Los dispositivos móviles han experimentado un giro de 180 grados en nuestro país y ya son más la cantidad de usuarios que apuestan por las tabletas a la hora de llevar a cabo sus compras online que por los smartphones. Es lo que se desprende de un reciente estudio llevado a cabo por eMarketer a los consumidores de Europa Occidental, españoles incluidos, en el que se constata el cambio de tendencia de los usuarios patrios a la hora de llevar a cabo sus compras digitalmente.
El informe, denominado “Western Europe Mcommerce Trends: Mobile Consumers Fuel Double-Digit Growth and Sales Share”, señala que más de la mitad de los usuarios móviles españoles realizan sus compras a través de estos dispositivos. En concreto, subraya que el porcentaje de los que se inclinan por las tabletas es del 55%, frente al 51% de los usuarios que optan por comprar a través de smartphones.

Un dato alto, según eMarketer, que demuestra que el mobile commerce en España se mueve, y que ya no podemos hablar de una fase de adopción temprana de esta modalidad de comercio dentro de nuestras fronteras. El dato, asimismo, es significativo, pues constata el cambio registrado por los consumidores españoles. Así, una investigación de mayo de 2014, señalaba que en nuestro país el mobile commerce se ejecutaba en mayor proporción a través de smartphones. Los nuevos datos abren un nuevo horizonte para esta forma de negocio en nuestro país.
La misma, no obstante, está en consonancia con los datos que registran los otros países que forman parte del análisis: Alemania, Francia, Reino Unido y Holanda. De hecho, nuestro país es el que menor porcentaje de penetración de compras móviles registra en comparación con el resto, que devuelven cifras diez puntos por encima, salvo en el caso holandés. En estos países también las tabletas son los dispositivos preferidos a la hora de comprar, como demuestra el 71%, 68% y 67% de los ciudadanos ingleses, franceses y alemanes que dicen comprar a través de este dispositivo.
Un porcentaje que se sitúa más igualado en lo que a penetración y compra a través de teléfonos inteligentes que se lleva a cabo en estos países. Y es que solo los británicos superan a los españoles en lo que a sus compras mediante el uso de smartphones se refiere (58% versus 51%). En el caso de los alemanes, también registran un 51%. Una cifra más baja es la que reproducen las compras de los consumidores franceses y holandeses a través del móvil: 49% y 41%, respectivamente.
Los europeos, a lo suyo
Sin embargo, los datos de eMarketer demuestran un interesante comportamiento de los consumidores europeos, ya que estos muestran una tendencia totalmente opuesto en lo que a mobile commerce se refiere que el resto de consumidores de otras regiones del mundo. Así, tal y como señala un estudio de Citreo los consumidores países pertenecientes a las regiones de Asia, América Latina y Norte América experimentan un comportamiento que se inclina hacia las compras online a través del móvil.
El caso más llamativo es el de Corea del Sur y de Japón, donde el smartphone causa auténtico furor ya que el 45% y el 44% de los usuarios móviles, respectivamente, dijeron comprar a través de este dispositivo. Un porcentaje notablemente mayor de los que señalaron que compraban a través de las tabletas: el 1% y el 5% respectivamente.
Por su parte, Brasil y Estados Unidos experimentaron la misma tendencia. Y es que en el caso de los consumidores estadounidenses, aunque mostraron una tendencia más igualitaria, el porcentaje de los que dijeron comprar a través de su teléfono inteligente fue del 14%, un punto más que los que compraban a través de la tableta: 13%. Lo mismo se produjo con los consumidores brasileños: 6% frente a 4% fue la relación de compra utilizando un smartphone frente a una tableta.
Furor por el mobile commerce
De lo que no hay duda es de que el comercio electrónico está en auge y también comprar a través de los dispositivos móviles. Al menos en el caso de los países europeos. Así, según recoge eMarketer, la media registrada en la campaña de Navidad pasada en el caso del viejo continente aumentó un 345%. Una cifra que se distancia del incremento que experimentó el mobile commerce en Estados Unidos en el mismo periodo: un 278%.
Sin embargo, existen grandes diferencias entre cada país. Una vez más, España se situó a la cola del mobile commerce y, aunque este aumentó notablemente, lo hizo en un 171%. Un aumento que trepó en el caso de Francia hasta el 478%, un 433% en el caso de Bélgica y un 401% en lo que respecta a los consumidores alemanes. Reino Unido y Holanda experimentaron subidas de más del 300% e Italia, de más del 250%. Datos que muestran el buen estado de esta modalidad comercial, que por supuesto, aún no ha tocado techo.