Captación de tráfico, la clave para hacer funcionar tu negocio en internet

No es que sea una gran celebridad, pero aún así, a raíz de las situaciones que ha originado el COVID-19 he recibido contactos de varios empresarios preguntando qué servicios podrían contratar o de qué manera podían adaptar sus negocios a la acelerada a la venta por internet porque realmente lo necesitaban.

Antes de continuar decir que no soy partidario de hacer estas cosas rápido, creo que es un proceso que se debe llevar a cabo cuando se tiene cierta capacidad de inversión y algo de tranquilidad, pero ya sabemos todos que las circunstancias nunca suelen ser ideales, así que sea cual sea tu caso quiero aprovechar esta oportunidad que me dan en Marketing Directo para hablar sobre la captación de tráfico, que al fin y al cabo es la que te puede generar ventas de productos, cierre de clientes o cualquier cosa a la que te dediques.



¿Qué es la captación de tráfico?

Seguro que ya has oído hablar del famoso embudo de ventas, pero todo empieza aquí así que vamos a recordarlo. Si por un momento has pensado que es un invento de hace dos días, tengo que decirte que Elmo Lewis ya habló en 1898 del método AIDA (Awareness, Interest, Desire, Action), para definir las que para él era las 4 etapas del proceso de ventas.

Los usuarios hacen un viaje hasta que terminan comprando o adquiriendo un servicio, este viaje es conocido como el Customer Journey. Voy a poner algunos ejemplos de tipos de usuarios que podrían existir:

Usuario 1: Un amigo le ha contado que tiene una panificadora en casa con la que hace pan rápido y sano, ya está decidido, quiere lo mismo, ha visto fotos y vídeos y ha probado el pan, va a Google y busca “comprar panificadora [y aquí el modelo que quiere]”.

Usuario 2: La situación es la misma que la anterior, pero esta persona no tiene claro el modelo que quiere comprar, así que busca una guía de compra por ejemplo escribiendo “mejores panificadoras 2020”.

Usuario 3: Ha oído que muchas personas están haciendo pan casero, así que busca como hacerlo en YouTube, ve un vídeo y le gusta, lo termina haciendo a mano, le encanta su sabor y lo hace 2 veces más, se da cuenta de que le quita mucho tiempo y que no es viable pero no quiere renunciar a este fantástico pan, así que vuelve a buscar “cómo hacer pan casero rápido”, y ahí llega a las amasadoras (se le acaba de generar una necesidad).

Usuario 4: Entra a Facebook y ve un vídeo de una familia sonriente cortando pan casero y haciendo tostadas, al final del mismo aparece una frase que dice: “Haz pan casero con nuestra fantástica panificadora”.

Usuario 5: Busca en Google “ideas para regalar en el día del padre” y le aparece un anuncio que dice “Regalale esta fantástica panificadora para que disfrute de pan casero”.

Puedo continuar poniendo ejemplos así prácticamente todo el día, pero creo que queda claro. De lo que se trata es de captar a esos usuarios que nos interesan y que pueden terminar realizando la acción que queremos en algún momento del Customer Journey o en varios y meterlos en nuestro propio embudo de ventas.

Al final piensa que si tienes un negocio que ofrece un servicio o un producto genial pero nadie puede verlo, es como si hubiera un árbol con unos frutos estupendos tapado por otros alrededor, aunque el resto fueran peores y estuvieran secos se verían más. Evidentemente el producto o servicio son de vital importancia, pero también hay que hacerlos visibles.

¿Qué fuentes de tráfico puedes usar?

Hay muchas fuentes de tráfico y algunas de ellas son las más importantes y en las que te deberías de enfocar.

Tráfico orgánico a través de Google

A esta fuente de tráfico es a la que dedico la mayor parte de mi tiempo desde hace años. De lo que se trata es de encontrar palabras clave relevantes para tu negocio y posicionarlas en los primeros puestos de Google para que las personas que las buscan terminen encontrándote.

Esto tiene algo genial y es que puedes conocer la intención de las personas que llegan a tu sitio, y eso te da ventaja respecto a otros métodos de publicidad.

Si pones un anuncio en Facebook tu posible cliente está a otras cosas, viendo vídeos de familiares y amigos o simplemente pasando un rato de entretenimiento, pero si alguien escribe en Google “comprar corbatas”, sabes que tienes que enseñarle tu catálogo de corbatas e intentar venderle todas las que puedas.

Una buena estrategia que puedes seguir es crear contenido informativo para satisfacer preguntas que le puedan surgir a tu posible cliente durante algunos momentos del Customer Journey, por ejemplo a través de un Blog, y también optimizar tus categorías de producto o tus páginas de venta para entrar a competir por palabras clave mucho más transaccionales.

