El teléfono móvil ha pasado en los últimos años a ser el gran aliado de los usuarios a lo largo del día. Dada la fácil accesibilidad y comodidad que ofrecen este tipo de dispositivos, los usuarios han pasado a utilizar únicamente sus smartphones o tablets para conectarse a Internet, así como para realizar todo tipo de gestiones en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Según el informe realizado por Navegantes en la Red, el móvil es, con un 92,1%, el dispositivo más utilizado en España para acceder a Internet. Su uso asciende cada vez más y es una realidad ante la cual nadie puede quedar indiferente.

Transacciones bancarias, el uso del correo electrónico e incluso las compras han pasado a realizarse desde el teléfono móvil o la tablet, pasando a estar el ordenador en una posición cada vez más relegada. En la actualidad se habla de un crecimiento del mobile commerce, un 200% más rápido que el del eCommerce.

Nos encontramos así ante una situación de cambio de la que los eCommerce pueden sacar provecho. Así, todos aquellos que no cuenten con su versión móvil deben empezar a considerar que la optimización de sus sites a la versión mobile lo que les permitirá, además de llegar a un público mucho más amplio, beneficiarse de otras muchas ventajas que ofrecen las Apps para tiendas o m-commerces.

Para adaptar un eCommerce a dispositivos móviles o tablets existen varias posibilidades. El método más sencillo (y probablemente el más extendido) consiste en implementación de un diseño responsive sobre el eCommerce. Es decir, la aplicación de un diseño que permita visualizar correctamente el site tanto desde ordenador como desde smartphones o tablets.

Y para llevar a cabo la optimización de un eCommerce a su formato móvil, es muy recomendable tener en cuenta algunas consideraciones relacionadas con los hoy en boca de todos- criterios UX y UI, cuyas siglas corresponden a los términos User Experience y User Interface.

Los principios de UX y UI se basan en ofrecer al usuario un diseño (UI) y arquitectura App o web que se adapten a sus necesidades y que le permitan llevar a cabo una navegación sencilla y rápida, obteniendo como resultado una exitosa experiencia de usuario (UX).

Cuando el usuario quiere comprar algo desde su smartphone o tablet, busca hacerlo de forma rápida, evitando a toda costa tener que dedicar gran parte de su tiempo a descifrar cómo navegar dentro del eCommerce o app para tienda. De esta manera, el objetivo de los m-commerce tiene que ser hacerle la vida más fácil al usuario: buscando que se quede, encuentre rápidamente lo que busca y finalmente lo compre.

Mis recomendaciones para facilitar y mejorar la experiencia de usuario, y lograr así obtener altas tasas de conversión y generar engagement se centran en el uso de textos cortos y fáciles de comprender, la optimización de los tiempos de carga (haciendo uso de imágenes no demasiado pesadas) o la aplicación de iconos claros y fáciles de comprender.

Por otro lado, teniendo en cuenta que el uso de formularios en los procesos de compra tanto a través de eCommerce como de Apps para móvil o m-commerce es obligatorio, es importante tratar de simplificarlos al máximo.
Dado que un formulario destruye el proceso de conversión, se recomienda hacer uso del menor número de campos posibles, incluyendo únicamente aquellos estrictamente necesarios.

Del mismo modo, con el fin de reducir al máximo el número de clics, es recomendable tratar de mostrarlos en una sola pantalla y sin necesidad de hacer más de un clic. Los dispositivos móviles y tablets han pasado de esta manera a ser importantes protagonistas para los usuarios a la hora de realizar compras online. Es por ello, no sólo recomendable, también urgente, que aquellos eCommerce que no cuenten aún con su versión para móvil se pongan manos a la obra.

Firmado: Jordi Vives, Country Manager de Trusted Shops España