Si tu negocio online no te trae clientes, necesitas revisar tu sitio web a fondo. O tal vez necesitas revisar toda tu estrategia online, si es que la tienes. Pese a que hace ya más de 20 años que conocemos Internet, el diseño web genera cada vez más fracasos en lugar de más éxitos.

¿Sabes que hay en la actualidad más de mil millones de sitios web? ¿Y sabes que el 90% de los negocios online no traen clientes y desaparecen? La mayoría de negocios online no son capaces de captar clientes o generar ventas. En otras palabras, fracasan.

La razón más básica de lo anterior es que el exceso de información en Internet nos lleva a estar convencidos de falsedades como estas: 

  1. Hacer una web es fácil. Hay mucha gente sin formación que se la hacen ellos mismos, así que yo también.
  2. Que te hagan una web es barato. Hay gente que te hace la web por 400€. ¿Por qué iba a gastarme 2.000€?
  3. Tener una web es garantía de visibilidad en Internet y de ventas. Mi web la verán en todo el mundo y así venderé a todo el mundo, desde España hasta Sudamérica. Me lloverán los clientes/ventas.

Las creencias e ideas que adquirimos al sumergirnos en Internet, blogs, redes sociales, etc., finalmente nos hacen pensar que tener nuestro negocio online es sinónimo de generar clientes inmediatos. Nada más lejos de la realidad.

Todas esas ideas preconcebidas no llevan más que a la frustración. Observar día tras día que tu negocio online no tiene apenas visitas y tiene cero ventas es, cuando menos, desalentador. Ser testigo del fracaso de tu propio negocio online no es plato de buen gusto.

Si no hay intención de realizar una inversión seria en el negocio online, esa frustración al final desemboca en el abandono de la web o incluso en su desaparición.

Razones por las que NO atraes clientes

No voy a hacer una lista de razones infinitas, que casi lo son. Y lo son porque las que te voy a decir, las más básicas, tienen consecuencias. Esas consecuencias en definitiva son otras razones para que tu negocio online no te traiga clientes.

Por ejemplo, si piensas en la apariencia primero (1), entonces no te asesoras bien o haces un buen estudio (2), ni identificarás bien tu nicho de mercado (3), y entonces no podrás identificar bien tus palabras clave (4). Si no identificas bien tus palabras clave entonces tu menú de navegación será un desastre (5) y tus textos también (6). Si tu menú y contenido es deficiente, tu posicionamiento orgánico también lo será (7).

Como ves, las razones por las que tu negocio online no te trae clientes son, básicamente, dos o tres, pero tienen graves consecuencias.

Aquí te doy las principales:

 

#1. Su aspecto

El diseño web al uso se centra puramente en la estética, dejando totalmente de lado lo verdaderamente importante. Desde la funcionalidad (entendida como la función u objetivo para la que el negocio online se diseñará) hasta una verdadera optimización para su posicionamiento en Google.

Antes de decidir el diseño web estético de tu negocio online, necesitas tener muy claros los aspectos más importantes del mismo. Aspectos que, te aseguro, no tienen nada que ver con lo bonita que sea la web. Retocando un poco una frase de Madonna, el aspecto puede que te lleve hasta la puerta, pero no te mantendrá en la habitación (la original es Fame gets you in the door but doesn´t keep you in the room).

Hacer ese estudio te ayudará a clarificar muchas cosas que antes ni siquiera se te habían pasado por la cabeza y que son decisivas para el éxito de tu página.

Es esencial, por ejemplo, determinar cuál es el objetivo de la web, quiénes son tus clientes ideales, qué quieres transmitir como empresa, etc.

Así que, el estudio previo es el cimiento de tu negocio online. Si no te trae clientes después, es porque todo eso ha fallado, por muy estéticamente espectacular que resulte. Si nadie la encuentra en Internet, te da igual.

¿Tiene el tuyo lo que hay que tener para que tus clientes objetivo lo encuentren?

#2. Falta de preparación, análisis 

Un símil que creo que se asemeja bastante a diseñar un negocio online sin la preparación y el estudio necesarios es juntar 4 palos y decir que es una casa. O sea, se quiere tener una casa diseñada especialmente para uno/a, pero no se quiere invertir en los recursos necesarios.

Diseñar un negocio online o página web juntando pedazos incoherentes, solamente lo llevará al derrumbe, lo que ocurre en el 90% de los casos.

No hacer un estudio previo de quién es nuestro nicho de mercado o cliente potencial, nuestras palabras clave, nuestra estrategia a seguir, etc., es hacer las cosas “a la torera”, poner 4 palos mal puestos.

Por ejemplo, pensar que mis clientes “pueden ser todo el mundo, porque todo el mundo en algún momento necesita lo que yo ofrezco” es un grave error.

No identificar quién es el cliente ideal de tu negocio online tiene consecuencias graves. Como que tus palabras clave serán erróneas a lo largo y ancho de toda tu web y, por tanto, no atraerás al público que busca activamente tus servicios o productos.

El resultado es siempre una unidad (la web) hecha de fragmentos aislados que no tienen coherencia entre sí; algo sin pies ni cabeza. Si no te tomas esto en serio, no esperes que tu negocio online sea serio y te traiga clientes.

Un estudio previo ayudaría a agrupar todos los requisitos de diseño de forma coherente y permitiría plasmar en el diseño de la página lo que se ha identificado previamente.

¿Solución?

