9 historias de éxito motivadoras que me hicieron llorar

Triunfar no es fácil. Si lo fuese, todo el mundo sería exitoso y conseguiría lo que quiere sin mover un dedo.

Pero lo cierto es que detrás de cada historia de éxito hay un trabajo duro, un esfuerzo por llegar hasta la meta, o incluso un fracaso doloroso.

En la vida, sólo aquellos que están dispuestos a hacer lo que los demás no quieren, y quienes no ponen excusas, son los que realmente consiguen lo que quieren.

Esa es la razón por la que hoy quiero compartir contigo estas 9 historias de éxito motivadoras que te ayudarán a no rendirte, y te emocionarán al leer los grandes obstáculos por los que estas personas tuvieron que pasar.

Con ellas, lo que quiero es que te des cuenta de que tus fracasos y tus errores no son los que determinan quién eres.

Es cómo te enfrentas a ellos y cómo decides superarlos lo que realmente te convertirá en un vencedor.

Si todos ellos pudieron triunfar siendo incluso más pobres que tú, estando al borde de la muerte, o incluso siendo rechazados por el mundo entero, no hay ninguna razón para que pienses que tú no puedes ser como ellos.

 

9 historias de éxito que te motivarán a no rendirte nunca

 

1. El corredor que no podía caminar

Con sólo 8 años, Glenn Cunningham se vio atrapado entre las llamas cuando en su escuela se produjo un grave incendio. Cuando los bomberos le rescataron, nadie creía que pudiese sobrevivir.

Su cuerpo, desde la cintura hasta los pies, estaba completamente quemado, y había respirado demasiado humo.

Para la sorpresa de los médicos, este chico no se rindió, y sobrevivió a las quemaduras.

Pero tuvo que pagar un precio: no podía caminar.

Sus finas piernas estaban sin vida por culpa del fuego; sin embargo, su determinación para volver a andar era indomable.

Estaba siempre en su cama o en su silla de ruedas, hasta que un día decidió tumbarse en el césped de su casa, y llegar hasta la verja que rodeaba el jardín arrastrándose con sus brazos mientras las piernas le arrastraban.

Consiguió llegar hasta la valla, se levantó apoyándose en ella, y por primera vez desde hacía meses pudo caminar de nuevo, aunque sus pasos eran cortos y le costaba mucho poner un pie delante de otro.

Hizo esto todos los días, creyendo en sí mismo y en que algún día podría volver a andar sin ayuda de nadie. Y lo logró.

Un tiempo después, por fin pudo ir caminando hasta la escuela. Y cuando dominó sus pasos de nuevo, empezó a ir corriendo a todos lados.

En 1934, este hombre que nadie creía que iba a sobrevivir con 8 años, que seguramente no hubiese podido volver a andar nunca más, fue el mejor corredor de una milla en Estados Unidos de todos los tiempos.

Lo consiguió en el Madison Square Garden de Nueva York, después de muchos sacrificios para recuperar la movilidad de sus piernas durante toda su niñez y adolescencia.

Este atleta es la demostración de que con perseverancia, pensamientos positivos, y una gran fuerza de voluntad se puede vencer a cualquier obstáculo de la vida, incluida la muerte.

2. El emprendedor que vivió en la calle con su hijo

Este hombre tuvo problemas desde su niñez: sus padres se separaron cuando él era muy joven, y su padrastro le pegaba a su madre, a sus hermanos, y a él.

Al no tener a nadie que les cuidase, tuvieron que vivir en una casa de acogida cuando sólo tenía 8 años.

Su primer matrimonio fracasó porque abandonó una carrera en la medicina, y su segunda mujer también le dejó porque él había fracasado en su trabajo y estaba lleno de deudas.

Sin ningún techo bajo el que poder estar porque no tenía dinero, él y su hijo pequeño tuvieron que pasar muchas noches durmiendo en parques, estaciones de metro, e incluso en un cuarto de baño público.

Aplicó para ser contratado en una agencia de inversiones donde tuvo que competir con más de 20 candidatos haciendo tareas por las que no le pagaban mientras no tenía apenas dinero para dar de comer a su niño, y ambos tenían que pasar la noche en un albergue para personas sin techo.

Por suerte, al final fue contratado en 1982, convirtiéndose en un empleo a tiempo completo de la empresa Dean Witter.

Y 5 años más tarde, fundó su propia compañía de inversiones con la que por fin logró su sueño: ser un emprendedor y alcanzar su libertad financiera.

Este hombre es Chris Gardner, el dueño de Christopher Gardner International Holdings, que ahora tiene sucursales en ciudades tan importantes como San Francisco, Nueva York, y Chicago.

Su historia fue llevada al cine en la película En busca de la felicidad, interpretada por Will Smith, y es la historia de éxito perfecta que demuestra que si quieres conseguir algo, tú puedes hacerlo sea cual sea la situación en la que estás.

3. El jugador al que un disparo casi acaba con su carrera

Sandeep Singh Bhinder consiguió un puesto como jugador de hockey en el año 2004. Poco después, se convirtió en un miembro valioso del equipo nacional de la India.

Cuando estaba en lo más alto de su carrera, era capaz de golpear una pelota con el palo de hockey, y hacer que ésta alcanzara los 145 kilómetros por hora. Por eso se convirtió en el mejor de su equipo.

Pero en agosto del 2006 sucedió una tragedia: Singh fue herido gravemente cuando viajaba a la Copa del Mundo de Alemania por culpa de un disparo accidental que le alcanzó a él.

Se quedó casi paralítico, y estuvo en silla de ruedas durante los dos años siguientes, temiendo que su carrera se habría acabado para siempre.

Pero no se rindió: hizo ejercicios de rehabilitación cada día, y tras una recuperación muy dolorosa, pudo de nuevo volver a caminar y correr.

En 2009 se convirtió en el capitán del equipo nacional de hockey gracias a volver a ser el mejor entre todos sus compañeros por el esfuerzo y el trabajo duro que hizo para recuperarse.

4. El hombre al que nadie quería contratar

En el año 2009, este hombre era el ingeniero informático al que nadie quería contratar.

A pesar de tener más de 12 años de experiencia trabajando en compañías tan importantes como Apple y Yahoo, ninguna de las demás empresas tecnológicas a las que aplicó para que le contrataran quiso hacerlo.

Primero, le rechazaron en Twitter. Más tarde, fue Facebook quien le dijo “no”.

Pasó una época muy difícil pensando que no podría volver a trabajar en lo que realmente le apasionaba porque nadie quería contratarle.

Pero en vez de rendirse, formó un equipo con Jan Koum (un compañero que había trabajado con él en Yahoo), y juntos crearon la aplicación que ha revolucionado el mundo de los teléfonos inteligentes.

Este hombre es Brian Acton, el fundador de Whatsapp, la red social más importante que existe en estos momentos.

Esta es una de las historias de éxito con la que debes darte cuenta de que si el mundo te rechaza, debes crear el tuyo propio y no rendirte jamás.

5. El soñador que no tenía buenas ideas

Antes de convertirse en la leyenda que es hoy en día, nadie creía que Walt Disney pudiese triunfar.

En 1919, le despidieron del periódico en el que trabajaba porque el editor decía que “le falta imaginación y no tiene buenas ideas“.

En 1920, formó un pequeño negocio con otro dibujante, pero tuvo que dejarlo porque apenas generaban ganancias con ello, y la gente les decía que nunca podrían hacer dinero con una empresa de ese tipo.

Sin embargo, él sabía que aunque el mundo le llamara loco, en su cabeza había buenas ideas que podían triunfar.

Así que persiguió su sueño hasta que años más tarde logró fundar su propio estudio de animación. Aunque tuvo éxito con esta empresa, los beneficios no eran muy grandes y no podía pagar los sueldos tan altos que tenían sus empleados.

El estudio comenzó a tener demasiadas deudas, y al final se fue a la quiebra. Disney decidió mudarse a la capital de la industria: Hollywood.

Por desgracia, allí uno de sus socios le robó a Oswald, el conejo afortunado, el primer personaje con el que Walt tuvo un gran éxito.

Cualquier otra persona en su lugar habría hecho las maletas y se habría vuelto a casa llorando.

Pero este genio decidió seguir adelante, y un tiempo más tarde creó a Mickey Mouse, su personaje de dibujos más importante.

El resto es historia: Disney se convirtió en una leyenda, y su estudio es hoy en día uno de los más importantes en la industria cinematográfica.

6. La escritora que estuvo a punto de suicidarse

J.K. Rowling es conocida en el mundo entero por ser la escritora de una de las sagas más famosas de la literatura: Harry Potter.

Pero su vida no siempre fue exitosa ni tan buena como lo es ahora…

Su madre, con la que tenía una gran relación de amor y cariño, estaba siempre enferma desde que ella era pequeña; cuando murió, Rowling se mudó a Portugal para dar clases de inglés y escribir.

