El paro de muy larga duración se toma un respiro y baja 18 puntos en 2017

El paro de muy larga duración (de más de tres años) registró en 2017 una caída del 18%. Según los datos que hoy ha hecho públicos el INE, el número total de parados de muy larga duración se sitúo a finales del año pasado, ligeramente por encima del millón de personas, registrándose un descenso de 223.500 parados con respecto al año anterior.

De este modo, el peso de los desempleados de muy larga duración sobre el total de desempleados con experiencia laboral previa alcanzó en 2017 el 28,3%, porcentaje 2,1 puntos inferior al de 2016, siendo esta la categoría de desempleo que más se redujo en el último año.

La mayor parte de los desempleados existentes en 2017, año que se cerró con una media de 3,9 millones de parados, procedían en su mayoría de situaciones previas de empleo. En total, a cierre del año pasado 3.533.200 parados habían trabajado anteriormente, es decir, que tenían experiencia laboral previa.

De esta cantidad, el 52,9% (1.869.600) dejó de trabajar en 2017 por haber finalizado su contrato, un 8,4% menos que en 2016. Otro motivo de peso para terminar en el desempleo fue el despido o la supresión del puesto de trabajo, incluyendo las regulaciones de empleo. En total, 365.000 personas se vieron en el paro por alguna de estas razones, 223.500 menos que en 2016 (-11,9%). En conjunto, los trabajadores que fueron despedidos en 2017 equivalen 10,3% del total de desempleados con experiencia laboral previa, el mismo porcentaje que en 2016.

Los datos de Estadística muestran además que una de cada tres personas, el 36,9%, trabajó en 2017 al menos un sábado al mes, porcentaje tres décimas superior al de 2016, mientras que el 21,3% trabajó al menos un domingo al mes, una décima menos. Por el contrario, el 60,2% de los ocupados no trabajó ningún sábado de 2017 y el 77% ningún domingo, porcentajes similares a los de 2016.

Malas noticias en cambio para el mundo del teletrabajo. Según el organismo estadístico, el91,8% de los ocupados no trabajó ningún día en su domicilio durante el año 2017, mientras que el 3% lo hizo ocasionalmente y el 4,3% trabajó en casa más de la mitad de sus días laborables.

Finalmente según el INE, un total de 278.100 ocupados trabajaron a tiempo parcial en 2017 para cuidar a personas dependientes, un 1% menos que en 2016. La gran mayoría de quienes trabajaron a tiempo parcial para poder ejercer a su vez la labor de cuidadores fueron mujeres. El 58,7% de ellas consideran que no hay servicios adecuados para la atención de personas dependientes (niños, adultos, enfermos, personas con discapacidad, etc.) o no pueden costearlos.

Vía: Muy Pymes

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *