Normalmente ocurre que quienes empiezan a hacer email marketing dedican mucho tiempo y esfuerzo a preparar su estrategia. Conseguir la base de datos de contactos, segmentarla, planificar los envíos, crear las campañas y enviarlas. Esto es estupendo, ya que cuanto más nos esforcemos, mejores resultados obtendremos.

Pero el email marketing no termina cuando hacemos el envío de una campaña. De hecho, este es el momento en que empieza de verdad. La preparación previa es muy importante, pero el estudio de las estadísticas después de hacer el envío es imprescindible para tener buenos resultados en nuestras campañas de emailing.

¿Cómo conseguir datos estadísticos de nuestros envíos? ¿Qué estadísticas son las más importantes? ¿Cómo podemos utilizarlas para conseguir nuestro objetivo?

Conseguir datos estadísticos

Para obtener buenas estadísticas de nuestros envíos es necesario contar con una herramienta de email marketing profesional. Olvídate de la idea de hacer algo “gratis” y querer tener buenos resultados. Busca una herramienta que se adapte a tus necesidades y presupuesto, pero que te ofrezca buenos datos estadísticos, fáciles de leer y de utilizar.

¿Qué estadísticas son importantes?

Depende mucho de cuáles sean tus objetivos, pero hay algunas que son básicas:

–  Aperturas

¿Están abriendo nuestros emails?Por un lado es importante saber cuáles son las aperturas de cada contacto, grupo, segmento o lista por separado. Esto nos va a permitir tener mucha información útil. Por ejemplo sabremos qué contenido le interesa a cada contacto o cuáles son las horas a las que abren nuestros correos. Y esa misma información de cada grupo o segmento también nos dará una idea clara de qué estrategia seguir. También podremos identificar a los contactos que abren la mayoría de nuestros envíos de emailing, los contactos VIP.

Por otro lado están las aperturas de cada campaña o envío. Saber las aperturas de una campaña en especial nos puede dar mucha información útil para reparar las siguientes. Así podremos identificar si la línea de asunto, el remitente, el horario o la segmentación están funcionando como deberían.

– Clics

¿Se interesan por el contenido de nuestros emails? Saber sobre qué enlaces ha pulsado cada contacto nos puede ayudar a conocerlo un poco mejor. Sabremos cuáles son sus intereses y podremos personalizar mucho más los envíos que le hagamos.

Además, saber qué enlaces de cada campaña han recibido más clicks, nos puede ayudar mucho a saber qué funciona. Si vemos que reciben más clicks los enlaces que ponemos al comienzo del email, aprovechemos este lugar para los enlaces qué más nos interesen. También nos puede ayudar a saber qué diseño funciona mejor.

– Bajas

¿Ya no quieren que les enviemos emails? Tener una buena estadística de bajas nos puede ayudar a identificar problemas graves en nuestra estrategia de email marketing. Si la cantidad de bajas aumenta, es un síntoma de que algo falla. Quizá sea la calidad del contenido, una mala segmentación, una frecuencia alta de envíos… Identificar el problema a tiempo será básico para tener buenos resultados.

Si la mayoría de las bajas vienen de una campaña en especial, también nos estará identificando lo que debemos modificar. Revisa esa campaña de email marketing, ya que no está dando buenos resultados.

Estos son sólo tres datos básicos que deberíamos obtener de nuestros envíos de emailing. Revisarlos periódicamente, estudiar tendencias y hacer los cambios necesarios puede ser la diferencia entre que nuestro email marketing funcione o no.

Un artículo escrito por Fernando Gonzalez