Snapchat, como la mayoría de las redes sociales, se monetiza en la actualidad a través de la publicidad y los contenidos patrocinados, pero desde la compañía reconocen que su objetivo es explorar las posibilidades que ofrece el ecommerce.

Lo cierto es que el comercio social es algo de lo que se lleva hablando ya mucho tiempo, y que parece que no acaba de despegar. La introducción de los botones de compra, por ejemplo, no ha calado entre los consumidores y solo 1 de cada 10 los considera una buena idea. Y sin embargo, está claro el potencial que las redes sociales suponen para los retailers, y es comprensible que las propias plataformas quieran explotarlo en su propio beneficio.

En una conferencia de la semana pasada, una de las directivas de Snapchat, Joanna Coles, sugirió que los usuarios de la red social quizá podrían comprar online a través de Sweet, un canal de Snapchat en colaboración con la editorial Hearst, tal y como informa Warc.

Así, Coles explicó que Sweet es por el momento un canal en el que se seleccionan productos bajo el epígrafe: “Ama algo nuevo cada día”, pero en el futuro esperan convertirlo en una plataforma e-commerce donde puedas comprar directamente esos productos seleccionados.

marca

Por el momento no dio más especificaciones sobre los aspectos técnicos que rodearían esta transformación o cuando se producirá, pero la plataforma ya ha dado sus primeros pasos hacia el ecommerce, introduciendo diversas funcionalidades que parecen apuntar en esta dirección.

Por ejemplo, en su plataforma Discovery, lanzada en enero de este año, se ofrece un servicio de pago llamado Snapcash, y la compañía también ha invertido en Spring, una app de compra para marcas de moda.

La compra online es tendencia en las redes sociales

Snapchat no camina solo hacia el ecommerce, en realidad todas las plataformas sociales han comenzado a coquetear, más o menos formalmente, con esa posibilidad. Y es que, como decíamos antes, el potencial para monetizar así directamente los leads es enorme. Facebook, por ejemplo, ya puso en marcha en octubre un nuevo formato publicitario orientado al comercio electrónico, en el que las marcas podían mostrar varios productos de su catálogo, que al clicar llevaban directamente a la tienda online del anunciante. También introdujeron por la misma época una sección “de compra” en la app que los retailers podían emplear para mostrar sus productos, y donde se podía comprar sin salir del site a través de los botones “Compra ahora”.

También Pinterest lleva adelantado parte del trayecto, e incluyó hace unos tres meses una nueva sección de tienda cuyo funcionamiento parece similar al que se podría estar contemplando para Sweet de Snapchat. Así, la propuesta de Pinterest consistía en seleccionar cada día productos diferentes, elegidos por sus editores en función de lo que fuera tendencia, e incluyendo tanto ítems de grandes cadenas como de pequeñas tiendas independientes. En la práctica, funciona como una sección compuesta únicamente por productos que incluyen botón de compra, que los usuarios pueden comprar mientras se inspiran en la plataforma.

Un artículo publicado en Puro Marketing