La Unión Europea lleva meses alertando de que se necesitan 900.000 profesionales especializados en tecnología y comunicaciones para cubrir toda la demanda existente en el mercado.

Sin embargo, la falta de cualificación de muchos trabajadores les impide acceder a este tipo de posiciones laborales, muy bien pagadas por otra parte.

Es por ello que la formación cobra un papel protagonista para el reciclaje de empleados de otras industrias hacia estos perfiles digitales tan anhelados por las compañías.

Sin embargo, la formación en estas áreas puede ser, en ocasiones, muy costosa, con lo que supone una barrera de acceso muy difícil de superar para muchas personas. Como alternativa a la formación reglada tradicional encontramos los MOOC, cursos masivos online que facilitan el aprendizaje de forma gratuita o a bajo coste de la mano de importantes universidades de todo el mundo, así como plataformas especializadas que se dirigen a un público muy específico y que quiere adquirir habilidades técnicas muy concretas.

Una de las más populares es Platzi, una potente startup latina que cuenta ya con más de 100.000 alumnos registrados, de los que el 70% acaba los cursos que comienzan. La compañía, con apenas tres años de vida y valorada en más de 10 millones de dólares, forma parte de la aceleradora de empresas online más potente del mundo -y Combinator- ofrece todo tipo de cursos a través de Internet en torno a temáticas como el diseño web, la experiencia de usuario,lenguajes de programación para web y para el mundo móvil y especialidades de trabajo como frontend, backend y administración de servidores.

En Platzi se encuentran disponibles más de mil vídeos, más de dos mil horas transmitidas en vivo y almacenadas para sus suscriptores, impartidas por los mejores profesionales de la industria, según detalla la propia empresa en su dossier de presentación. Todo ello organizado en varias “carreras profesionales” que se pueden cursar en conjunto o de forma individualizada, en función de nuestras necesidades de formación.

El precio

Platzi cuenta con algunos cursos ofertados de manera gratuita (los más básicos o de iniciación). Para el resto, se articula en torno a una serie de planes de suscripción muy asequibles y al alcance de cualquier bolsillo.

Con ellos obtendremos acceso a las 10 carreras profesionales disponibles y a los 70 cursos que las conforman, así como a mentoría en vivo con los profesores, acceso multidispositivo a la plataforma, diplomas por cada carrera profesional, acceso exclusivo a su taller de creación de startups o entrada preferencial a los eventos organizados por Platzi.

El coste de estos planes es de 29 dólares al mes, aunque podemos conseguir una rebaja de hasta 25 dólares al mes si se opta por un pago único anual de 299 dólares.

home2

Los cursos

Entre las numerosas opciones disponibles en Platzi, podemos estructurar los contenidos en diez claros bloques diferenciados. La primera de ellas es la carrera de  backend profesional, un plan de 16 cursos en los que aprenderemos los fundamentos básicos de la programación, algoritmos y patrones de diseño, lenguajes de programación (Python, Django, Javascript, Java, C#, ASP.Net o Ruby) o diseño en WordPress.

En segundo lugar encontraremos la carrera de desarrollador para Apple, con siete cursos actualizados para construir nuestras propias apps para el entorno de Tim Cook y los suyos. Otro plan es la carrera de marketing y estrategia digital, con 12 cursos disponibles sobre SEO, email marketing, Google Analytics,Facebook Ads, Google Adwords y producción/monetización de vídeo, entre otros.

Platzi tampoco se olvida de la carrera de diseño de productos digitales y UX, con once cursos para aprender a diseñar interfaces y mejorar la experiencia de usuario tanto en desarrollos para ordenador como para móviles; además de ofrecer cursos para dominar Photoshop. Asimismo, encontraremos planes para impulsar nuestra carrera de negocios online, programación profesional de frontend, programación en tornos Google, administración de servidores, bases de datos o producción audiovisual.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga