Hay más caminos para emprender

Cuando buscamos opciones para generar ingresos, lo habitual es buscar trabajo o lanzarse al emprendimiento, con lo que cada opción implica. Sin embargo, hay otros caminos.

Cuatro caminos para emprender

Cuando se trata de emprender, hay alternativas que pueden encajar bastante bien con nuestras expectativas, más allá de empezar de cero (que por supuesto siempre será una opción).

1) Montar un negocio desde cero

Es el clásico modelo de emprendimiento donde literalmente arrancamos de cero con una idea que nos ha venido dando vueltas en la cabeza. Sea el lanzamiento de un nuevo producto al mercado o el ofrecimiento de un servicio, en este caso nos hacemos cargo prácticamente de todo. Desde la producción hasta la comercialización, pasando por la administración y operación.

Si bien montar su propio negocio trae grandes ventajas, ya que está construyendo su propia marca y tiene la autonomía de implementar creativas estrategias, es de los que más riesgo implica. Posicionar un negocio en el mercado toma tiempo, así como que la gente lo conozca y confíe en usted (sin mencionar el que lo haga de manera rentable).



2) Representar una marca

Es una muy buena opción que no siempre tenemos presente. Se refiere a representar una organización establecida, comercializando sus productos o servicios. Piense por ejemplo en los agentes de seguros o los asesores inmobiliarios, entre muchos otros sectores.

La gran ventaja de este modelo es que todo el soporte lo ofrece la organización que representa. Los mismos productos, el material de marketing, las herramientas comerciales, el apoyo administrativo, la logística y la capacitación, entre otros aspectos. Su principal papel será la comercialización, entendida como la adquisición (hay quienes incluso le dan listados de prospectos), administración, seguimiento y soporte posventa. En términos generales, el manejo de los clientes.

Empiece por preguntarse qué marcas admira y de qué compañías reconoce su reputación y seriedad en sus procesos. Consulte si tienen opciones de representación o alternativas para comercializar sus productos o servicios a través de un tercero. Mínimo riesgo y grandes posibilidades.

3) Comprar un negocio establecido

Comprar un negocio suena como algo multimillonario. No lo es. Hay negocios de todos los tamaños y en todos los sectores. Bien sea que adquiera la totalidad o solo una parte, lo más importante es identificar qué oportunidades tiene en el mercado y cómo usted podría agregar valor para crecerlo, desarrollarlo y fortalecerlo. Hay negocios que pueden estar en condiciones críticas, por lo que deberá determinar si vale la pena hacer el esfuerzo.

La ventaja de adquirir un pequeño negocio es que seguramente ya tiene una clientela, productos, procesos, proveedores y otras cosas que en una primera fase de todo negocio cuesta construir. ¿Puede potencializarlo con su conocimiento?, ¿abrir nuevos canales de distribución?, ¿hacer más eficiente la operación?, ¿fortalecer la experiencia del cliente? Piense en negocios que si mejoran en aquellos aspectos que usted conoce, podrían crecer sustancialmente.

4) Comprar una franquicia

El modelo de franquicias es bastante conocido y representa una oportunidad para aquellos que quieren enfocarse específicamente en la operación del negocio. Dado que todos los aspectos están previamente definidos (qué vender, en dónde, cómo y a quién), tiene poco espacio para la creatividad. Sin embargo, esto no es necesariamente malo. Justamente la ventaja de una franquicia es que a lo largo del tiempo ha acumulado experiencia de lo que mejor funciona, que es en ultimas lo que usted esta comprando: un sistema.

Si bien hay tamaños y opciones para todos los gustos, identifique aquellas que tengan un sólido respaldo, procesos muy bien estructurados y una marca reconocida en el segmento, o por lo menos en crecimiento. Busque afinidad con la marca, con la misión y el propósito que representa. Una franquicia no es solo una oportunidad de negocio, debe ser una extensión de su propia filosofía profesional.

Lo más importante que debe aportar

En cualquiera de los anteriores caminos, hay una variable que determinará su nivel de éxito: la gestión comercial.

No me refiero solamente a vender, me refiero a la capacidad de construir relaciones, de servir a sus clientes y de conocer tan bien lo que comercialice, que no consideren comprarle a otra persona que no sea usted. Aunque algunas marcas podrán brindarle herramientas comerciales, recuerde que siempre usted es el mayor diferencial.

El futuro es más promisorio de lo que creemos

Evalúe estas y otras alternativas para empezar este nuevo año con optimismo. Siempre tenemos opciones. No somos víctimas de lo que nos pasa sino protagonistas de nuestra propia historia. Podemos cambiar nuestra realidad si cambiamos la forma de ver las cosas.

En medio de las crisis tendemos a ver solo lo negativo, desconociendo que grandes oportunidades nos aguardan más adelante. No tiene que esperar a que lo llamen para un trabajo, no tiene que esperar a que el destino toque su puerta; tenemos todo para salir a construirlo. Está en nuestras manos, no en las circunstancias que nos rodean.

Además de estos caminos, ¿ha experimentado otros modelos de emprendimiento? Compártanos su experiencia en los comentarios.

David Gómez

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*