Más de 30 oportunidades para emprender en negocios sostenibles

Se avecina la tormenta perfecta –en el buen sentido de la palabra– para emprender en negocios sostenibles: exigencia legal, demanda de los consumidores y mucho dinero para apoyarlo. “Hay un cambio en las expectativas y necesidades de la sociedad, cada vez más comprometida en la lucha contra el cambio climático y la protección del medio ambiente. Además, hay unas exigencias legales derivadas de los programas lanzados por la Unión Europea en cuanto a eficiencia energética, reducción de emisiones y penetración de renovables en el mix energético por no hablar de los recientemente publicados Fondos de Recuperación. El Plan Nacional asociado guía la ejecución de cerca de 72.000 millones de euros entre los años 2021 y 2023 con una distribución de fondos centrado principalmente en la inversión verde y la digitalización, que representan el 37 y 33% de la inversión total respectivamente”, comentan Victor Gimeno Granda, Chief Digital & Sustainability Officer de Capital Energy y Erika Escolar Eguia, responsable de Capital Energy Quantum.

Las oportunidades en sostenibilidad son tan amplias, que resulta difícil hacer una clasificación. Hay muchos proyectos que son transversales, como la tecnología para mejorar los procesos de empresas de todos los sectores. “Nosotros entendemos la sostenibilidad como un elemento transversal. No es tanto una solución final sostenible, sino que la tecnología permita que la compañía y el producto que venden al final ofrezcan una sostenibilidad tanto a las ciudades como a las industrias. Un ejemplo, Docuten, una compañía que hace toda la parte de procesos digitales, firma digital para convertir el departamento de administración sin papeles. Al eliminar todos los procesos de papel se consigue un ahorro de costes increíble para la compañía a la vez que elimina procesos que contaminan”, comenta Patricia Pastor, directora de GoHub, el Hub de innovación abierta de Global Omnium (Grupo Aguas de Valencia).

Otra forma de encontrar oportunidades en sostenibilidad es innovando en modelos de negocio. Por ejemplo, “pasando de producto a servicio, como hizo Mud Jeans con los vaqueros. O en lugar de vender bombillas, vendo el servicio de ponerlas y hacer el mantenimiento para que duren más. Cuando se estropeen, las cambio y me aseguro de reutilizar todos sus elementos para construir otra luz. Todo lo que es pasar de producto a servicio es una gran oportunidad, porque lo que haces es apalancarte en este modelo de economía circular. Ya no es usar y tirar, sino que es reutilizar y preocuparse por darle a las cosas una vida útil extrema”, explica Sandra Pina, fundadora de Quiero y directora de Sustainable Brands Madrid.

Oportunidades en negocios sostenibles

Teletrabajo. Tecnología que ayude a las empresas y a las personas en la gestión del teletrabajo, como Nexus. “Su tecnología es un gemelo digital. Permite a los empleados tener un gemelo en casa donde poder trabajar absolutamente con todo el dibujo de la compañía y la activación de la compañía en tiempo real desde sus ordenadores. Lo que llamamos los digital twins se ha incrementado notablemente, ahora es una demanda esencial para que todo el mundo en las compañías pueda teletrabajar de manera eficiente”, comenta Patricia Pastor.

Agricultura bio-inclusiva. “Es la nueva agricultura del siglo XXI. La agricultura bio ha intentado resolver el colapso al que nos llevaba el modelo agrícola actual, pero no ha sido suficiente. Es cierto que ha conseguido crear un producto más sano, con menos pesticidas, pero no ha contemplado la restauración y conservación de la biodiversidad en sus campos. Esto es lo que sí aporta la agricultura bio-inclusiva, es una forma de trabajar teniendo en cuenta tanto la calidad y el respeto por el producto como el entorno que rodea a ese producto. Esta nueva filosofía, además de dar una nueva oportunidad a la vida natural, es un proyecto que necesita agricultores, consultores en biodiversidad, ingenieros agrónomos, etc.”, explica Luis Bolaños, CEO de Iberhanse-Naturgreen.

Tecnología aplicada al campo. Para hacer más eficientes los cultivos, como las soluciones de IoT que ayudan a los empresarios del campo a gestionar de forma inteligente el abono, la recogida, el cuidado de plagas, etc. Aquí, una forma de diferenciarse puede ser a través de la hiperespecialización, por ejemplo, en el cultivo de los olivos. Alcuzapp trabaja en esa línea con su app para llevar en el móvil toda la campaña de la aceituna en tiempo real. Otra fórmula es reducir el consumo de recursos naturales como el agua. En esta línea trabaja Smart Biosystem, que ha desarrollado una solución de riego inteligente para la agricultura, zonas verdes y campos de golf con la que se ahorra un 60% de agua. O mejorar la calidad de la tierra, con cultivos sostenibles. G2G Algae, por ejemplo, ha creado un kit de fácil instalación que produce a escala industrial, de forma automática y a bajo coste un concentrado que actúa como bioestimulante para regenerar y activar el suelo de forma ecológica.

Nuevos alimentos. La innovación en alimentación es clave para la sostenibilidad del Planeta. Hacen falta proyectos que desarrollen alimentos sustitutivos como la harina de insecto que utiliza Trillions para elaborar suplementos deportivos. O la carne cultivada en laboratorio de Aleph Farms.

Alimentación 3D. O los alimentos producidos con impresoras 3D como los que está impulsando la española Indukern, comida realizada con ingredientes frescos y saludables. La impresión 3D permite “personalizar los alimentos, ofrecer ingredientes alternativos, nuevas formas, texturas y aromas y la posibilidad de que el usuario pueda prepararse una comida fresca cuando le apetezca”, según Albert Adroer, uno de los fundadores de Indukern.

Otra línea de oportunidades está en el desarrollo de electrodomésticos de cocina con tecnología de impresión 3D. Una línea muy incipiente que está desarrollando Indukern en colaboración con Natural Machines y que ha dado lugar al lanzamiento de Foodini, el primer electrodoméstico de cocina con tecnología de impresión 3D.

Nuevos conceptos de comida ecológica. O los proyectos de alimentación ecológica enfocados a un público infantil, un segmento de consumo tradicionalmente olvidado por la mayoría de las empresas. En esta línea trabaja Smileat, que han desarrollado esta categoría en el mercado español y ya está presente en mercados internacionales.

También en el delivery de comida saludable con envases sostenibles, un concepto con el que está triunfando ApetEat, la primera foodtech de entrega de comida a domicilio libre de plásticos. Sus envases, cubiertos, servilletas, pegatinas y bolsas están hechas con materiales ecológicos y compostables, que se reciclan en el contenedor marrón (el orgánico) una vez que se consume la comida.

foodStories, que ofrece comida a domicilio en envases de vidrio recirculables y que ha desarrollado un concepto de zero waste para evitar el desperdicio de comida, comprando y cocinando las cantidades justas de ingredientes.

Control de la contaminación del mar. Con desarrollos de tecnología como el de Orbital EOS, “un SaaS basado en IA y visión satelital que detecta vertidos de fuel en el mar, de los cargamentos de explotaciones marítimas. No sólo lo detecta en versión satelital, sino que además puede calcular el volumen del calado, la extensión y en un corto espacio de tiempo advertir de la envergadura o lo grave de la contaminación. Es clave para que las empresas puedan actuar en consecuencia, ya que los gobiernos tienen sanciones y regulaciones hacia este sector”, explica Patricia Pastor.

Gestión del consumo de agua. “Con tecnología IA como la que utiliza Linkener, un sistema de contadores inteligentes que ayuda a predecir el consumo y genera alertas en el caso de que te estés sobrepasando. Está enfocado además de a los hogares a las fábricas y las empresas”, explica Patricia Pastor.

Detectar fugas de agua. En esta línea trabaja Aganova, una startup que ha desarrollado una complicada tecnología propia. “Es muy importante porque es muy difícil detectarlas y eso genera un derroche de agua increíble. Además, así podemos detectar a tiempo cualquier desastre. Por parte de la compañía de agua, ayuda así a controlar cualquier incidencia que tenga en el consumo”, comenta Pastor.

Tecnología 5G. La tecnología 5G trae una gran revolución y muchas oportunidades y sí, nos va a ayudar a ser más sostenibles. “Un ejemplo es Fivecomm, una startup que desarrolla tecnología 5G para el sector industrial. Estamos trabajando en líneas como los sistemas predictivos de eficiencia de consumo y los hogares inteligentes para que el consumir pueda controlar todos los niveles de consumo del hogar desde su Smartphone. Igual que ahora tenemos nuestros datos de salud cuando andamos o corremos tendremos todos los niveles de consumo de nuestras casas integrados en una app”, añade Patricia Pastor.

Tecnología para mejorar el agua dulce. “Hay escasez de agua dulce en muchos lugares del mundo, entre los que se cuenta una gran parte de nuestra península ibérica. Es evidente que la aplicación de la innovación y la tecnología en el ámbito hídrico tiene un enorme potencial transformador, con un mercado a priori global. En este campo se encontrarían tecnologías para mejorar los procesos de desalación y depuración, para aumentar la eficiencia de los sistemas de distribución urbana y rural, para ajustar los riegos a las necesidades reales de los cultivos, para obtener energía renovable de su uso o para abaratar su potabilización”, explica David Uclés Aguilera, de Cajamar Innova.

Edificios de consumo cero. “Hay una tendencia cada vez más fuerte a hacer que los edificios se construyan o se rehabiliten con estrategias y con técnicas de construcción sostenible. También desde el punto de vista del metabolismo del edificio: el consumo de agua, el consumo de energía, la generación de residuos tanto en el proceso de construcción como luego en el propio proceso de uso… De hecho, la tendencia europea es hacia los edificios de energía casi nula, es decir, edificios que consumen muy poquita energía y la poca que consumen además la abastecen a partir de energías renovables. Todo esto es la gran tendencia de legislación que nos viene de Europa, que en España se canaliza a través del Código Técnico de la Edificación, que se actualiza periódicamente para mantenerse alineado con las disposiciones europeas”, apunta Ángel Luis Teso, director general adjunto de everis Ingeniería.

Formación en sostenibilidad. “Hacen falta profesionales que ayuden a todos los agentes de la edificación a construir de una determinada manera y a que el edificio tenga unas prestaciones sostenibles una vez construido, que sean muy eficientes desde el punto de vista energético: del uso del agua, de que los  materiales utilizados vengan de un origen reciclado o bien sean reciclables, que proporcionen una habitabilidad con unas altas prestaciones de calidad del ambiente interior, desde el punto de vista del aislamiento acústico con unas altas prestaciones para la mejora acústica de la vivienda o en edificios de oficinas, etc.”, comenta Ángel Luis Teso. “Para formar a estos profesionales nosotros hemos traído a España, en colaboración con USA Green Buildin Council, el Lead lab, que es uno de los protocolos de sostenibilidad más extendidos en el mundo”, añade.

Tecnologías aplicadas a la construcción. “Y luego la construcción sostenible también da lugar a nuevos servicios. Servicios relacionados con las nuevas tecnologías aplicadas a la construcción tanto del proceso constructivo como desde el punto de vista de control y gestión de las prestaciones del edificio en cuanto al consumo de energía, agua, calidad del aire interior, etc. Sistemas de monitorización, control y gestión de los edificios”, comenta Ángel Luis Teso.

Materiales sostenibles. “Se está migrando de una construcción tradicional, más de puesta en obra, hacia una construcción del edificio con materiales que ya vienen prefabricados desde la propia industria. Lógicamente, cuando un material viene industrializado ya incorpora unos criterios de gestión ambiental desde la propia industria, el propio proveedor que lo suministra”, apunta Ángel Luis Teso.

Especialistas en financiación verde. “Con todo lo relacionado con el Green Build Europeo van a entrar en España cantidades importantes de financiación para construir y renovar el patrimonio edificado en términos de sostenibilidad. Por lo tanto, hacen falta profesionales que estén especializados en financiación verde para que puedan canalizar todos estos nuevos instrumentos financieros hacia la necesidad, que es la renovación del patrimonio edificado y, por lo tanto, por supuesto toda la construcción que se va a desarrollar en los próximos años”, apunta Teso.



Nuevas formas de comercializar la energía. “La situación actual genera un inmenso abanico de oportunidades de emprendimiento sostenible en el sector energético. Muchas de estas se relacionan con el futuro modelo de comercialización de energía, que está avanzado a un modelo de prosumidor, donde las personas pasaremos a ser, además de consumidores de energía, productores a través de instalaciones de autoconsumo y baterías desplegadas en nuestros hogares. A esto se añadirá la electrificación de más usos de la energía, con la expansión del coche eléctrico y la climatización de nuestros hogares, así como el uso más eficiente de la energía dará pie a nuevas oportunidades de emprendimiento. Todo esto supone solo la superficie de un futuro modelo energético hiperconectado, inteligente y mucho más eficiente que el actual, soportado por tecnologías como IoT, Big Data, Analytics, Inteligencia Artificial, Blockchain, etc. Y, por supuesto, las oportunidades van mucho más allá de la comercialización de energía y la relación con el cliente final, desplegándose en la operación del sistema, las redes de distribución y transporte y la generación con tecnologías renovables”, explican Víctor Gimeno Granda y Erika Escolar Eguia.

Soluciones centradas en el cliente.“Nuevos servicios energéticos poniendo al cliente en el centro, relacionados entre otros con servicios de eficiencia y smart home, soluciones de recarga de vehículos eléctricos o soluciones de generación distribuida”, comentan desde Capital Energy.

Utility digital. “Herramientas para la predicción y optimización de la demanda, analítica avanzada, IA para conocimiento de cliente (servicios, productos, pricing, engagement, etc.), automatización; soluciones basadas en industria 4.0 (movilidad, realidad híbrida, blockchain, etc.) o la automatización del back office”, asegura Erika Escolar.

Redes inteligentes y almacenamiento: “Evolución de las redes y optimización del servicio actual a través de micro redes y mantenimiento predictivo de las redes”, añade Gimeno.

Generación renovable. “Optimización tanto en time-to-market como en costes del ciclo de vida completo de la generación renovable (construcción generación y mantenimiento), por ejemplo, por medio de la digitalización de la gestión de proyectos renovables o del mantenimiento de las instalaciones”, apunta Víctor Gimeno.

Soluciones para facilitar la neutralidad climática. “Específicamente para el sector energético, el compromiso de neutralidad climática que cada vez más empresas están adquiriendo se constituye como un habilitador de nuevas soluciones que permitan dar respuesta a estas necesidades”, comenta Erika Escolar Eguia.

Movilidad como servicio. “Todo lo que tiene que ver con las plataformas de gestión digital de la movilidad. Aplicaciones que te dicen cuál es la mejor combinación de varios transportes, metro, taxi y bici, por decir algo, para ir de un sitio a otro. Te dice cuál es la ruta más rápida, la más barata o la más sostenible. O incluso, ahora con el Covid, la más segura”, comenta Sergio Díez, director de Connected Mobility Hub.

Smart delivery. “Otro gran problema es la logística urbana, la última milla, en la que también hay mucha digitalización para hacer todos esos procesos mucho más eficientes. Los modelos como Glovo, Deliveroo o Mox. De qué forma se puede hacer más sostenible, con vehículos eléctricos, con algoritmos que te permitan ir por buenas rutas. Mox, por ejemplo, operan de una forma muy eficiente, con un sistema de algoritmos que permiten reducir mucho los trayectos y con todos los empleados en contratados””, añade Díez.

Micromovilidad. El concepto de una movilidad saludable impulsa en las ciudades la micromovilidad. “Todo lo que tiene que ver con el desarrollo del uso de patinetes, bicis y motos. Tres ejemplos de por donde van las oportunidades: VELCA, que vende motos eléctricas más baratas que las tradicionales y cien por cien sostenibles. PandaBikes, que está desarrollando un concepto de alquiler por meses de motos eléctricas y Wifly, el mismo concepto de alquiler por meses pero con bicis eléctricas. Son tres exponentes claros de lo que está pasando en la micromovilidad, un mercado que está empezando ahora mismo. O sea, hay cero. Lo que hay de motos eléctricas, de bicicletas eléctricas tiene que ver con las marcas tradicionales, donde tienen unos productos muy caros. Por ponerte un ejemplo, la vespa más barata te cuesta 6.000 euros y la VELCA más barata te cuesta 2.000 o 3.000 euros. La mitad”.

Movilidad compartida. Otra oportunidad tiene que ver con todos los sistemas de movilidad compartida. Motosharing, patinetes, bicicletas compartidas. Hay que pensar que en España se tienen que crear las zonas de bajas emisiones en todos los municipios de más de 50.000 habitantes, o sea, 150 ciudades en España. Básicamente significa “cerrar” el centro de las ciudades a los coches. Hay que crear alternativas de movilidad muy potentes. No hay una única solución. La micromovilidad, la movilidad compartida, la movilidad como servicio… son una parte de la solución y una parte que va a crecer. Fíjate si hay oportunidades”, continúa.

Servicios para empresas de movilidad. “Otra necesidad importante en alza. El uso eficiente de los datos para las empresas de movilidad como servicio.Se están ahí haciendo cosas interesantes también. Como ejemplo, Kido Dinamics o Nommon, que tienen un planteamiento de análisis de datos de móviles que los convierten en datos de movilidad”, apunta Sergio Díez.

O las taquillas inteligentes para patinetes que han lanzado QOOB, una startup española que ofrece puntos de carga y almacenamiento de vehículos eléctricos de movilidad personal (MVP) integrados en cualquier espacio.

