En el trabajo el estrés digital se ceba particularmente con los más jóvenes

Businessman carrying a suitcase and looking at his watch while walking in airport. Business traveler checking time on his wristwatch.

El estrés emanado de la imparable digitalización en los entornos labores debilita de manera alarmante la fuerza de trabajo. Así lo concluye al menos un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por la Universidad de Augsburg en el que tomaron parte 2.640 empleados.

De acuerdo con el informe, más de la mitad de los trabajadores acosados por elevados niveles de estrés digital sufre molestias en la espalda, dolores de cabeza y cansancio general.

El estrés digital, cuando alcanza cotas desmesuradas, reduce de manera notable el rendimiento laboral del trabajador y pone además en peligro el anhelado equilibro entre vida personal y vida profesional.

Del estrés digital son víctimas particularmente los jóvenes de entre 25 y 34 años que, si bien están a priori mucho más familiarizados con las nuevas tecnologías, se sienten más presionados por ellas que sus colegas de más de edad en el lugar de trabajo.

Si distinguimos entre géneros, las mujeres son también susceptibles de quedar enredadas en la telaraña del estrés digital que los hombres.

Para llevar a cabo la investigación, liderada por Henner Gimpel, sus autores analizaron las tecnologías (hasta 40 distintas) utilizadas en su entorno laboral por los encuestados. Y a continuación examinaron factores como los síntomas de estrés, el rendimiento y las bajas por enfermedad.

En términos generales quienes padecen elevados niveles de estrés digital sufren dolores de cabeza y trastornos del sueñocon más frecuencia que la media.

El principal desencadenante del estrés digital no es tanto la tecnología como los deficitarios conocimientos que tienen a menudo los trabajadores a la hora de aproximarse a ella. Influyen también en el estrés la complejidad y la desconfianza hacia la tecnología y la preocupación por el propio puesto de trabajo (emparentada en la mayor parte de los casos con la ignorancia digital).

Vía: Marketing Directo

Related Post

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*