Cuando alguien habla que no puedes conseguir tu meta, no habla de tus limitaciones, habla de las suyas.

No te dejes conmover por lo que la gente piense o diga de ti, de lo quieres conseguir con tu meta, con tus esfuerzos del día a día, de lo que puedes o no puedes hacer.

No te dejes convencer de esas conversaciones que tienes con personas de tú alrededor, en que ponen en entredicho que tu meta y tu sueño es inalcanzable, que no es posibles y lo que piensas no es para ti, que pierdes el tiempo.

En el fondo, explicar tu meta o tu sueño a los demás provoca recelos, envidias y muchas ironías.

Pero solo tú, conoces perfectamente tú vida, cómo la quieres, cómo te la imaginas.

¿Importa lo que a las personas de tú alrededor digan o piensen de ti y de tú meta?

Si quieres ser feliz no le hagas caso a nada. Seamos sinceros, no le prestes oídos a sus consejos.

No tienen ni idea del poder que tiene en tú mente alcanzar tú meta, tu sueño, lo que quieres hacer y cómo.

Ellos no pueden ver más allá de tú presente y menos a través de tus ojos. Es imposible que puedan ver lo que tú ves, por mucho que lo quieras explicar.

Ellos hablan de sus limitaciones, no de las tuyas. No saben que conseguir un sueño o una meta requiere de grandes planes. No saben que los cimientos son diferentes para una casa que, para un rascacielos, y eso tú lo sabes.

Sigue avanzando, Persigue tu sueño y tú meta de acuerdo con tus planes. No los dejes escapar por qué te estas creyendo esas conversaciones que pueden hacer descarrillar tú objetivo.

Tú eres el único que conoces la buena vida que imaginas con tú sueño de crear una empresa, de ser tú propio jefe, de ser el único dueño de tu potencial social, económico y personal. Y además eres el único que puedes decidir en qué forma quieres vivir tú vida.

Por tanto, camina en la dirección correcta persiguiendo un sueño, tú meta, y no dejes que nadie arruine tus planes.

¿Sabes cuándo sorprenderás al mundo?

Cuando empieces a ganar dinero con ello. Entonces, quizá los que pensaban que no saldría bien, no era tan mala idea. Quizás tenías razón. ¿No?

Te mereces más de lo que la gente muchas veces té desea.

Pero, cuídate, déjate aconsejar por profesionales o personas que te hagan vibrar, que estén en consonancia con tu meta, y que sobretodo crean en ti cómo persona y profesional. Por qué ellos valoran y aprecian tú esfuerzo de participar de la económica de una manera diferente para lograr el éxito personal y profesional que te mereces.

Y ahora te toca a ti. ¿Cuándo dejarás de escuchar la negatividad de los demás y empezaras a caminar hacia tu meta personal y profesional?

Con tus comentarios ayudarás a otras personas a disfrutar del oficio de vivir la empresa.

Via: Emprender con Alma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *