10 reglas básicas para iniciar un negocio en 2020

En el siguiente artículo conocerás algunos de los lineamientos esenciales que necesitarás para crear empresa. Encuentra a continuación las 10 reglas básicas para iniciar un negocio.

Como emprendedores, nos gustaría encontrar un manual que nos explicara paso a paso qué debemos hacer para materializar nuestras ideas y por supuesto empezar a hacer dinero lo más pronto posible. Sin embargo, a pesar de que existen muchos textos que prometen darte la formula mágica, la realidad es que no existe una.

Las ideas son diferentes, los mercados varían, hay economías con mejores oportunidades y hay momentos en que una idea podría funcionar pero otra no. Son demasiadas variables que impiden crear una fórmula perfecta para cada idea de negocio.

Por otro lado, el éxito de un negocio se construye a través del tiempo. Esto se debe a que necesitas adquirir la confianza de tus clientes, lo cual no puede hacerse de la noche a la mañana.

No obstante, sí existen algunas pautas generales que todo emprendedor debería tener en cuenta a la hora de crear empresa.

Reglas básicas para iniciar un negocio.

La pasión y el dinero solo representan un pequeño porcentaje en tu camino como emprendedor. Por eso es necesario que tengas en cuenta los siguientes lineamientos. Sin importar lo que vendas, producto o servicio, estarás siempre un paso adelante si sigues las siguientes reglas básicas para iniciar un negocio.

1. Haz un plan de negocio.

No estoy hablando del documento de 150 páginas que suelen enseñar en las escuelas de negocios. Me refiero más especificamente a que debes alcanzar metas, pero para alcanzarlas debes establecerlas. Por eso es conveniente redactar un pequeño plan de negocios que trace la ruta y los objetivos que quieres cumplir a lo largo del camino.

Como se mencionó anteriormente, no es necesario elaborar un tratado. Un par de hojas serán suficientes para establecer qué quieres hacer, a quién se lo quieres ofrecer, qué recursos necesitarás y cuánto tiempo te tomará ejecutar tu idea.

A fin de cuentas, lo que importa es la planificación, no el plan. El desarrollo de un plan de negocios te obliga a pensar en los fundamentos de tu idea: su mercado, competencia, industria y tu posición estratégica. Encuentra a continuación algunos artículos que pueden ayudarte:

2. Elige un producto o servicio con verdadera utilidad y que signifique algo para ti.

Crear empresa es un proceso que requerirá de grandes sacrificios. Así que si entras al ruedo con la única intención de hacer dinero rápido, te vas a rendir al primer obstáculo.

Por eso, es importante crear algo que beneficie a la sociedad y tenga verdadera utilidad. Un producto o servicio que realmente te importe y tenga significado para ti. De ser así, estarás en una posición mucho mejor para encontrar clientes, conectarte con ellos y convertirlos en fieles seguidores de tu marca.

3. Es más fácil obtener parte de un mercado ya existente que crear uno nuevo.

Crear un nuevo mercado es más complejo, largo y costoso. Aunque se cree que es el escenario perfecto, un nuevo mercado debe ser probado y para eso necesitarás tiempo y mucho dinero. Si lo piensas bien, Instagram no fue la primera red social, Google no fue el primer motor de búsqueda, ni el iphone el primer smartphone.

Se piensa que entrar en un mercado competido es muy peligroso. Sin embargo, está comprobado que ese mercado funciona y puedes servirlo con tus productos y servicios. Recuerda que no necesitas abarcar todo el mercado para que valga la pena, una pequeña porción podría representar grandes ganancias. De no ser así, Apple y Samsung serías los únicos proveedores de teléfonos móviles, o Coca Cola y Pepsi las únicas bebidas.

4. Sé fiel y sincero con tus clientes.

Si quieres clientes fieles debes dar ejemplo. No prometas lo que no puedes entregar. No mientas ni exageres los beneficios de tus productos para aumentar las ventas. Si vas a exagerar que sea en la calidad de tu producto y no en el marketing.

Recuerda que el mercadeo boca a boca siempre ha sido una de las principales fuentes de adquisición de clientes de las pequeñas empresas. Mucho más con el poder del Internet y las redes sociales.



5. Define claramente tu mercado objetivo.

Analiza las características de tus clientes para que entiendas exactamente quién te compra. Entre más detallada sea la descripción de tu cliente, mejor.

Tener un mercado objetivo claro te permite ser mucho más efectivo y eficiente tanto en el desarrollo de tus productos como en tus prácticas de mercadeo.

6. El internet es tu mejor amigo.

No importa lo que vendas ni a quién, lo más probable es que tus clientes te encuentren en la web. Le pueden preguntar a Siri, Alexa o a Google. Así mismo, pueden encontrarte en sus redes sociales.

Herramientas como Facebook e Instagram son formas maravillosas de transmitir tu mensaje y alcanzar un público internacional. Las redes sociales no solo son más rentables que la publicidad tradicional, sino que también ofrecen grandes oportunidades de conectarte con tus posibles clientes mediante la micro-segmentación.

Podrás darte a conocer, fortalecer tu marca y vender. Adicionalmente, los comentarios que recibes en las redes sociales pueden ser invaluables, especialmente cuando tu negocio recién está comenzando.

Escucha estos comentarios ya que te ayudarán a comprender qué estás haciendo bien y qué mal. De esta forma podrás mejorar tus productos, ofrecer un mejor servicio y mejorar tus campañas de mercadeo.

7. Busca productos que te den un buen margen de ganancia.

Si la diferencia entre tu costo y los precios de venta es demasiado baja, tendrás dificultades para hacer crecer el negocio. Cuando los márgenes de ganancia son demasiado bajos, no tendrás suficiente dinero para contratar empleados, pagar por materia prima o publicidad. Expandirse requiere de dinero y si tus margenes son muy bajos, estarás atado de manos.

8. Estudia a tu competencia.

No cometas el error de enfocarte únicamente en tu producto y olvidar la competencia. No se trata de temerle o de querer eliminarlos. Simplemente es bueno estudiarlos para aprender cómo hacer las cosas mejor e incluso cometer algunos errores. Una búsqueda rápida en Internet puede brindarte mucha información útil sobre lo que hacen tus rivales, cómo lo hacen y por cuánto lo hacen.

Pero ten cuidado, una cosa es verlos para saber qué están haciendo y cómo se proyectan; y otro muy distinta es observarlos tanto que no veas nada más.

9. No gastes todo lo que ganas.

Es común que quieras celebrar los primeros triunfos, a fin de cuentas lo mereces. Sin embargo, debes planear para el futuro y esto implica guardar dinero para poder solucionar emergencias o reinvertir. Crear empresa implica cometer errores y peor aún correr con mala suerte. Es mejor tener algunas reservas que te mantengan a flote.

10. Disfruta lo que haces.

Si realmente amas y crees en lo que haces, otros lo notarán y compartirán tu entusiasmo. Si no disfrutas lo que haces y no estás orgulloso de mostrarle a tus familiares y amigos lo que haces, no lo hagas.

Así estés haciendo dinero, tarde o temprano lo dejarás. Para encontrar el éxito debes estar absolutamente comprometido con lo que haces.

Un artículo escrito por Francisco Rodriguez

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*