Les ha costado salir del cascarón, pero parece que los pagos móviles se están haciendo hueco poco a poco en el corazón (y en la cartera) del consumidor. Según un reciente estudio llevado por la asociación alemana de economía digitalBitkom, el 29% de los consumidores admite su buena disposición a la hora de pagar con el móvil.

Al 25% no les cuesta imaginarse pagando sus compras en los comercios echando mano de su smartphone y de la tecnología NFC. Y el 7% va más allá y dice haber probado ya esta fórmula.
En el grupo de jóvenes de entre 14 y 29 años la proporción de consumidores receptivos a los pagos móviles apoyados por la tecnología NFC crece hasta el 27% y el porcentaje de consumidores que han utilizado ya esta manera de pago pega el estirón hasta el 14%.

Ulrich Dietz, vicepresidente de Bitkom, no tiene ninguna duda de que elsmartphone será en un breve lapso de tiempo un método de pago ampliamente extendido. Eso sí, para convertirse de verdad “mainstream”, los pagos móviles deberán estar respaldados necesariamente por mejores infraestructuras en los comercios.
En la actualidad sólo el 8% de los terminales de pago de los comercios alemanes están adaptados a los pagos móviles.
Si nos fijamos en España, las cifras arrojadas por los pagos móviles son también bastante discretas. Según un reciente informe de MasterCard, sólo el 6,2% de los españoles paga con el móvil en las tiendas físicas.