¿Cómo será la pensión de un autónomo si ha cotizado en diferentes países?

Emigrar con fines laborales es cada vez más habitual. Miles de autónomos y asalariados dejaron en algún momento España para probar suerte en otro países. Tanto si montan un negocio como si trabajan para una empresa, el resultado es el mismo: están cotizando. Y lo están haciendo en un sistema diferente al nuestro. La pregunta es ¿Qué hay de ese periodo que se cotizó en el extranjero y que podría ser crucial para sumar meses o años a cualquiera de las prestaciones? ¿Se pierde?

La pregunta se torna más importante -si cabe- en el caso de la jubilación. Es una de las prestaciones fundamentales para el trabajador por cuenta ajena o propia y, contar con más tiempo cotizado, puede llegar a marcar la diferencia entre cobrar una pensión digna y tener serias dificultades para llegar a fin de mes. Antes de plantearse si es posible contabilizar cotizaciones en diferentes países, lo primero en lo que hay que fijarse es si el país en el que se cotizó forma parte la Unión Europea o no. En este punto podría estar la clave.

Reglamento comunitario de coordinación

Por el mero hecho de formar parte de la Unión Europea, un ciudadano puede moverse entre los diferentes países y beneficiarse de sus sistemas de Seguridad Social con relativa facilidad. Y eso, es gracias al Reglamento comunitario de coordinación de los sistemas de Seguridad Social.

Con esta norma, los ciudadanos de cualquier país miembro pueden intercambiar y beneficiarse del tiempo cotizado en cualquier país, sin necesidad de que su Estado haya firmado un tratado específico con el otro Estado al que emigró.

Esta norma reconoce el principio de exportación de las prestaciones entre diferentes países, permitiendo que los trabajadores tengan derecho a recibir una prestación -en este caso la jubilación- que represente la suma de todos los periodos de cotización que hayan efectuado en los diferentes países de la UE en los que hayan prestado servicio.

Tal y como explicaron desde el portal de BBVA ‘Jubilación de futuro’, la norma es aplicable a «las personas de cualquier estado miembro de la Unión Europea que estén o hayan estado sujetos a la legislación sobre Seguridad Social de uno o más países miembros de la UE (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza inclusive)»

Esto significa que tanto los autónomos, como los asalariados, estudiantes, funcionarios, y, por supuesto, jubilados, están protegidos por las normas de coordinación, aplicables a cualquier ámbito de la Seguridad Social, desde Incapacidad temporal, a maternidad, accidentes de trabajo o jubilación.

¿Cómo se calcula la pensión entre diferentes países de la UE?

Lo importante y con lo que se debe quedar el autónomo de esta norma es que reconoce el principio de la acumulación o totalización de períodos de cotización, según el cual, los períodos en los que se cotizó bajo la legislación de un estado miembro se tendrán en cuenta en todos los demás estados. Por ejemplo, «si para ser titular de una pensión contributiva en España, se exige una cotización mínima de 15 años, esta cotización se puede alcanzar sumando a la cotización realizada en España la de los otros países de este grupo» explicaron desde la web de la aseguradora Mapfre

Eso sí, aunque el hecho de formar parte de un país miembro haga más sencilla la tarea de acumular tiempo cotizado de cara a la jubilación (u otras prestaciones), juntar cotizaciones de diferentes Estados será siempre un proceso farragoso. Hay que contar con que cada país, por más que forme parte de la UE, tiene relativa libertad para imponer sus requisitos de acceso a la jubilación, su edad, e incluso su propio modo de aportar al sistema.

Por eso, el punto de partida para juntar las cotizaciones que se han realizado en diferentes países es plantearse cuál va a ser el país dónde se va a acceder a la prestación. Será éste quien imponga los requisitos básicos para acceder a dicha prestación. Tras ello, habrá que fijarse en los países en los que se cotizó.

Dicho esto, y tras hacer todo el papeleo, la pregunta es ¿Cómo se calculará mi pensión si he cotizado en varios países? Para saberlo hay que tener en cuenta tres conceptos: importe teórico, prestación prorrateada y prestación independiente. Con ellos, se podrá calcular la pensión del contribuyente que ha cotizado en diferentes Estados miembros de la UE.

Importe teórico

Como se ha explicado, cada país tiene sus propias reglas para calcular las aportaciones al sistema de sus contribuyentes. Por tanto, es crucial tener en cuenta el sistema de cotización y pensión del país extranjero en el que se haya desarrollado la actividad. Tras ello, habrá que estudiar las cotizaciones que se han pagado y los periodos que se han dedicado en el otro Estado -u otros, en el caso de que sean varios».

