Business angels: en qué consiste esta figura y qué tipos existen

Bajo la denominación genérica del ‘business angel’ encontramos varios subtipos o modelos de trabajo que difieren notablemente en sus fundamentos, funcionamiento y objetivos.

Mucho se oye hablar de ellos, todas las startups los buscan, algunos sueñan con formar parte de este selecto grupo y pocos lo logran. Hablamos de los business angels, ‘ángeles de los negocios’, una particular evolución de la financiación habitual que recibe un nuevo negocio pero con la inteligencia como valor añadido. Y es que, frente al trato impersonal y de un fondo de capital riesgo o el excesivo abanico de compañías que deben tutelar las aceleradores e incubadoras, los ‘business angels’ son personas particulares que atesoran el capital suficiente pero también los conocimientos técnicos y los contactos necesarios para hacer despegar el proyecto en que se involucren.

Aunque no existen reglas estrictas para definir a un business angel, solemos hablar de profesionales con capacidad financiera entre 50.000 y 500.000 euros, los cuales financian  entre 50.000 y 500.000 euros (alrededor del 25% de su capital disponible) en sociedades que presenten unas perspectivas de crecimiento rápido y permitan una salida a medio plazo (entre tres y cinco años). Como suelen contar con un bagaje técnico, estas personas suelen ser ingenieros o emprendedores anteriores que han abandonado sus startups en favor de ayudar a otros a cumplir sus sueños.

A diferencia de un fondo de capital riesgo -que puede ser más o menos diversificado-, los business angels solo invierten en sectores que conocen y dominan. Otra diferencia radica en la localización de las startups en las que se introducen: debido a su gran involucración en su día a día, estos ángeles suelen invertir en empresas que no les supongan realizar grandes desplazamientos y tratan de dedicar el mayor tiempo posible a asesorar y guiar a sus compañeros de viaje.

Hasta aquí el retrato robot de un business angel, porque lo cierto es que bajo esta denominación genérica encontramos varios subtipos o modelos de trabajo que difieren notablemente en sus fundamentos, funcionamiento y objetivos. A saber:

Operativos

Son aquellos que realizan más de una operación( incluso más de una al año) con el objetivo de conseguir un determinado volumen de inversiones.

Pasivos

Aunque dedican bastante tiempo a estudiar proyectos de inversión, este tipo de inversores privados todavía no ha realizado ninguna inversión en capital.

Empresariales

Se trata de directivos o ejecutivos de empresa en activo, prejubilados o jubilados que se implican mucho en la actividad y la gestión de la empresa en la que han invertido. El nivel de inversión por proyecto oscila entre los 50.000 euros y los 150.000 euros.

Trabajadores

Directivos o ejecutivos de empresa que han querido dar un giro a su actividad profesional o que han pasado por un proceso de prejubilación y todavía desean trabajar y aportar un valor añadido constante a la empresa donde han realizado la inversión. El nivel de inversión por proyecto se sitúa entre los 50.000 y 100.000 euros.

Consultores

Son directivos, ejecutivos o profesionales que, a pesar de continuar con su actividad empresarial o profesional, quieren transmitir sus conocimientos a los emprendedores que se encuentran al inicio de un proyecto empresarial. Según explican en la CEREM Business School, no suelen aportar capital ya que su aportación se basa en una transmisión de know-how y en una red de contactos.

Financieros

Empresarios que aunque aportan valor a la empresa no se implican excesivamente en su gestión. Su objetivo es obtener rentabilidad sobre el capital aportado. Suelen aportar por proyecto entre 150.000 y 300.000 euros.

Individuales

Actúan de forma personal e individual. Por el volumen de inversión del proyecto empresarial no requieren la entrada de más socios individuales.

Sindicado

Agrupación de business angels que invierten de manera conjunta. Normalmente hay un business angels ‘principal’ que lidera la operación y aporta más capital que el resto. En proyectos de inversión elevada sólo se produce una sindicación de business angels cuando se quieren incrementar los capitales y diversificar el riesgo personal.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *