Un extrabajador de Apple explica cómo utilizó una lección que aprendió de Tim Cook para crear su propia startup

Apple se ha convertido en la compañía más valiosa del mundo bajo la dirección de Tim Cook, ampliando el alcance global de sus productos y desarrollando servicios para hacerlos más atractivos.

Soroush Salehian trabajó en el grupo de proyectos especiales de Apple durante cuatro años antes de cofundar la startup Aeva en 2017. Observar a Cook reforzó una lección que Salehian aprendió de otros ejecutivos para los que ha trabajado a lo largo de su carrera, explica a Business Insider: la importancia de un enfoque obsesivo en la calidad de sus productos.

Desarrollar un producto innovador y de alta calidad que de un valor añadido a los clientes es todo un desafío, afirma Salehian. Hacerlo de manera consistente requiere una comprensión de lo que se quiere y un enfoque intenso en obtener esos resultados.

«Creo que eso es lo que realmente separa lo bueno de lo excepcional», señala Salehian.

Para llevar ese enfoque a Aeva, empezaron asegurándose de que la compañía no se viera abrumada por los proyectos. Para Salehian y la otra cofundadora, Mina Rezk (también ex empleada de Apple), fue especialmente importante identificar los puntos fuertes de la compañía y construirla a su alrededor.



La idea principal de Aeva es mejorar las capacidades de percepción de los vehículos y electrónica de consumo a través de sensores lidar, que hacen rebotar los rayos de luz en los objetos cercanos para medir la distancia a la que se encuentran. La compañía ha adoptado un enfoque diferente al de sus competidores, lo que según Salehian ha hecho que el sensor pueda absorber más información y utilizar menos energía al mismo tiempo.

Aunque Aeva planea vender primero sus sensores a fabricantes y proveedores de automóviles (la compañía ya ha firmado acuerdos con Audi y el proveedor de la industria, ZF Friedrichshafen) para aumentar el rendimiento de los sistemas de asistencia al conductor y de conducción automatizada, la compañía quiere que estos también lleguen a los teléfonos, tablets y dispositivos de salud, donde pueden mejorar las características de realidad aumentada y medir la información biométrica.

Salehian piensa que los lidares transformarán la tecnología de consumo de la misma manera que lo hicieron las cámaras a color, defiende, porque crean una «nueva forma de ver el mundo». Su antiguo jefe ha expresado un entusiasmo similar acerca de los lidares: Apple los ha añadido a sus nuevos iPhones e iPads, considerándolos un «avance» que «permite capacidades nunca antes posibles en cualquier dispositivo móvil».

Si la tecnología de Aeva puede ofrecer su potencial, Cook podría tener algo que aprender de Salehian.

Mark MatousekBusiness Insider

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*