10 trucos fáciles para convertirte en un mejor conversador

Los buenos conversadores son capaces de generar una atmósfera mágica, conectar gracias a la empatía y a un uso exquisito del lenguaje con sus oyentes y contagiar la esencia de las ideas que transmiten. La experta Celeste Headlee ahonda en una TED Talk sobre los puntos clave para mejorar en esta materia.

Dominar el arte de la conversación o ser un excelente ponente requiere numerosas habilidades, desde trabajar el lenguaje no verbal a conocer los grados de proxemia o distancia con el oyente, además de proporcionar un contenido que enriquezca, proporcionar espacio para la reflexión y el debate y contar con estrategias para conectar con los demás.

Existen personas dotadas con un innato encanto o un ingenio especial para la conversación, pero también es posible llevar a cabo diversas técnicas y pautas básicas para manejar mejor este tipo de situaciones y extraer resultados óptimos de ellas.

Hace unos años, la presentadora de radio Celeste Headlee realizó una valiosa charla TED en la que reveló que las claves de una buena conversación dependen de una serie de buenos hábitos que cualquiera puede adoptar y que ella misma aprendió gracias a una dilatada carrera entrevistando a miles de personas de diversos sectores y ámbitos. Las charlas TED permiten a emprendedores, estudiantes, freelances o personas que buscan inspiración obtener valiosas lecciones contadas en primera persona por conferenciantes expertos en materias muy diversas.

10 claves para tener mejores conversaciones

Medios internacionales como la revista Inc o el blog Kottke han compartido las lecciones fundamentales extraídas de esta valiosa charla TED, que también podrás visualizar al final del artículo. Estas pautas conversacionales son válidas para diálogos, debates o entrevistas. 

  • No realizar varias tareas a la vez mientras mantienes la conversación: Reserva la multitarea para el trabajo, pero pon todo el foco de tu atención y concentración en el diálogo si quieres que esta sea enriquecedora y productiva.
  • No pontificar: Este punto alude a que no debes presentar o exponer tus ideas y principios de una manera dogmática y con tono de suficiencia o prepotencia.
  • Utiliza preguntas abiertas: Este es un recurso fundamental para que a su vez, las respuestas no sean escuetas ni cerradas. Recuerda las cinco W del periodismo.
  • Sigue el ritmo de la conversación, que puede bifurcarse hacia otros temas o avanzar por diversos derroteros. Permítete liberar los pensamientos que vayan surgiendo con el avance de la misma.
  • Si no sabes algo, exprésalo y reconócelo. Incluso siendo un experto en una materia, no puedes saberlo todo sobre ella.
  • No iguales tu experiencia con la del interlocutor, ya que podéis partir de situaciones radicalmente distintas que puedan enriqueceros mutuamente. De lo contrario, podrías ofender a la persona. Por ejemplo, no todas las pérdidas familiares o las rupturas sentimentales son iguales. Toda experiencia es individual, intransferible y valiosa. 
  • Trata de no repetirte en tus posturas, ideas y opiniones, así como en las preguntas que realizas o las temáticas que sacas en la conversación. Puedes resultar condescendiente o aburrido.
  • Evita los detalles innecesarios:
  • Escucha: Si te mantienes en una postura hermética y rígida, queriendo únicamente compartir tu experiencia y volcar tu perspectiva, no aprenderás ni te acostarás con algo nuevo en mente. Casi todo el mundo prefiere hablar que escuchar, pero este aspecto es fundamental, ya que si no eres capaz de mantener la atención no te encuentras realmente en la conversación. 
  • Sé breve: Es importante aprender a sintetizar las ideas y a transmitirlas con toda la fuerza posible.

Vía | Inc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *