Organiza mejor tu tiempo con la técnica “cómete esa rana”

Para ser productivo es imprescindible saber priorizar las distintas tareas que asumimos a lo largo del día. Con un nombre curioso, la técnica “cómete esa rana” puede ayudarte a organizar mejor tu tiempo y conseguir aprovechar más el día.

Se va acercando la hora a la que debes marcharte de la oficina y no has conseguido hacer ni la mitad de lo que te habías propuesto: mientras que 24 horas no parecen suficientes, probablemente no necesites más horas en el día, sino aprender a organizar mejor tu tiempo.

Si pudieras ver un gráfico de como inviertes tu tiempo diariamente probablemente te sorprendería ver que, pese a pasar mucho tiempo en tu puesto de trabajo, realmente tampoco pasas tanto tiempo trabajando. Puede que parte de tu día lo pierdas mirando redes sociales, mirando por la ventana, o simplemente mirando a las musarañas. Procrastinar es una labor demasiado sencilla.

Mientras que intentar bloquear todas estas distracciones ayuda, la verdadera clave para ser más productivo está en aprender a priorizar las distintas tareas que asumimos a lo largo del día. Si las llevamos a cabo en el orden adecuado, es más probable que nos de tiempo a finalizarlas todas que si lo hacemos de manera aleatoria y, en muchas ocasiones, equívoca. ¿Por qué? Si dejamos para el final las tareas más complicadas tendremos menos energía para enfrentarnos a ellas, provocando que acabemos esquivándolas.

Teniendo en cuenta este comportamiento típico, el autor Brian Tracy ideó la técnica “cómete una rana”, que puede ayudarte a planear mejor tu día. Al experto en productividad le inspiró Mark Twain con su cita “Cómete una rana viva a primera hora de la mañana y nada peor te ocurrirá a lo largo del día“.

Evidentemente, Twain no está aconsejando desayunar ranas vivas, sino que recomienda enfrentarse siempre a la tarea más difícil o desagradable, para que el resto de labores parezcan más sencillas.

En su libro “¡Tráguese ese sapo!“, Tracy explica como la rana no necesariamente tiene que ser lo más desagradable, sino lo más importante y lo que mayor impacto positivo vaya a tener. La clave para asegurarte de tragarte el sapo cada día está en seguir estos 7 pasos:

  1. Decide cuál es el objetivo que más quieres conseguir.
  2. Anota el objetivo.
  3. Ponte un límite temporal.
  4. Anota todos los pasos que deberás seguir para conseguir el objetivo.
  5. Coloca los distintos pasos en orden de prioridad.
  6. Dale vida a tu plan.
  7. Haz algo cada día que te acerque a tu objetivo.

Escrito por Christiane Drummond

Related Post

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*