El proceso de pago se lleva a cabo una vez que el usuario se ha decidido por un producto o servicio de nuestro negocio y es un momento clave de la compra, pues una mala experiencia en el mismo, puede provocar el abandono del carrito de la compra. Es un grave error pensar que una vez que nuestro cliente se ha decidido por algún producto o servicio en concreto y procede a terminar su adquisición, hemos llevado a cabo una venta de forma exitosa. El proceso de venta consta de varias fases entre las que se encuentra el proceso de pago, que debe ser rápido, eficaz y seguro.

La innovación tecnológica y los nuevos hábitos de consumo, favorecen las compras online, situando la facturación del comercio electrónico en nuestro país durante el último cuatrimestre del año 2015, en 4.946 millones de euros según la CNMC (Comisión Nacionales de los Mercados y la Competencia). Es por ello, que en un mercado en continuo crecimiento como es el del eCommerce, debemos adaptar los procesos de nuestro comercio a los consumidores,haciendo que el momento del pago sea inmediato, fácil y por supuesto, seguro. Conseguir esto es sencillo, solo tenemos que contar con un proceso de cobro que cumpla con las siguientes características, convirtiéndolo en un factor diferenciador y añadiendo valor al negocio.

Teniendo esto en cuenta Sipay Plus, empresa especializada en soluciones inteligentes de pago, nos ha dado estas cinco claves:

mundonet

  1. Máxima seguridad: Los usuarios son en ocasiones reticentes a comprar online por tener que facilitar datos de sus tarjetas. Para evitar la desconfianza de éstos, es fundamental contar con sellos de garantía de seguridad online o cumplir con normativas internacionales de seguridad como PCI DSS.
  2. Múltiples métodos de pago: El comercio online permite acceder a compradores procedentes de todo el mundo, y cuantos más métodos de pago alternativos tengan a su alcance, mayor será su disposición de compra.
  3. Omnicanalidad: Cada vez son más los comercios que ofrecen sus productos a través de distintos canales de venta, y tan importante es estar al alcance de los consumidores en cualquier momento y lugar, como ofrecer una experiencia única, cuidada y personalizada en cada uno de ellos.
  4. Tokenización: Ayuda a proteger los datos confidenciales de las tarjetas y facilita el pago de las compras recurrentes, teniendo únicamente que confirmar la compra.
  5. Innovación: La forma de pago está continuamente evolucionando, provocando cambios en los hábitos los consumidores, y obligando a los comercios a innovar y adaptarse, o caer en el olvido por miedo a invertir en innovación y nuevas tecnologías.

Arantxa Asián