No hay que darle vueltas: si creas un proyecto online, un blog, una tienda online o sea el que sea, lo más importante es conseguir visitas, conseguirlas cuanto antes y que sean de calidad.

Punto pelota.

Naturalmente esto por sí solo no es suficiente, además, hay que crear contenidos de calidad que aporten valor a los lectores porque si no, ese tráfico no valdrá para nada, claro está.

Pero el quid de la cuestión es el siguiente:

¿Para qué hacer todo ese esfuerzo en los contenidos si luego no llegan visitas en abundancia?

Es absurdo.

Por tanto, personalmente considero que, si quieres resultados pronto, hay que ser pragmáticos, desarrollar una visión clara de la temática de tu proyecto y a continuación centrar el foco totalmente en conseguir cuánto antes la mayor visibilidad posible para tu trabajo.

5 pasos para hacer crecer tu sitio

Así que te voy a resumir en 5 sencillos pasos lo que considero la manera más eficaz de conseguir esto.

Paso 1: Analiza nichos que te motiven y elige uno

Tanto de cara a conseguir visitas como a generar algún día ingresos, recuerda que tienes que asumir que has de ser flexible y adaptarte a lo que la gente demanda, no solamente hacer lo que a ti te gustaría hacer.

Pero, por otra parte, te desaconsejo por completo que te metas en algo que no te motive. Es fundamental que elijas algo que te motive. Sólo eso te dará esa energía que se necesita para hacer cosas excelentes.

Por tanto, se trata de encontrar un equilibrio entre estas dos cosas. Mi experiencia me dice que, si tienes esa actitud flexible, sabes cómo encontrar un buen nicho y te lo curras un poco, esto suele ser posible casi siempre.

Y si ya estás blogueado y descubres que no has acertado con tu nicho y te lo tienes que replantear, no te preocupes, no es el fin del mundo. Es una buena noticia: mucho mejor haberte dado cuenta a tiempo para corregir la situación cuanto antes que seguir perdiendo el tiempo.

Cómo analizar nichos para tu proyecto

Hay muchas maneras de encontrar un nicho bueno, pero una vez más, la que más me gusta, la más simple, la más rápida y la más eficaz con mucha diferencia es usando técnicas SEO.

Pueden ser uno o varios nichos, pero la cuestión clave es que los temas o nichos que toques sean afines. Lo que no suele funcionar casi nunca es un sitio “potpuri” que hable, por ejemplo, de coches, de cocina y de Kung Fu a la vez. Puede que sea tu mezcla particular de pasiones, pero poca gente igual vas a encontrar en la red.

En cambio, moda y cosmética parece que sí son dos nichos diferenciados, pero suficientemente afines para que tiene sentido que estén dentro de un mismo sitio, ¿verdad?

La manera más rápida y eficaz para analizar un nicho es utilizar una buena herramienta profesional de SEO como, por ejemplo, SEMrush o Sistrix para saber qué concretamente busca la gente en Internet.

La diferencia con herramientas gratuitas como el planificador de palabras clave de Google es que éstas se suelen quedar bastante cortas, es mucho más lento y más ineficaz trabajar con ellas.

Una herramienta profesional como SEMrush te permite hacer cosas mucho más potentes y rápidas como un análisis de competencia (sacar las mejores ideas para nichos y palabras clave potentes analizando sitios web existentes). Tan sólo esto, son minutos de trabajo frente a decenas y decenas de horas.

Además, cuenta también con un sinfín de funcionalidades como una herramienta de seguimiento de tu posicionamiento en Google que no encontrarás en las gratuitas.

Paso 2: Centra el foco

Recuerda: no estamos aquí para conseguir 100 o 200 visitas al día, salvo contadas excepciones en nichos muy particulares, así no vas a generar cantidades relevantes de ingresos nunca.

Lo que queremos, es movernos dentro de un orden de miles de visitas diarias. Ese es nuestro objetivo.

Es por eso por lo que te recomiendo centrarte al principio en conseguir visitas y darle menos importancia a aspectos mucho menos importantes en ese momento.

Además, ver crecer tu sitio da un chute de motivación sin igual que le sentará muy bien a tu proyecto.

No quiere decir que no puedas darle alguna vuelta ya, por ejemplo, a un catálogo de servicios o algún infoproducto. Pero recuerda: si no tienes antes tráfico el rendimiento de este trabajo será ridículo o incluso inexistente. Por eso, la prioridad absoluta es hacer crecer el tráfico.

Tu foco tampoco son las florituras con el diseño del blog o estar perdiendo el tiempo en 13 redes sociales a la vez.

Tu foco es hacer contenido de calidad que aporte valor y posicionarlo en Google para ganar visibilidad, para que cada vez más gente te vea en Internet, junto con medidas como una buena lista de correo para captar y fidelizar a esa audiencia.

Conforme te acerques a ese objetivo, poco a poco podrás empezar a dedicar tiempo también a otras cuestiones como darle una vuelta al diseño de tu sitio, ir diseñando algún producto o servicio, etc.

Paso 3: Desarrolla una primera estrategia de contenidos

Una vez clara tu visión y centrado el foco, toca crear esos contenidos, y a buen ritmo. Como norma general, 2 contenidos por semana, puede ser una pauta muy adecuada.

Recuerda que esos contenidos han de ser de buena calidad y de cierta longitud. Mi recomendación serían un mínimo de 1.500 palabras como orientación general. Eso ayudará a que tanto los lectores como Google, los valoren más.

Pero para hacerlo bien, necesitas una estrategia de contenidos. Esto quiere decir, no crear contenidos al tun-tun, sino planificarlos periódicamente de una manera coherente dentro la visión y temática de tu proyecto. La clave será conciliar esos contenidos con el SEO.

¿Qué quiere decir eso?

Que idealmente (no siempre se podrá) cada vez que trabajes en un nuevo contenido, consigas encontrar una o más búsquedas para las cuales posicionar ese contenido en Google.

Si tienes un sitio especializado en el nicho de las bicicletas eléctricas, un día puedes buscar un contenido para posicionarlo para “bicicletas eléctricas de montaña (320 búsquedas/mes)” y sus variantes, otro día para “comprar bicicleta eléctrica (210 búsquedas/mes)” otro día para “bicicletas eléctricas plegables (880 búsquedas/mes)” y sus variantes y así sucesivamente.

La idea es aprovechar tu nicho a tope “barriendo” las búsquedas que la gente hace en ese nicho.

Aquí será fundamental que sepas escoger las búsquedas que más te convienen (dependiendo de lo difícil que es competir en ellas, si muestran intención de compra o no, etc.). Eso lo podrás aprender muy bien en el curso que recomiendo aquí.

Para empezar tu estrategia de contenidos, en términos generales, un primer plan con 15-20 contenidos puede ser muy apropiado. Puede ser una simple lista con los títulos y nada más, junto con las palabras clave de “larga cola” a las que apunta cada uno.

Y una cosa más: tampoco te obsesiones con el SEO. Habrá alguna vez contenidos que puedan ser muy convenientes para tus lectores y no tengan un subnicho / búsqueda claro definido en los que posicionarlos. No pasa nada, recuerda que escribes para la gente, no para Google.

Paso 4: Difunde tus contenidos a tope, haz crecer tu sitio y fideliza a los primeros lectores

En cuanto hayas publicado unos pocos contenidos empieza a ser fundamental que les dediques un buen tiempo a su difusión. Parece una obviedad, pero muchísima gente comete el error de dedicar muchísimas horas a crear un contenido y una vez publicado, prácticamente se olvidan de él.

No cometas ese error, es terrible. Es como trabajar todo el día para tirar luego en casa tu jornal al retrete y tirar de la cadena.

Salvo que tengas enlaces a tu sitio muy potentes desde el principio, Google tardará unos pocos meses en empezar a hacerte caso (2-3 meses generalmente) y al principio tendrás muy poca autoridad.

Por eso, al principio tienes que hacer difusión activa de tus contenidos como un jabato, ya que aún no tienes ese tráfico automático que te dará el SEO poco a poco con el tiempo.

Una manera muy sencilla es localizar y publicar (ojo, con respeto y sin hacer spam) en grupos en redes sociales afines a tu temática (grupos Facebook, comunidades Google+, “friends & family”, etc.).

Y, por último, no te olvides de los enlaces, siguen siendo el factor de más peso en el SEO y conviene que hagas activamente cosas como buscar la posibilidad de publicar posts de invitado en otros sitios. Además, con un buen post de invitado haces una difusión excelente ya que te das a conocer en un público nuevo.

Y, en general, cultiva las relaciones con otros bloggers en tu mismo nicho o afines, junto con otras técnicas que se explican en el curso de “Dispara tus visitas”, al que puedes acceder al final de este post, que te ayudarán a conseguir enlaces pronto.

Paso 5: Aprovecha el efecto “bola de nieve” del SEO y tu comunidad

Si esto lo trabajas con criterio y tesón, en algún momento, más o menos al cabo de 3-6 meses notarás como empieza a despegar el poquito a poco tráfico orgánico (el que te llega desde Google).

Ese será el comienzo de un “efecto bola de nieve”, consecuencia del circulo virtuoso que se empieza a formar cuando Google te otorga un poquito de autoridad, tus posiciones suben y eso a su vez hace que te lleguen más enlaces que vuelven subir la autoridad.

Este es el momento en el que empezarás a amortizar esa inversión en el SEO que hiciste desde el primer minuto. Es una auténtica gozada observar este proceso, como todo ese trabajo que has invertido empieza a dar sus frutos y el autopiloto del tráfico empieza a funcionar.

Cuando llega ese momento, crecer a un 20%, 30% o más cada mes no es ciencia ficción. Primero de 50 a 60 visitas al día, luego de 60 a 80, de 80 a 110, de 110 a 150 y así sucesivamente.

Llegará el momento que llegues a esas mágicas 1000 visitas al día y entonces ya estaremos hablando de un proyecto muy serio.

Y créeme, estoy siendo bastante conservador con esas cifras de ejemplo… Según el nicho, se puede conseguir muchísimo más… Basta ver el caso de dinosaurioss.com para darse cuenta de hasta qué extremos puede llegar este fenómeno.

Además, si tu visibilidad sube, tus contenidos serán también cada vez más compartidos y llegará un momento que tu comunidad hará la difusión por ti y tú podrás reducir cada vez más el trabajo de difusión activa en redes sociales.

Un artículo escrito por Berto Lopez