Fomentar el salario emocional en la empresa

Todo trabajador necesita no solo un salario económico, sino también emocional. Hoy descubriremos cómo fomentar este último, qué es en realidad y las consecuencias positivas que podemos conseguir con él.

Remunerar de manera adecuada a un trabajador e incluso, dar alguna paga extra o incentivo es un aliciente para que continúe realizando su trabajo bien. Sin embargo, el sueldo no es lo único importanteExiste algo que lo es más: el salario emocional. 

El profesor de Neurociencia y Liderazgo estratégico Steve Poelmans señala que “el salario emocional es el conjunto de retribuciones no monetarias que el trabajador recibe de su organización y que complementan el sueldo tradicional con nuevas fórmulas creativas que se adaptan a las necesidades de las personas de hoy”.

Este salario emocional proporciona diferentes beneficios. El principal es que motiva a los trabajadores, aunque quizás el más importante es que permite retener el talento en la empresa. Este último punto es tan necesario que le dedicaremos un espacio mucho más extenso más adelante. Pero, para empezar, distinguiremos los diferentes tipos de salario emocional que existen en la actualidad.

Tipos de salario emocional en la empresa

Aunque los tipos de salario emocional dependen del sector y en concreto de la empresa, podemos destacar algunos de los que se consideran más básicos para el bienestar de los trabajadores y el buen funcionamiento de la organización. Son los siguientes:

  • Buen ambiente laboral: es fundamental para que los trabajadores se sientan a gusto y para que el trabajo en equipo fluya. Los psicólogos de empresas pueden ayudar a resolver diferentes conflictos que pueden surgir para gestionarlos de la mejor manera posible.
  • Desarrollo personal y profesional: brindar formación a los trabajadores para que puedan seguir adquiriendo y afianzando conocimientos es esencial. Si, además, se les ofrece la oportunidad de crecer dentro de la empresa, sin duda, todo esto tendrá una repercusión positiva.
  • Compatibilidad con la vida personal: ofrecer días libres para acudir a citas médicas o atender asuntos personales, así como horarios de trabajo flexibles, posibilidad de trabajar una vez a la semana desde casa u obtener vacaciones por cumplir determinados objetivos son algunas ideas que funcionan muy bien.
  • Tener voz en las decisiones de la empresa: contar con la opinión de los trabajadores para tomar decisiones es importante. Ellos son una parte esencial de la empresa. Sin ellos, nada funciona. Por eso, darles voz, escucharlos y hacerles ver que son tomados en cuenta, constituye un tipo de salario emocional muy necesario.

“El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento”.

-Victor Pauchet-

La importancia de saber retener el talento

De alguna manera, todas las posibilidades de salario emocional en la empresa ayudan a retener el talento. Aunque, para ello, también hay que saber a qué trabajadores incorporar. Cada negocio tiene sus propios valoresy si los candidatos que postulan para un puesto de trabajo que ofertamos no coinciden con ellos, por muchos esfuerzos que hagamos para ofrecerles un salario emocional, este no tendrá los resultados que esperamos.

Por eso, todas las empresas deben tener una idea de cuál es su “candidato o trabajador ideal”. Así, también serán capaces de hacer hincapié en algunos tipos de salario emocional que pueden ser realmente importantes y dejar en un segundo plano a otros que no tengan especial relevancia.

Las personas con talento son muy valiosas. Poseen mentes creativas, ayudan a que la empresa siga adelante y permiten conseguir metas que, en un tiempo pasado, parecían inalcanzable. Son personas que entran dentro de esa clasificación de “candidato ideal” y, una vez contamos con ellas, dejarlas escapar sería un error.

Un buen salario a fin de mes no es suficiente para evitar que las personas con talento continúen con nosotros. Si otra empresa les ofrece horarios más flexibles, un espacio preparado para funcionar de guardería, un comedor para no tener que desplazarse a otro lugar o espacios de descanso para relajarse o tomarse un respiro… ¿Lo rechazarían?

“Mi trabajo es hacer a todo mi equipo ejecutivo lo suficientemente bueno como para que sean mis sucesores”.

-Steve Jobs-

Todos los trabajadores necesitan cierto salario emocional, no solo para sentir que su trabajo tiene un sentido, sino para continuar creciendo, desarrollándose y dando lo mejor de sí mismos en la empresa. Esto se traducirá en un empuje que llevará al cumplimiento de objetivos y éxitos. Una relación laboral en la que tanto la empresa como los trabajadores saldrán ganando.

Raquel Lemos Rodríguez

Te puede interesar

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*