El romance entre los consumidores y los dispositivos móviles va viento en popa a toda vela. Sin embargo, la arrebatadora pasión que sienten los consumidores por los smartphones y las tabletas no se corresponde con el frenesí (todavía no demasiado acalorado) que sienten por ellos los anunciantes.

 

Particularmente reticentes a los maravillosos encantos de los dispositivos móviles se muestran las pequeñas y medianas empresas. Según un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por las empresas especializada en servicios de marketing Greven Medien, el 84% de las pymes renuncia por completo almarketing móvil. ¿La buena noticia? Que el 78% de las pequeñas y medianas empresas que ya le han hincado el diente a esta disciplina están satisfechas con los resultados.

El 63% admite haber dado fuelle a su popularidad echando mano del marketing móvil, el 44% dice haber percibido una mejora en su imagen, el 44% asegura haber reforzado su relación con los clientes y el 41% da cuenta de unos mayores índices de fidelidad por parte de la clientela. Una de cada cuatro pymes va más allá y afirma haber aumentado las ventas apoyándose en el marketing móvil.
Quizás celosas de los excelentes resultados que está reportando el marketing móvil a otras empresas, una quinta parte de las pymes se tirará próximamente a la piscina del marketing móvil. Aun así, más de dos terceras partes de laspequeñas y medianas empresas mantendrán cerradas a cal y canto las puertas de su corazón al marketing móvil.
Los factores que más influyen en la frialdad con que las pymes contemplan aún el marketing móvil son las falta de tiempo (43%), la ausencia de “know-how”(30%) o la (eterna) excusa de ser demasiado pequeñas (37%).
Más enamoradas parecen, no obstante, las pymes de estas plataformas digitales. Más del 80% dispone de web corporativa y el 40% está presente en los social media.