Hacer una estrategia completa que no solamente ataque a palabras clave de venta, te aportará tráfico, oportunidades, branding, relevancia, Google entenderá mejor a que vertical de contenido te dedicas y muchas ventajas más.

Por ejemplo en Software DELSOL apostamos por esto a partir de 2017 y en el 2020 en comparación con ese periodo hemos conseguido un aumento de tráfico orgánico superior al 300% y nuestras conversiones también han crecido.

Tráfico de pago (Facebook Ads y Google Ads)

También son una parte fundamental si quieres tener una estrategia integral que te aporte los mejores resultados.

El tráfico orgánico es genial, porque cuando lo consigues está ahí, no para de entrar cada día, los usuarios nuevos van llegando y prácticamente no hay que hacer nada, pero tiene una pega y es que no es rápido.

Cuando hablamos de SEO estamos hablando siempre de un medio/largo plazo y sin embargo el tráfico de pago nos permite meter usuarios en nuestra web de forma inmediata y no solamente eso, sino que es una forma genial de complementar el tráfico orgánico cuando ya lo tenemos.



También debes tener en cuenta que si dependes totalmente del tráfico orgánico, dependes de Google, y por ejemplo un cambio de algoritmo que no te sea favorable puede acabar en desastre.

Por ejemplo puedes comprar tráfico en Search, es decir, aparecer en los resultados de búsqueda para las palabras clave que te interesen, con los beneficios que esto conlleva y que ya hemos hablado antes.

Puedes validar productos nuevos, saber si se venden o no, si la landing de ventas está optimizada al máximo y cuando consigas todo eso sabrás si merece la pena o no invertir en SEO.

También puedes conseguir un retorno de inversión positivo, o lo que es lo mismo, gastar menos en anuncios de lo que saques de beneficio neto mes a mes.

Además Google también te permite realizar campañas de Display en las que poner anuncios de imagen o texto en webs relacionadas con tu sector. Esto puede traerte visitas y ventas evidentemente, pero en lo que seguro te puede aportar más es en el reconocimiento de marca.

En Facebook también puedes impactar en usuarios nuevos, crear públicos personalizados teniendo en cuenta los intereses que puede tener tu buyer persona, pero además puedes hacer uso de la gran herramienta que es el Píxel de Facebook, que te permite hacer por ejemplo remarketing que como sabrás es una de las herramientas más potentes de venta.

No puedo olvidarme mencionar los públicos similares que Facebook nos permite crear a partir de determinadas acciones que hayan realizado los usuarios en nuestra web. El algoritmo de Facebook es muy potente y realmente funciona, podemos decirle que nos encuentre personas con hábitos parecidos a los que nos visitaron, o a los que nos compraron y que nos cree un público nuevo al que poder impactar con ellas, y te puedo asegurar que suele surtir efecto.

Ya tengo el tráfico. ¿Ahora qué?

Hay una parte que no podemos olvidar y que es tan importante como las anteriores, se trata de la optimización de nuestro propio sitio web.

Si ya he conseguido que entren personas realmente interesadas y les estoy haciendo ventas, lo que tengo que ver es de qué formas puedo hacer más venta

Hay que hacer test para encontrar la manera más óptima en la que los usuarios nuevos hacen más acciones de las que te interesen, hay que crear listas de correo para conseguir reactivar a usuarios que nos compraron, hay que aprovechar todas las vías que vimos antes para por ejemplo mandar ofertas a los que no terminaron una compra.

¿Por dónde empiezo? Todo esto es demasiado para mí

Tengo una buena noticia, ya has empezado poniendo interés en leer hasta aquí. Hay emprendedores que han conseguido resultados sin prácticamente equipo aplicando estas técnicas y empresas que tienen departamentos completos de personas trabajando en cada una de estas áreas.

Tanto si vas a trabajar algunas de estas partes del marketing tu mismo como si vas a contratar a agencias, freelance o profesionales in house, estás en la obligación de formarte un poco. Tienes que saber que lenguaje se habla en todo este sector y qué debes pedir.

Ya te habrás dado cuenta de que no es el mundo que viene en el que te va a hacer falta todo esto, sino en el que ya está aquí. Hay muchos recursos gratuitos y de disponibles para ponerse al día, eso sí, investiga siempre bien antes de tomar una formación.

Espero que te haya sido de ayuda y por supuesto si tienes alguna pregunta, nos vemos en los comentarios.

Guillermo del Pino, Consultor SEO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *