Muchos autónomos tienen ansiedad, haz este test para comprobar si es tu caso

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha puesto a disposición de toda la población en general, y de los autónomos en particular, una serie de tests que sirven para medir y evaluar los niveles de ansiedad, estrés o tristeza. Una página dedicada al cuidado de la salud mental, que puede ser especialmente útil para los trabajadores por cuenta propia, colectivo dónde es habitual encontrar a profesionales que padecen estos trastornos. .

Un autónomo tiene tendencia a sufrir más estrés que un asalariado. Es normal , porque – habitualmente- tienen que dedicar más esfuerzos y menos descanso, a un negocio que depende de ellos” explicó Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, y catedrático de Psicología en la Universidad Complutense.

La afirmación del experto y coautor de los tests del ministerio ha sido respaldada por varios estudios. Entre ellos, el del Hospital de Bellvitge de Barcelona que, tras varias investigaciones concluyó que los autónomos tienen más riesgo de darse de baja prolongada por trastorno mental que los asalariados. Son cada vez más los trabajadores por cuenta propia que sufren de estrés, ansiedad o depresión.  Problemas de sueño, falta de concentración, somatizaciones o problemas sociales son algunos de los indicios con los que pueden encontrarse.

Encarni Muñoz, psicóloga, psicoterapeuta y autónoma, aseguró en varios de sus artículos que “ser autónomo puede dañar seriamente la salud mental”. Para ella, los trastornos psicológicos están estrechamente ligados al ritmo de actividad del profesional por cuenta propia. “El volumen de trabajo va a rachas, tienes que lidiar con pagos, gestionar tus recursos y cumplir unos objetivos, a veces, demasiado exigentes. Sin darnos cuenta, los autónomos, sacrificamos buena parte de nuestra vida social y familiar, nuestras horas de descanso e ignoramos nuestro bienestar” explicó Muñoz.

De ahí, la importancia que tiene la autoevalución, saber detectar posibles trastornos o emociones mal gestionadas. Cuestión por la que el experto y profesor universitario Antonio Cano, aconsejó encarecidamente realizar los tests difundidos recientemente por el ministerio. Muchas veces, pueden prevenir una situación de malestar emocional y fisiológico. Y, en los casos más severos, pueden servir de primer diagnóstico, para que el usuario vaya a un profesional y se tomen las medidas oportunas. “Es una herramienta que permite a la gente disponer en todo momento de información psicológica general, para que sepan si están atravesando ciertas situaciones que podrían estar afectando a su salud mental” explicó Cano.

La desinformación y el desconocimiento que existe entre  la población, y en las propias personas que sufren estos síntomas, es otro de los problemas con los que los profesionales -psicólogos, principalmente- tienen que lidiar. “Los test les ayudarán a informarse correctamente y a mejorar el manejo de sus emociones” aseguró Cano.

Realiza el test

Desde la página de Bienestar Emocional del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social se pueden realizar cinco tests: autoevaluación del estrés; de la ansiedad; de los trastornos de ansiedad; de la tristeza; e incluso de las emociones positivas.



Estos consisten, en su gran mayoría, en responder a 12 preguntas, por ejemplo, sobre la frecuencia de un determinado sentimiento: preocupación, inseguridad, pensamientos negativos, etc. Al final del cuestionario, se obtendrá una puntuación final, que apuntará a uno de los tres baremos en los que se dividen diferentes explicaciones y consejos proporcionados por expertos.

Por ejemplo, en el caso de obtener un resultado de 21 puntos en el test de autoevaluación del estrés, la persona “debería adquirir información sobre la ansiedad, el estrés, o el manejo de las emociones, y si no fuese suficiente, someterse a una evaluación más exhaustiva realizada por un profesional”. 

El coautor de los test, Antonio Cano, recomendó “responder a las preguntas sin complicarse mucho y atendiendo a la sensación del sentimiento por el que se pregunta”.

Aquí tienes el enlace para acceder a los test. Pero, luego, sigue leyendo este artículo.

Es normal tener estrés en momentos puntuales

Para comprender los test es necesario entender que, de una u otra forma, todos sufrimos estrés o ansiedad. Algo que no siempre tiene que ser motivo de preocupación: “Es normal, todos hemos sufrido estrés o ansiedad en alguna ocasión. Y éstos, son adaptativos” señaló Cano.

La utilización del término adaptativo es fundamental para entender estos trastornos. Así, el estrés es el término que se utiliza para denominar al proceso de activación del cuerpo. “Es ese nivel de alerta que desarrollamos cuando nos enfrentamos ante una situación complicada en el trabajo o en la vida diaria. Es, incluso, útil en ciertos momentos” aseguró Cano. El experto afirmó, además, conocer varios estudios en los que se demostraba que las personas con un trabajo en el que vivían alguna situación de estrés estaban más sanas emocionalmente que aquellas que estaban inactivas.

Ahora bien, este proceso de activación natural que realiza el cuerpo humano puede transformarse en algo negativo si ocurre de forma constante. “No es normal estar todo el día activado y sin descanso. Es entonces, cuando se producen los problemas en nuestro organismo”.

Con la ansiedad ocurre lo mismo. “Es un sentimiento como otro cualquiera -alegría, tristeza, entusiasmo-. Es el malestar que se genera cuando tienes un examen, pero que te motiva a estudiar; el nerviosismo que da hablar en público, pero que va disminuyendo conforme se desarrolla la exposición. El problema reside cuando este sentimiento se vuelve crónico” explicó el catedrático.

De no aprender a manejar estos sentimientos y emociones, una persona podría llegar a desarrollar problemas para la salud. Entre los más frecuentes se encuentra el sufrir un ataque de ansiedad. “Acaban con la persona ingresada en urgencias, siendo pinchada con un tranquilizante. Lo que reduce esa sensación durante unas horas, pero no la erradica“.

Otra de las consecuencias serían las somatizaciones. Esto no es otra cosa que las muestras fisiológicas de estar padeciendo estrés o ansiedad de forma crónica. Algunos son dolores de cabeza, problemas de piel, gástricos, intestinales, de insomnio, etc.

IVANA HARO

Te puede interesar

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*