Fue allí donde conoció a su marido. Pero el matrimonio no fue feliz: su pareja le pegaba y ella terminó separándose de él y mudándose de nuevo a Escocia para estar cerca de su hermana.

En esa época, la escritora se veía como un fracaso: se había divorciado, no tenía trabajo y apenas le quedaba dinero para mantener a su hija.

Incluso pensó en suicidarse debido a su gran depresión.

Fue en este momento cuando empezó a ir a cafeterías donde a veces no podía ni pagar un café para que ella y su pequeña tuviesen un lugar caliente donde quedarse unas horas, ya que en su casa no podían permitirse encender la calefacción.

comenzó a escribir en las mesas de estos cafés. Todas sus experiencias de niña, sus sentimientos depresivos y el amor por su madre que había muerto le inspiraron para crear el primer libro de Harry Potter.

Al leer esta historia, recuerda siempre esto: aunque estés en una situación realmente mala ahora, nada es imposible de lograr.

7. El genio del terror que no tenía dinero para zapatos

Mucha gente ha leído sus libros de terror, o ha visto películas inspiradas en sus novelas. Pero pocos saben la verdadera historia que se esconde detrás de Stephen King.

Con sólo dos años, su padre les abandonó a él, a su hermano mayor y a su madre, y ésta tuvo que hacerse cargo de sus dos hijos como pudo.

No tenían ayuda de nadie, y su madre no podía permitirse pagar una niñera para que cuidara a sus hijos. Así que cuando se iba a trabajar, les daba libros que tomaba prestados de la biblioteca para que los niños estuviesen entretenidos hasta que ella llegase a casa.

Ahí empezó el gran amor de Stephen King por la lectura y la escritura.

Pagó sus estudios en la universidad haciendo todo tipo de trabajos. En las clases, algunos compañeros se reían de él porque llevaba los libros atados con un cinturón, y sus zapatos tenían agujeros porque no podía pagarse unos nuevos.

Su madre hacía horas extra en el trabajo para poder ahorrar 5 dólares cada mes, y enviárselos a su hijo. Sólo podía ahorrar 5 dólares CADA MES…

La primera novela que escribió fue Carrie, pero sintió que no era buena, y tiró el libro a la basura. Por suerte, su esposa rescató la obra y le animó a mejorarla, y a que siguiera escribiendo.

Poco tiempo después, mandó este libro a una editorial, y cuando King casi se había olvidado de ella, le llamaron para comprarle los derechos de publicación por $2.500 de adelanto.

Así fue como este escritor que no tenía dinero para zapatos se convirtió en el maestro del terror del siglo XX.

MiseryEl resplandorItLa milla verde, La cúpulaEl cazador de sueños… Todos hemos leído alguno de sus libros, visto alguna de las películas basadas en sus obras, o conocemos su nombre.

Stephen King es el ejemplo perfecto de que no importan tus circunstancias o lo pobre que seas: lo que importa es creer en ti y perseguir tus sueños hasta que los alcances.

8. La presentadora que se vestía con sacos de comida

Oprah Winfrey es una de las presentadoras de televisión más conocidas en el mundo entero; tiene programas, libros, e incluso su propia cadena de televisión.

Por eso es sorprendente que esta mujer que se ha convertido en una de las empresarias más exitosas de nuestro tiempo no tuviese su primer par de zapatos hasta que cumplió 6 años.

Su madre era adolescente y soltera cuando la tuvo, y apenas tenían dinero para alimentarse.

Vivió en una pobreza extrema (su abuela le hacía ropa con sacos de patatas) y sufrió abusos sexuales que a los 14 años le dejaron embarazada. Su bebé fue prematuro y murió al nacer.

Pero ella era una mujer inteligente y sabía comunicarse bien, así que pocos años después se esforzó por salir de esa situación y trabajó gratis en una radio local como locutora para adquirir habilidades en los medios de comunicación.

Así fue como ascendió poco a poco en su carrera profesional, siendo contratada en otros canales, y a los 32 años consiguió su primer programa de televisión que le hizo famosa en todo el mundo.

Si todas estas personas que han sido más pobres que tú han podido llegar hasta lo más alto, incluso teniendo grandes dificultades y problemas en sus vidas, tú también puedes lograr todo lo que deseas.

Sólo debes creer en ti mismo, trabajar duro, ¡y no rendirte nunca!

¿Cuál de estas historias de éxito te ha impactado más? Déjame un comentario aquí abajo y dime qué opinas.

Un artículo escrito por Jenny del Castillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *