Las apps de mensajería tienen un próspero futuro por delante, sobre todo en Asia, donde muy pronto adelantarán en número de usuarios a la todopoderosaFacebook. Así lo concluye al menos un reciente estudio de la agencia de marketing digital We Are Social.


Este informe concluye que en Asia el número de usuarios únicos de las pujantes aplicaciones de mensajería terminará  tomando la delantera al número de usuarios de Facebook en el transcurso de los próximos 18 meses.

Las apps de mensajería reproducen los entornos sociales naturales (aquellos donde no hay gadgets electrónicos de por medio) mucho mejor que las plataformas 2.0 basadas en algoritmos como Facebook, a la que ganan por goleada en autenticidad, recalca Simon Kemp, socio y director de We Are Social.
Aunque a nivel global Facebook y WhatsApp siguen siendo hoy por hoy los “gallos del corral”, en China y en los países asiáticos emergentes las apps de mensajería están creciendo como la espuma. No en vano, dos aplicaciones oriundas de China, Qzone y QQ, se las han ingeniado para abrirse paso en el Top 5 de apps más usadas en todo el mundo.
A juicio de Kemp, en un universo 2.0 donde Facebook tiene todas las papeletas para dejar de ser la reina, las reglas “marketeras” en las plataformas socialesestán irremisiblemente abocadas a cambiar.
Si bien en Asia las apps de mensajería son utilizadas a menudo por las pymes para la comunicación “one to one”, muchas de ellas son huérfanas de opciones para generar ingresos, por los que tienden a ser contempladas por las marcas como enemistadas con el ROI.
La app china WeChat es la única aplicación que ofrece hoy por hoy a las marcas la oportunidad de conectar con clientes potenciales.
WeChat, que incluye funcionalidades de pago y de reservas turísticas, tiene aproximadamente 650 millones de usuarios activos al mes, aunque su uso continúa restringido hoy por hoy fundamentalmente a China.
Pese a que en Asia el índice de penetración de internet y de la Web 2.0 es menor que en el resto del mundo, los asiáticos están a la cabeza en conexiones móviles. El 94% de los asiáticos es dueño de un teléfono móvil, porcentaje que desciende hasta el 63% a nivel global.