La moda se posiciona como la categoría reina de las compras desde móviles, a la vez que aumenta la importancia de las compras entre las principales funciones que se realizan a través de estos terminales. Así lo revela el estudio sobre M-commerce que elabora anualmente Netquest para la compañía Privalia, el outlet de moda online líder en España y en cada uno de los países donde opera.
El estudio sobre M-Commerce, realizado por el panel externo Netquet a más de 1500 usuarios online habituales en España, destaca el posicionamiento de la moda como la principal categoría de consumo a través del canal móvil (73%), aumentando un 5% respecto 2015 y situándose, por primera vez, por delante de la categoría “Tickets” o “Ocio”.

Este hecho coincide además con el aumento de la importancia del m-shopping dentro del ranking de las principales funciones que se realizan a través de dispositivos móviles aumentando también en 7 puntos respecto al año anterior (43% en 2015). Y es que según se desprende del estudio realizado para Privalia, 6 de cada 10 usuarios online ya realizan sus compras de moda a través de smartphones de manera habitual.
El mismo estudio también destaca que los consumidores de moda a través de dispositivos móviles realizan un gasto medio de 217€ anuales por usuario, lo que supone el 22% del presupuesto total de moda al año.
En cuanto a la frecuencia de uso y gasto económico por compra, el estudio evidencia los diferentes hábitos de consumo por género: pese a que las mujeres realizan 7.1 compras/año y los hombres 5.4 compas/año, son estos últimos los que más gasto económico realizan a través del canal móvil con una diferencia de casi 10€ por compra (hombres 64.5€/compra vs. mujeres 55€/compra).
La importancia del sector M-commerce se afianza día a día, y es que como revela el estudio sobre M-Commerce para Privalia, la penetración de estos terminales ya alcanza el 95%, es decir 9.5 de cada 10 usuarios cuentan con dispositivos móviles inteligentes. De éstos, la franja con mayor penetración es la de los consumidores de entre 18 y 30 años: 9.9 de cada 10 consumidores de esta edad ya dispone de su propio smartphone.