Siempre habrá detractores

Es imposible darle gusto a todo el mundo. Por más que lo intente, siempre habrá alguien para quien su esfuerzo es insuficiente. Más aún, siempre habrá alguien que con una expectativa o un punto de vista diferente, criticará vehementemente su trabajo, su producto o su servicio. Siempre habrá detractores.

Andrea Bocelli: Music for hope

El 12 de abril de 2020, cuando recién empezaba la pandemia y el mundo estaba sumido en el dolor y la incertidumbre, el tenor italiano Andrea Bocelli ofreció el recital Music for hope (Música para la esperanza). Su presentación fue transmitida en vivo por YouTube de manera gratuita para todo el planeta desde el domo de la Catedral de Milán. Durante más de veinte minutos hizo una interpretación sublime de varios clásicos, entre ellos Panis Angelicus y el Ave Maria. Un momento conmovedor para una circunstancia de profunda tristeza.

Al momento de esta publicación, el video tiene 41,6 millones de vistas con 945.752 Me gusta y 22.757 No me gusta. Leyó bien. Un evento gratuito con uno de los mejores cantantes de nuestro tiempo, en un escenario magnánimo, con una producción impecable y unas piezas musicales cuidadosamente seleccionadas, tiene 22.757 No me gusta. Este acto de generosidad no le gustó a más de veintidós mil personas, vaya usted a saber por qué. Algunos habrán pensado que el recital fue muy corto, otros que no interpretó cierta canción, otros más que porque no era momento para andar cantando, sino que más bien ha debido quedarse en la casa cuidándose. No tengo ni idea.

Mi punto es que si hay gente que se queja de esto, ¿qué podemos esperar el resto de los mortales? Que la fuerza nos acompañe. Es imposible darle gusto a todos. Siempre alguien se quejará por algo y encontrará alguna excusa para criticar el trabajo de los demás. Acostúmbrese a eso.



Siempre habrá detractores

No importa cuánto se esmere en dar lo mejor, siempre habrá alguien que no estará de acuerdo. Así es la vida. No espere que todo el mundo lo ame. Hay fans listos en primera fila para aplaudirlo; están a su lado para animarlo y apoyarlo. Hay otros que por el contrario abiertamente lo desaprobarán y criticarán. Hay gente que solo ve lo que quiere ver.

No se desanime. No le dé tanta importancia a los detractores. No se mortifique. Si le damos demasiado poder a los que no están de acuerdo, terminaremos inmovilizados y temerosos de desplegar nuestro máximo potencial como personas y profesionales. No podemos privar al mundo de eso.

Siga adelante. Esmérese siempre por dar lo mejor y hacer su mayor esfuerzo. Recorra la milla extra, sorprenda, enamore y deleite. El resto no lo controla. Enfóquese en aquellos que aprecian su arte y haga la diferencia. Despliegue sus alas y muéstrele al mundo lo que es posible.

David Gómez

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*