El paradigma de los empleos de la nueva economía: ¿la flexibilidad laboral debe prevalecer sobre la estabilidad? Reflexionamos acerca de este tema.

Una de las grandes batallas entre los trabajadores y las empresas tiene que ver con la combinación de la flexibilidad y la estabilidad laboral. Sin embargo, la economía colaborativa cuenta con todo eso (y mucho más), ya que puede llegar a ofrecer oportunidades laborales para trabajar cuándo y dónde uno quiera.

Pero también puede llegar a darse un futuro en el que los empleos estables y bien remunerados cedan su puesto a contratos temporales con pocas protecciones. Por eso, los legisladores están en un momento complicado, en el que deben preguntarse cómo pueden fomentar este tipo de industrias sin eliminar toda esa seguridad que nos ofrece la economía tradicional

Para intentar llegar a una solución, se celebró un congreso en EEUU el pasado miércoles, y las conclusiones fueron de lo más interesantes.

Ninguno de los participantes puso en duda que compañías como Uber o Thumbtack (una empresa estadounidense que ofrece servicios de particulares a personas o empresas) eran nuevas formas de negocio que benefician a los consumidores, reducen ineficiencias del mercado y mejoran las vidas de muchos. En España podemos encontrar este tipo de servicios en plataformas como Wallapop, por ejemplo.

Así, con sólo poner “fontanero, carpintero o maquilladora” en el buscador de la plataforma, nos encontraremos con personas que ofrecen sus habilidades por un módico precio.

Este tipo de trabajos suponen al año un sueldo extra a los profesionales, y son muchos los que prefieren ofrecer sus servicios como freelance antes que trabajar para una empresa que, además de pagarles lo mínimo, tendrían que contar con un horario fijo sin flexibilidad. Incluso, hay quien utiliza estas herramientas para sacarse un dinero extra a fin de mes. Al fin y al cabo, en este tipo de plataformas tú eliges cómo, cuándo y dónde.

En el caso estadounidense podemos tomar como ejemplo a Jonathan Johnson, que utilizó los servicios de Thumbtack para lanzar su compañía SnapSeat, un negocio de fotomatones de alquiler. “Tengo mi propio horario y lo ajusto a las necesidades de mi familia”, explica.

Problemas relacionados

Sin embargo, aunque la flexibilidad laboral sea imprescindible, no es todo lo ventajosa que puede parecer. Y es que hay muchas personas que se anuncian en este tipo de herramientas por necesidad. “Desde luego, no deberíamos sustituir la seguridad laboral por la flexibilidad”, explica Sharon Block, directora ejecutiva del programa Labor and Worklife en Harvard Law School.

La directiva explica que la mayoría de los trabajadores están dados de alta como freelance (aunque también los hay que no), pero no llegan al salario mínimo establecido y son muchos los que no cuentan con los beneficios adheridos de un empleo estable.

¿La razón? Hay empresas que han decidido externalizar sus servicios más básicos (limpieza, mantenimiento) y esto provoca que sean los propios trabajadores sean los que se tengan que pagar su propia Seguridad Social y alta en autónomos, lo que supone un gasto extra…y hace que no lleguen a fin de mes.

Por eso, la directiva opina que, a pesar de que puedan tener muchas ventajas, lo cierto es que esta nueva forma de trabajo también puede destruir los empleos de calidad que nos ofrecía la economía tradicional.

De hecho, hay estudios que demuestran que la flexibilidad laboral hace que los trabajadores aumenten las horas de trabajo, incluso les hace menos productivos. Una de las razones es la capacidad de establecer tus propios horarios, ya que esto requiere el gasto de mucha energía mental.

Lo más apropiado parece ajustar las políticas de flexibilidad a cada caso particular, sus limitaciones personales y el carácter y la naturaleza de cada negocio. Y es que la flexibilidad implica compensaciones, pero especialmente en las tareas más rutinarias requiere cierta orientación y formación para que no acabes quemado ni pierdas efectividad.

Escrito por Ana Muñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *