Aunque el comercio online lleva entre nosotros mucho tiempo y ya se ha convertido en parte fundamental de la mayoría de los negocios, las regulaciones legales, como de costumbre van todavía por detrás.

Aun así, parece que la Comisión Europea se ha puesto a trabajar en una nueva propuesta de medidas fiscales para apoyar el e-commerce que han presentado el comisario Pierre Moscovici y el vicepresidente, Andrus Ansip .

Este paquete tiene el objetivo, según sus palabras de facilitar “a los consumidores y a las empresas, en particular a las empresas emergentes y a las pymes, la compra y la venta de bienes y servicios en línea” y que podría ahorrar a las compañías hasta 2.300 millones de euros al año.

“Las empresas grandes y pequeñas que venden en línea en el extranjero tramitarán ahora el IVA de la misma manera que lo harían con las ventas en sus propios países. Esto conlleva una reducción del tiempo perdido, una simplificación de la burocracia y una disminución de los costes”, aseguraba Moscovici en rueda de prensa y añadía: “También estamos simplificando las normas para las microempresas y las empresas emergentes, permitiéndoles así llegar a nuevos mercados con más facilidad. Gracias a nuestras propuestas los gobiernos europeos van a ganar un importe adicional de 100 millones de euros semanales que pueden gastar en servicios a sus ciudadanos”.

Entre las novedades que presentan se encuentra la implantación de la llamada “ventanilla única” un portal “para los pagos del IVA en línea en toda la UE” con el que la Comisión Europea propone “que las empresas hagan una simple declaración trimestral por el IVA adeudado en el conjunto de la UE, utilizando la ventanilla única del IVA en línea.

Además, han señalado que este sistema ya existe para las ventas de servicios electrónicos, como aplicaciones para telefonía móvil, y que ha demostrado su eficacia con la recaudación de más de 3.000 millones en concepto de IVA a través del sistema en 2015 con lo que “la carga administrativa de las empresas se verá reducida en un descomunal 95 %”.

“Las empresas grandes y pequeñas que venden en línea en el extranjero tramitarán ahora el IVA de la misma manera que lo harían con las ventas en sus propios países. Esto conlleva una reducción del tiempo perdido, una simplificación de la burocracia y una disminución de los costes. También estamos simplificando las normas para las microempresas y las empresas emergentes, permitiéndoles así llegar a nuevos mercados con más facilidad”, destaca la Comisión.

Pero las nuevas normas incluyen también cambios en el IVA de los periódicos y libros digitales permitiendo a los Estados Miembros equiparar el pago de este impuesto con el de sus versiones en papel que cuentan con un trato fiscal favorable.

Un artículo publicado en Marketing Directo