Con esas cifras, cada país extranjero en el que se ha cotizado, calculará la parte de la pensión que debe pagar al contribuyente. Para ello, el Estado en cuestión, previa solicitud, «sumará los periodos que hayas completado en cada país y calculará qué pensión te correspondería si todas tus cotizaciones se hubieran cubierto en  su seguridad social. Esto es lo que constituye el llamado importe teórico» explicaron desde Mapfre

Si has cotizado un total de 35 años pero sólo cinco de ellos en Italia, este país calculará cómo sería tu pensión si en vez de los cinco años hubieras cotizado los 35 en su sistema. Esto es justamente el importe teórico. Pero esta no es la cifra que cobrará el contribuyente, tan sólo es la que se utiliza para calcular la parte de pensión real que,le correspondería de ese sistema. Para conocerla habrá que aplicar un prorrateo.

Prestación prorrateada

Tras haber calculado el importe teórico, que es la suma que obtendría el contribuyente si hubiera completado todas sus cotizaciones en ese país, habrá que adaptarlo a la realidad, es decir ajustar el importe teórico al tiempo de cotización que realmente se ha cubierto en ese país, la llamada «prestación prorrateada«.

Siguiendo con el ejemplo anterior, al importe teórico, Italia aplicaría un prorrateo para saber la cantidad que le corresponde al autónomo de jubilación teniendo en cuenta lo que realmente ha cotizado en el país, es decir, cinco años.



Prestación independiente

Por otro lado, «si cumples los requisitos para tener derecho a una pensión nacional con independencia de cualquier periodo que hayas completado en otros países, la administración también calculará la pensión nacional. Es la llamada prestación independiente. Una vez calculada, se comparará la suma de todos los periodos prorrateados en relación con la «prestación independiente», y la mayor de las dos será la pensión que recibirás» explicaron desde Mapfre.

Lo interesante en este punto es que el autónomo -o asalariado- accederá al importe que más le beneficie de los dos. En el caso de que haya desarrollado su actividad durante buena parte del tiempo en otros países, y si además éstos tienen prestaciones más elevadas, es probable que lo que más le vaya a beneficiar sea la prestación prorrateada.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta que ni todos los países tienen el mismo sistema de cotización, ni las mismas bases de cotización, incluso podría darse el caso de que el autónomo haya cotizado por bases más altas en España que en los demás países. Por tanto, hay algunos supuestos en los que la prestación independiente a la que da derecho un país es superior a la suma de las prorrateadas. Todo será cuestión de tramitar los respectivos formularios y acceder a  los historiales de cotización para conocer cada una de ellas.

Trámites necesarios

Cuando un autónomo haya desarrollado su actividad en diferentes países, para tramitar su pensión, deberá dirigirse a la administración de pensiones del país donde viva en ese momento. Será, normalmente, el sistema español el que se  encargue de tramitar su solicitud y confeccionar el historial completo de sus cotizaciones de la pensión en los países donde haya trabajado.

«En algunos países, la administración de pensiones te enviará el formulario de solicitud de pensión antes de que llegues a la edad de jubilación en ese país. Si no lo ha hecho, ponte en contacto con ella para que te la mande. Los requisitos y la documentación que necesitas pueden variar según el país, pero en todos tienes que aportar tus datos bancarios y un documento de identidad. Para más exactitud, dada la variedad de requisitos exigibles, es conveniente dirigirse a la administración de pensiones que tramita la solicitud» explicaron desde Mapfre.

¿Y si se cotiza en un país  que no forma parte de la UE?

La cosa se complica para el trabajador, por cuenta propia o ajena, si parte de sus cotizaciones se realizaron en un país que no es miembro de la UE. En este caso, habrá que ver si España tiene algún acuerdo bilateral con dicho país. 

Algunos de estos países son «Andorra, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Japón, Marruecos, México, Paraguay, Perú, Rusia, Túnez, Ucrania, Uruguay y Venezuela. Además, existe un Convenio Multilateral Iberoamericano de Seguridad Social en virtud del cual se coordinan las legislaciones de los distintos estados latinoamericanos y que tiene plena aplicación en todos los casos, tengan o no acuerdos bilaterales con España» explicaron desde el portal especializado en jubilación de BBVA

Sin embargo, y por desgracia, hay países con los que España no tiene acuerdos de este tipo. En ese caso, el autónomo sólo generará el derecho a la jubilación por las cotizaciones que haya cubierto en el país en el que solicite la prestación.

DANIEL GHAMLOUCHE

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*