Uno de cada dos encuestados afirma no estar familiarizado con las tecnologías de los pagos móviles
La penetración de los dispositivos móviles ha generado consigo el aumento del comercio electrónico así como el pago a través de estos mecanismos también en establecimientos físicos. Sin embargo, las empresas no las tienen todas consigo si lo que buscan en mejorar sus resultados de negocio a través de las nuevas tecnologías ya que la falta de formación de los consumidores en este terreno es un hecho constatado.

Es lo que se desprende de una reciente encuesta llevada a cabo por Wakefield Research acerca de la posibilidad de que los comercios -físicos o electrónicos- permitieran el uso de una determinada tecnología de pago a través de sus teléfonos inteligentes, la cual concluye que la mayoría de los consultados no están familiarizados con estas opciones de pago, a pesar de que uno de cada dos se mostrase receptivo a poder realizar sus compras a través de estos dispositivos. En concreto, el 53% de los encuestados reconocieron que para ellos era importante contar con esta posibilidad de pago. Un porcentaje que se incrementaba hasta el 64% en el caso de los consumidores más jóvenes y los mayores de cuarenta años.
En lo que respecta a los productos y servicios que los clientes estarían dispuestos a comprar a través de esta forma de pago utilizando el teléfono móvil inteligente los artículos de menor valor adquisitivo, como por ejemplo un café, se llevaban la palma de las respuestas afirmativas, pues congregaron el 43% de las mismas. A ellos les siguen los artículos de coste medio, como la ropa, que obtuvieron el 41% de las respuestas de los consumidores. A mayor distancia se situaron las compras de más peso y volumen monetario, ya que solo el 32% de los consumidores reconoció querer comprarlas usando sus smartphones.
Así, las razones que estos contemplaron para inclinarse por esta modalidad de pago frente a otros métodos tradicionales como tarjetas de crédito o débito son la rapidez de su uso (34%), la libertad que generan a la hora de comprar (29%), la posibilidad de acceder rápidamente a las ofertas (24%) y la capacidad de hacer un seguimiento del gasto (23%).
Asuntos pendientes
Sin embargo, la investigación realizada también revela que existe una necesidad de desarrollar una educación, formación y aprendizaje por parte de los consumidores a cerca del uso y de cómo llevar a cabo con éxito un pago móvil. Así, uno de cada dos encuestados afirmó que no estaba familiarizado con las tecnologías de este tipo, como las billeteras móviles.
En paralelo, un 50% también señaló que no eran partidarios de ser clientes de aquellos establecimientos que utilizan la tecnología de seguimiento de los clientes. Este dato está en relación con los problemas que aluden los clientes a la hora de inclinarse por estos métodos de compra ya que en un 18% de los casos se mostraron preocupados por la seguridad de los datos personales que ofrecen a través de estos dispositivos.
De hecho, para Joe Mach, generente de Verifone, empresa que gestionó la encuesta, “es esencial que las empresas impulsen el pago móvil a través de la tecnología, tanto en lo que respecta a las operaciones financieras como a las pequeñas compras”. Ello se debe, según Mach, a que se debe “educar a los consumidores sobre el pago móvil, sus beneficios y su facilidad de uso”.
Los límites: falta de seguridad y confianza
En este sentido, la falta de seguridad y de confianza mostrada por los consumidores en lo que respecta a los pagos a través de los móviles son dos asuntos que deben resolver las empresas si quieren beneficiarse de esta modalidad de pago, tal y como indica una investigación de FutureBuy.
De hecho, la falta de confianza es el principal motivo que esgrimen los consumidores a la hora de llevar a cabo sus compras a través de estos mecanismos. Así, únicamente el 25% de los interrogados en este estudio confirmaron que el pago a través de dispositivos móviles les resultaba confiable.
De igual modo, la confianza que se deriva de estos dispositivos como soportes de pago no cala entre los consumidores. Así, la mitad de los encuestados por FutureBuy mostraron abiertamente su preocupación en torno a la vulnerabilidad de sus datos si utilizaran estas plataformas. En esta línea, reconocieron que de utilizarlos su información personal puede verse “más comprometida”.