La publicidad móvil fue durante años un gigante dormido, pero en los últimos tiempos se ha despojado de las legañas y se ha desperezado por completo. No en vano, en 2016 mobile devoró más de la mitad de la inversión volcada en la publicidad digital al otro lado del charco, según un reciente informe del organismo de la publicidad interactiva IAB y la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC).

En 2016 el gasto asignado a la publicidad digital se incrementó en Estados Unidos en un 22% hasta alcanzar la cifra récord de 72.500 millones de dólares.

A tan abultadísimos números contribuyó la publicidad móvil, que aumentó durante el año pasado en un 77% hasta los 36.600 millones de dólares (frente a los 20.700 millones de 2015).

En el fenomenal crecimiento experimentado por mobile allende los pares en 2016 influyó de manera determinante el vídeo, cuyo gasto protagonizó una escalada del 145% hasta llegar a los 4.200 millones de dólares.

Si fijamos en la mirada en los banners móviles, estos registraron una subida del 51% hasta alcanzar los 13.900 millones de dólares. Más acelerado todavía fue el crecimiento de los anuncios móviles en los motores de búsqueda, que aglutinaron una inversión publicitaria de 17.200 millones de dólares (un 91% más que en 2015).

Más allá de mobile, tuvo también un profundísimo impacto en la inversión publicitaria digital la publicidad en las redes sociales, que atrajo en 2016 un volumen de inversión de 16.300 millones de dólares y registró un crecimiento interanual del 50%.

Un artículo publicado en marketing Directo