El comercio electrónico se adelanta al futuro y se convierte en la tendencia del presente

Más o menos a mediodía del domingo, en la bandeja de entrada del correo electrónico entró una newsletter especial de la versión online del supermercado Día. “¡Hoy tú no pagas!”, decía con emojis con ojos de corazones y con unsa cuantas mayúsculas. “Hoy 11 de noviembre es… ¡el Singles’ Day o Día de los Solteros! Y queremos celebrarlo”, seguía en el interior del envío, apuntando que los gastos serían gratis para compras mayores de 30 euros durante la jornada. El supermercado online de la cadena no fue el único que celebró el día. Sephora hizo promociones, Worten también o PCComponentes. Son solo algunos ejemplos cercanos de compañías que hicieron acciones especiales para la jornada.

Por supuesto, Aliexpress España también se sumó a la iniciativa, porque no hay que olvidr que el origen de todo esto viene de su matriz, Alibaba. Alibaba fue quien se inventó hace unos años la fiesta, poniendo en cada 11 de noviembre el día de los Solteros y posicionando con ello una avalancha de ofertas y de precios competitivos.

El día apareció como una especie de alternativa a San Valentún y a todo ese frenesí de comprar para la pareja. Era un antídoto a la sentimentalidad de ese día del año, pero, como apuntan en Fortune, es ahora simplemente una excusa más para comprar y hacerlo a lo grande. Para este año, Alibaba preveía que iba a tener que despachar 1.000 millones de paquetes en esas 24 horas.

El día empezó en 2009 y desde entonces, como recuerdan en Bloomberg, sus ventas se han multiplicado de forma masiva y con aires de record. En 2018, Alibaba vendió durante el día de los Solteros mercancía por valor de 213.500 millones de yuanes, unos 30.700 millones de dolares o unos 27.206 millones de euros. Lo que Alibaba vendió en China en un día sería el equivalente, por ejemplo, a la economía de Letonia.

Los números son inmensos, fascinante, y, aunque los analistas de Bloomberg los ponen en cierto punto de vista crítico, muestran una cuestión crucial. El comercio electrónico se ha convertido en todo el mundo en un motor económico brutal.

El ecommerce, capaz de cambiar nuestras costumbres
De hecho, el éxito del día de los Solteros no solo sirve para explicar cómo el ecommerce se ha convertido en un elemento crucial en términos económicos, sino también para ver cómo empieza a impactar en términos culturales. El comercio electrónico está empezando a tener capacidad para cambiar nuestras costumbres y hasta para crearlas desde cero.

El Single’s Day era una celebración china, limitada a un gigante del ecommerce y a un único país. Hace tres años, sin embargo, el CEO de Alibaba, Jack Ma, decidió internacionalizarla y hacer que el día de los Solteros se convirtiera en una fecha de consumo global. La presencia del día entre las excusas que ya usan muchas otras empresas para vender permite imaginar que el movimiento les ha salido bastante bien.

Al fin y al cabo, así fue también como el Black Friday y el Ciberlunes acabaron calando en la cultura popular europea. Tras años y décadas en los que la primera celebración solo llegaba a Europa en los capítulos de las series estadounidenses, los europeos empezaron a celebrar también el día de ofertas masivas. Lo trajeron los gigantes estadounidenses y lo vincularon al ecommerce. Se podría decir que empezamos a celebrar el Black Friday cuando Apple y Amazon comenzaron a aplicarlo en sus tiendas online. Ahora, hasta la panadería de la esquina hace ofertas del Viernes Negro.

Gastamos mucho dinero online
Lejos estamos de cuando Amazon hacía sus primeros Black Fridays y los periodistas escribíamos sobre la novedad: ahora – no tantos años más tarde – las previsiones de ventas son abrumadoras. Se espera que en España en compras online, según un estudio de Cuponation, mueva 1.553 millones de euros, un 10,1% más que en el año pasado. De media, según la misma estimación, cada español se gastó en el último Black Friday unos 103,2 euros, un 26% que lo que se gastó en 2016.

Otro estudio, este de Tiendeo, apuntaba que el 66% de los españoles encuestados afirma que comprará durante el Black Friday. Sus previsiones apuntaban a un gasto de una media de 238 euros en moda y calzado y 383 euros en electrónica. Una cuarta parte de los consumidores ya adelanta sus compras de Navidad a esa jornada.

El comercio electrónico, gigante económico
Todo esto ayuda a comprender cómo el comercio electrónico se ha convertido en un gigante económico, en un creciente poder con cada vez más eco y que mueve más y más dinero. Lanzar su tienda global en todo el mundo a través de la red, lo que le permite llegar a todos los potenciales consumidores asociados a su marca, hizo que Zara ganase enteros como marca y que su dueña, Inditex, subiese un 5% en bolsa.

Vía: Puro Marketing

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *