Espoleado por los omnipresentes dispositivos móviles, el m-commerce está llamado a engullir en solitario en 2021 el 55% de las ventas generadas a nivel global por el comercio electrónico. Así lo concluye al menos un reciente informe de la empresa de investigación de mercados Euromonitor International.

Además, y llevado en voladas por el m-commerce, el e-commerce representará en 2021 el 13% de las ventas globales asociadas al universo del retail.

“Los consumidores buscan productos en diferentes canales simultáneamente y los compran también en diferentes canales, por lo que los retailers están echando mano de estrategias omnicanal para conectar con el consumidor”, explica Michelle Grant, directora de Retailing Research de Euromonitor International.

Los cambios socioeconómicos y demográficos determinarán en buena medida, por otra parte, la manera en que el sector del retail se desarrollará en los próximos años.

En 2030 la población urbana crecerá, por ejemplo, más de un 30%. Y precisamente por esta razón las tiendas de descuentos y los supermercados de barrio han sido dos de las canales que más han pegado el estirón durante los últimos cinco años.

“El crecimiento de estos dos canales refleja el deseo del consumidor de maximizar su tiempo y su dinero, y también la importancia de los comercios pequeños, que son en general mucho más accesibles y  manejables para el cliente”, recalca Tim Barrett, analista especializado en retail de Euromonitor International.

Lejos de morir ahogado por la creciente pujanza del e-commerce, el comercio local seguirá creciendo a buen ritmo durante los próximos años, en gran parte porque es un importantísimo aliado para el comercio electrónico y su fórmula de entrega de pedidos “click & collect”.

Un artículo publicado en Marketing Directo