Planificar o cómo asegurarte tu futuro prometedor

Hace unos días, en el supermercado encontré a un amigo y nos pusimos a charlar. Comentó que ha empezado a planificar ya las vacaciones para el próximo verano y que quería planificar un viaje por Francia de una semana por la zona de Normandía.

Muy ilusionado explicaba todos los detalles de cómo sería sus vacaciones en Normandia.

En ese momento no caí, estaba contento de hablar con Jordi, de sus proyectos y que cómo al final a encontrado estabilidad emocional junto a Laura. Me alegro por él y modo que intenta planificar sus vacaciones. Pero de vuelta a casa reflexionando sobre lo que Jordi me explicó, me di cuenta de una cosa muy importante.

Jordi y su negocio sin planificar.

Es propietario de una empresa de venta y montaje de muebles con 4 trabajadores en plantilla. En este caso, él heredó la empresa de su padre hace ya 8 años y sigue igual. Tiene los mismos trabajadores, no ha hecho innovaciones, (sólo que algún retoque de pintura en la tienda), mantiene las dos furgonetas, en su despacho aún tiene esa horrorosa silla negra que cruje al sentarse y sigue vendiendo el mismo tipo de mueble, además, se queja de lo mal que está todo y que no sabe qué hacer con el negocio.

Que va tirando y que las ventas le bajan por culpa de una conocida marca de muebles sueca: Ikea.

Tampoco se ha parado nunca a planificar nada, pero dudo que sepa cómo hacerlo.

En este caso la pregunta que me hago es la siguiente ¿Cómo es posible que Jordi me explique con todo detalle sus próximas vacaciones y sea incapaz de planificar y organizar el futuro de su empresa para los próximos, ya no te digo 5, sino 3 años?

Reflexiona sobre esta pregunta…

Si a una persona que tiene un negocio y les preguntas que quiere. Algunos te dirán:

– Quiero ganar dinero.
– Y para ganar dinero, ¿Qué crees que debes empezar a hacer?

Muchos aquí dirán “Renovarse o morir”, y yo pregunto:
¿Renovar, el qué? Si no sabes dónde vas, si no sabes que renovar, si no sabes por dónde empezar.

Es muy importante saber detallar y planificar lo mejor posible sobre papel tus ideas, dónde quieres posicionar tu empresa o tu proyecto de emprendedor dentro de 3-5 años, de visionar hacia dónde quieres caminar y solo así podrás ponerte a trabajar.

Si lo has leído bien “y solo así podrás ponerte a trabajar“. No podemos pasar a la acción, “a ponerte a trabajar” si no sabes en que trabajar, cómo trabajar, y con quién trabajar y hasta donde trabajar.

El planificar es como construir la base, los cimientos de una gran catedral. Al fin y al cabo, tu ejerces de maestro de obra, en que recae la construcción y la planificación de tu obra maestra que es tu empresa. Debes convertirte en ese emprendedor  que planifica sus estrategias para conseguir sus metas

Y ahora te toca a ti. ¿Cuándo dejarás de planificar mejor tus vacaciones, fiestas, salidas con tus compañeros, etc, y mejorar la capacidad de desarrollar mejor tu idea empresarial? Que, al fin y al cabo, es tu sustento y la base de tú éxito profesional y personal

Con tus comentarios ayudaras a otras personas a disfrutar del oficio de vivir la empresa.

Gracias por compartir.

Un artículo escrito por Ezequiel Martí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *