Cada vez son más los usuarios que se decantan por ver vídeos online a través de sus teléfonos móviles inteligentes. Es la principal conclusión a la que ha llegado el último estudio del Interactive Advertising Bureau (IAB), en colaboración con On Device Research. Ambas organizaciones sostienen que el 58% de los usuarios ven vídeos cortos, de menos de cinco minutos de duración, al menos una vez al día.
Un porcentaje que cae hasta el 36% en el caso de los espectadores que aseguran visualizar íntegramente vídeos de mayor duración, al menos de cinco minutos. Sin embargo, el consumo de estos contenidos presentó diferencias notables entre los usuarios de los distintos países del mundo analizados. Así, Turquía fue la nación con un mayor número de usuarios que consumían vídeos en móviles de larga duración (60%). Le siguieron Finlandia (48%), China (46%), Rusia (45%), Singapur (44%), Brasil (43%), México (42%), Dinamarca y Argentina (ambas con el 41%).

La investigación se ha basado en una encuesta a 4.800 consumidores procedentes de 24 países del mundo, que poseen un smartphone y ven vídeos en el mismo. En este sentido, también fue significativo el porcentaje de usuarios que reconocieron utilizar el móvil para ver vídeos online mientras a la vez visionan un contenido a través de la televisión.
En esta línea, los usuarios de Estados Unidos y de Canadá son los que mayor uso simultáneo hacen de estos dispositivos, alcanzando el 30%. Le siguen los europeos, con el 23%, los ciudadanos de América Latina, con el 22%, los de Australia y Nueva Zelanda, con el 23%, y los de sudeste asiático, también con el 23%.
De la investigación se desprende, asimismo, el incremento notable del consumo de vídeos por parte de estos usuarios en comparación con el año pasado. Así, el 35% de los entrevistados señaló haber consumido un mayor número de estos contenidos audiovisuales que en 2014. La cifra es especialmente relevante en el caso de Estados Unidos, donde el resultado se vio incrementado en un 50%, en Canadá, con una subida del 42%; la misma que en Nueva Zelanda y en Sudáfrica. Por su parte, en el Reino Unido este uso aumentó un 40%.
Cambio en el comportamiento de los usuarios
En paralelo, la investigación también hizo hincapié en el nuevo comportamiento de los consumidores. Así, el 48% de los entrevistados reconoció que utilizan aplicaciones móviles para ver sus vídeos a través del teléfono móvil. De la misma manera, los usuarios reconocen estar cada vez más interconectados. Así, el 68% de la audiencia dice compartir vídeos a través de sus smartphones, siendo las redes sociales las plataformas preferidas por estos (42%) para hacerlo.
En este sentido, se deben tener en cuenta, también, los cambios que los propios usuarios reconocen haber experimentado, en concreto, los relacionados con la disminución de su consumo de televisión en pos del vídeo online. Este cambio es especialmente notable en el caso de los usuarios chinos y de Singapur, pues aseguran ver menos televisión ahora y consumir más vídeo online en el 37% y en el 35% de los casos, respectivamente. Les siguen los consumidores de Finlandia y México, con el 28%, los de Reino Unido, con el 26%, los de EEUU, con el 25%, y los de Dinamarca y Turquía, con el 25% y el 24%, respectivamente.
El (importante) rol de las redes sociales
En paralelo, la investigación también confirma la incidencia que tienen las plataformas sociales en la difusión de estos contenidos, y el interés que generan entre los usuarios, los cuales consumen una mayor cantidad de vídeo online a través de ellas.
En concreto, según este estudio, el 42% de los usuarios encuentran vídeos y los consumen mientras navegan online. Aunque como siempre, hay diferencias. Y es que mientras en Rusia el porcentaje de usuarios que reconoce la importancia de estas plataformas es del 52%, en el caso de España o de Canadá la misma baja hasta el 47%. A mitad de camino se encuentran otros países, tales como Nueva Zelanda, Australia, Dinamarca o Portugal.