Smart logistic. “Hacen falta nuevas soluciones para el transporte de mercancías en la ciudad, por el enorme volumen que ha generado toda esa demanda nueva de pedidos a domicilio que antes no existía. Hay startups que dan solución a estas necesidades de una forma eficiente. Por ejemplo, Smart Monkey.io, que analiza datos asociados a la logística para la optimización de rutas, por ejemplo. El 30% de las entregas son fallidas. Entonces, toda la tecnología que permita que ese 30% se reduzca, es una ventaja. O lo que permita optimizar la ruta para que un camión no tenga que parar mucho tiempo en la descarga. Todo eso se puede digitalizar para mejorar los procesos”, continúa este experto en movilidad.

Hub logísticos. “También los hubs logísticos y la integración entre el transporte que viene de una ciudad a otra. La descarga en un hub logístico para ir repartiendo los pedidos. Hay muchas propuestas ahí de cómo mejorar ese reporto. En vehículos eléctricos con nuevos diseños, taquillas inteligentes para dejar los paquetes…”, comenta el director de Connected Mobility Hub.

Movilidad eléctrica. “Desarrollo de tecnología y cargadores para acelerar el tránsito hacia esa movilidad eléctrica. Los coches eléctricos los hacen las grandes marcas, pero hay muchas empresas que hacen gestión de puntos de recarga. Al final el gran problema o una de las grandes barreras de la movilidad eléctrica es que no hay cargadores, no hay una red de recarga potente y las baterías son caras y duran poco.

Hay empresas, startups que está aportando soluciones, como Chargick, que trabaja gestión de cargadores con recarga y demás. Y también ChainGO tech que aplica el block chain a los cargadores eléctricos”, comenta Sergio Díez.

Incentivar el cambio. “En la movilidad de personas, además de proponer soluciones hay que hacer que la gente cambie de hábitos. Ahí están proyectos como Ciclogreen, una startup que ha desarrollado una aplicación de gamificación, que te anota puntos cuando utilizas medios de transporte sostenibles: bici, metro, pasear, motosharing. Esos puntos luego los puedes canjear por productos y servicios de tiendas locales impulsando así la movilidad sostenible y las tiendas de barrio”, apunta Díez.

Movilidad de proximidad. “La movilidad se asocia mucho a la salud. Hay una tendencia a intentar que nuestras necesidades de movilidad sean las mínimas posibles. Que nos cuestionemos, ¿realmente tengo que irme a comprar a esa tienda que está lejos si tengo una similar más cerca? Es la movilidad de proximidad. Redescubrir el barrio. Y ahí tenemos el caso de Paris, con su propuesta de ciudad de 15 minutos, un proyecto en el que se está repensando qué equipamientos debe tener una ciudad, de qué forma tienen que estar distribuidos para que la gente pueda ir al colegio, comprar, todo su día a día, en menos de 15 minutos andando. Es una tendencia a favorecer la no movilidad y ahí entra también, por ejemplo, el teletrabajo. Me muevo menos y cuando lo hago me muevo en pie o en bici, que es más saludable”.

Arte con conciencia. Como el que organiza Kubbo, un proyecto de innovación social de base artística que hace música y teatro musical vinculado al cambio climático.

Belleza y salud sostenibles. En artículos de belleza como cremas y perfumes encontramos nuevas propuestas como las de Konse, una plataforma que ofrece una cuidada selección de artículos de belleza sostenible y ética, o MAAR, una línea de perfumes vegana y sostenible. Y otras más originales por ser nichos menos explotados aún como la pasta de dientes sostenible de Mínima Organics. Una pasta de dientes natural (a base de plantas ecológicas), en polvo, sin plástico y con el sabor tradicional de las otras pastas. También han desarrollado otros artículos sostenibles como cepillos de dientes de bambú e hilo dental de origen vegetal.

Moda sostenible. Es uno de los nichos que más están explotando los emprendedores, con marcas de moda y complementos de todo tipo. Las marcas de moda sostenible representan ya en España el 25% de la facturación del sector, según la Asociación de Moda Sostenible de España. Por eso, de nuevo, para diferenciarse puede ser una buena alternativa buscar nichos sin cubrir, como la moda laboral sostenible de Circoolar. Un proyecto de economía circular de estas prendas, que ellos recogen cuando acaban su vida útil y confeccionan en talleres sociales de un modo sostenible.

Artículos deportivos para compartir. La economía colaborativa adaptada a todo tipo de productos, como las tablas de surf, por ejemplo. La idea es de Crowdland, una compañía híbrida entre agencia de marketing tecnológico y startup de innovación aplicada al mundo del deporte, que acaba de lanzar el proyecto Share Your Board, una propuesta de economía colaborativa para que los aficionados al surf puedan alquilar sus tablas a otros surfistas de paso que quieren aprovechar su visita turística para practicar por unas horas este deporte.

PILAR ALCÁZAR MOLERO

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*