La mayoría de los que se plantean tener su negocio online, se resisten a pagar por algo de estas características, ya que lo consideran innecesario para sus fines inmediatos. O sea, tener la web en marcha lo antes posible para empezar lo antes posible a conseguir ventas.

Cuando se dan cuenta de que el negocio online no les ha traído clientes en meses, ni lo va a hacer, es cuando empiezan a replantearse todo. Si hubiesen invertido en un buen servicio al principio, no tendrían que volver a hacerlo y habrían ahorrado dinero. Otros siguen insistiendo y dándose cabezazos contra un muro.

La solución, que no es fácil, es empezar por identificar los objetivos del negocio online. Después el nicho de mercado, las palabras clave, y la estructura en que se diseñará la web (básicamente, el menú de navegación y los enlaces internos).

 

#3. Falta de asesoría, o al menos, orientación 

Como hemos visto, quien está pensando en adquirir un sitio web para su negocio suele carecer de la orientación o asesoría necesaria. Hasta cierto punto, es lógico que se suelan buscar servicios de diseño web al uso, directamente. Ignoran que es necesario el estudio previo.

Un diseñador web, básicamente, obedece las órdenes de quien le encarga el diseño de una página. No cuestiona tus órdenes, más que en aspectos de apariencia, donde sí será capaz de asesorarte. Estará altamente cualificado para diseñar, desde el punto de vista estético y, hasta cierto punto, funcional. Sin embargo, un diseñador web al uso, no está cualificado para hacer un análisis del negocio online ni la identificación de tu nicho de mercado, etc.

El estudio siempre lo harás mejor con un especialista en asesoría de negocios online o con profesionales del diseño web que lo incluyan dentro del proyecto. No es fácil encontrar servicios globales de diseño web porque prácticamente no existen, a excepción del web coaching.

Volviendo al símil anterior, creer que construir una casa es solo cuestión de albañiles y descartar a los arquitectos y demás profesionales porque sus salarios son elevados sería un grave error.

 

#4. Hoy en día un buen diseño web se puede encontrar barato 

Hay tanta intoxicación en Internet que no es de extrañar que se formen demasiadas ideas que, además de erróneas, son difíciles de derribar.

Muchos piensan que hacer o encargar una web puede salir barato hoy en día. Que con 400 o 500€ de inversión tendrán un negocio online que les traiga clientes. Un negocio online con esos precios no puede ser más que mediocre.

Ningún diseño web por ese precio puede ser demasiado estudiado ni enfocado a tus objetivos. Las horas que se van a invertir en diseñar un negocio online así, no pueden ser muchas. Supongo que hasta ahí estamos de acuerdo.

Escatimar en esta inversión principal es abocar la web al fracaso y tirar el dinero, por poco que sea. No llegará nunca a despegar del todo y habrás gastado 400 o 500€ para nada. O, con mucha suerte, para recuperar muy poco de esa inversión.

 

CONCLUSIÓN

Si te preguntas: ¿cómo puedo evitar que mi negocio online fracase? ¿Cómo sé yo ahora a quién acudir?

Darte una respuesta es simple. Ejecutarla es otro cantar.

Yo te diría que pidas presupuesto y una cita con varios diseñadores, sea por teléfono o de forma presencial.

Durante esa conversación, recuerda las cosas que te he señalado en este artículo. Trata de tantear qué tipo de diseñador es el que tienes al otro lado del teléfono. Si es el que le conviene a tu negocio online para traer clientes o no, según las pautas que te he dado.

Recuerda los puntos clave de los que hemos hablado, y algunos más que te menciono aquí:

  • ¿Qué tipo de estudio o análisis llevará a cabo antes del propio diseño web?
  • ¿Te va a ayudar este asesor, agencia y/o diseñador web a identificar tu nicho de mercado y palabras clave?
  • ¿Cómo reflejará eso en la estructura web?
  • ¿Quién redacta los textos? En caso de ser tú, ¿los corregirán ellos después? Tienen que corregirlos para que sean optimizados de cara al SEO. Si no editan o corrigen los textos, malo.
  • ¿Qué sensación tienes sobre su método de trabajo y cuánto se involucrará en tu proyecto?
  • ¿Te da la impresión de que hacen webs como churros o al contrario?
  • ¿Con qué empresa contratarán el dominio y hosting? ¿Son ellos los proveedores? Malo.
  • ¿Te dan la opción de comprarlos tú independientemente? (Si no, malo. Si sí, pero tratan de convencerte de lo contrario, también malo).
  • ¿Te darán las claves de acceso a tu web? Asegúrate de que lo hacen desde el principio, no al final. Y de que no las cambian. Si no te las dan, malo.
  • ¿Quién se ocupará del mantenimiento de la web una vez terminada? Si te dicen que ellos, malo.

Respecto a las últimas preguntas, ten mucho ojo con algunas agencias que no son del todo transparentes en cuanto al mantenimiento después de la finalización del proyecto, en cuanto al cobro de los dominios y alojamiento.

Muchos no te dan acceso a tu propia web, quedándose con las claves para que tengas que depender de ellos por los siglos de los siglos. Mucho mucho cuidado con las malas artes de los hosting, diseñadores o gestores de tu sitio web.


Descripción de la autora: Esther Roche es Coach profesional dedicada a un sector en el que es pionera. Creó el web coaching precisamente por tener sus objetivos muy claros: ayudar a emprendedores a crear bien desde cero sus negocios en internet utilizando una fusión entre el coaching y sus conocimientos de posicionamiento y marketing online.