Las aplicaciones móviles se han convertido en una parte fundamental de la experiencia móvil de los consumidores. Los internautas se descargan las apps de los temas que más les interesan, las que están en los puestos destacados de las listas de descargas o las que todo el mundo le está recomendando para estar a la última y no perderse nada. Las apps se acumulan en las pantallas de su móvil y van ocupando espacio en la memoria de sus terminales, aunque no todas tienen la misma suerte en lo que al ‘corazón’ de los usuarios se refiere.
De todas esas apps que el consumidor se descarga en su dispositivo, no todas logran convertirse en sus apps, por así decirlo, de referencia. Tampoco muchas consiguen pasar la frontera del encanto del primer día. Y un gran número de ellas se quedan olvidadas en algún lugar del terminal hasta que el consumidor recibe un aviso de que la memoria está excesivamente llena y se lanza a borrar apps que no utiliza.
Y es que las cifras son bastante concluyentes. De todas las apps que los consumidores se descargan, en realidad solo emplean de forma regular y como media, poco más de un par. Según se puede extraer de los últimos datos de Comscore sobre tiempo en dispositivos móviles, los usuarios se centran sobre todo en su app favorita.

Las cifras son, en general, definitivas a la hora de mostrar el cada vez mayor peso que tienen los terminales móviles. Según las cifras del estudio, sobre una muestra estadounidense, los usuarios dedican de media unas 70 horas al mes a sus aplicaciones móviles. Esa cifra es muy superior si se hace zoom sobre un mercado concreto. En los usuarios entre 18 y 24 años, las horas de consumo de apps móviles alcanzan ya las 90.
Este crecimiento de las horas destinadas a las apps móviles ha tenido también un efecto sobre las audiencias de las mismas. Cada vez son más las apps que registran un número de visitantes únicos más elevado. En el mes analizado, 60 apps superaron los 10 millones de visitantes únicos, una cifra que supera ampliamente las 44 apps que conseguían esos resultados en el año precedente.
Pero el hecho de que haya más horas para las apps y que sean más las apps con cifras elevadas de usuarios no quiere decir que las apps estén viviendo un florecimiento general: los consumidores siguen empleando su tiempo para sobre todo una u otra app, para centrarse en su aplicación favorita. Así, el 50% del tiempo destinado a navegar en apps va a parar a manos de la app más popular, el 18% a la segunda más usada y el 10% a la tercera. En general, los consumidores centran el prácticamente 80% de su tiempo de navegación en tres aplicaciones concretas, dejando que las demás tengan que repartirse las migajas. Si, eso sí, las migajas les alcanzan.
En definitiva, de todas las apps disponibles y en el terminal, los usuarios están realmente usando solo tres.
¿Qué apps ganan la partida?
¿Y cuáles son esas apps que se emplean más? Los consumidores ponen en la lista de sus preferencias a las aplicaciones que permiten conectar con otros: las redes sociales son quienes consiguen los mejores resultados.
De hecho, según los datos del estudio, Facebook es la gran ganadora en el terreno de las apps y consigue ser para muchos consumidores la app de la que no pueden prescindir. Facebook está presente en el top 3 de las apps más empleadas de la nada desdeñable cifra del 80% de los usuarios de dispositivos móviles. Además, el porcentaje de para quienes ocupa la primera posición es además muy elevado. Para un 50% de los consumidores, Facebook es la app que encabeza su lista de aplicaciones a las que dan más uso.
Facebook es además uno de los nombres más poderosos de la industria de las aplicaciones móviles. Según los datos de Comscore, Facebook y Google se reparten el top 6 de las apps con más visitantes únicos y consiguen 8 de las 10 apps con más visitantes únicos. Facebook posiciona su app para la red social, su Messenger y a Instagram en la lista, mientras que Google tiene a YouTube (la segunda app más popular tras Facebook), a Google Search, a Google Play, a Google Maps y a Gmail en buenas posiciones.