO and co-founder de Videolicious, ofrece en Adweek, 4 claves para recuperar la humanidad en las empresas:

1. Una cosa es personalización y otra humanización
A día de hoy entendemos por personalización poner el nombre del usuario destinatario de un emailing en el comienzo del texto o, en el mejor de los casos, ofrecerle ofertas que se adecuan a sus preferencias basadas en su comportamiento digital.

Sin embargo, la humanización significa aportar conocimiento, personalidad y conversaciones one to one a la comunicación con el consumidor, algo que la tecnología ayudará a conseguir.

2. El marketing no es solo números
Los equipos de marketing y ventas se han convertido en meros perseguidores de personas. Al mismo tiempo que la cantidad de personas a las que se llega se ha convertido en una prioridad, también se ha devaluado la calidad de ese impacto.

“La verdadera humanización busca a sus audiencias investigando mucho más allá de sus nombres o ámbito geográfico”, cuenta Singer.

3. Lo humano como valor diferencial
Hoy en día, en un mundo cada vez más competitivo es muy difícil encontrar la diferenciación entre productos y servicios. Cada vez son más los que, para encontrar su hueco en el mercado apuestan por hacer de la humanización un valor añadido.

Las relaciones humanas, el trato directo y realmente personalizado o las experiencias únicas que puede ofrecer una compañía a sus clientes son herramientas con las que ya juegan sectores como el hotelero.

4. Escuchar y, sobre todo, entender
Para destacar entre la multitud hace falta mucho más que escuchar, hay que entender. Para ello, no es suficiente con escuchar las quejas de los clientes, sino de ir un paso más allá para tratar de entender el origen de su insatisfacción y conocer sus necesidades reales.

Solo así se podrá dar con la llave que abra las puertas del mercado a un producto o servicio que, sin el ingrediente humano, es uno más.

Vía: Marketing Directo

Related Post

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*