El e-commerce está influyendo de manera notable no solo en el volumen de negocio de las empresas que han abierto sus tiendas a Internet, sino también –y especialmente– en los operadores logísticos. Estos intermediarios entre el que vende y el que compra han visto como en el año 2016 la facturacióndirectamente vinculada a las ventas a través de la red han supuesto unos ingresos por valor de 1.100 millones de euros.

Son datos que proceden del Observatorio Sectorial DBK de Informa que apuntan que se ha dado un incremento del 15,2% en relación al ejercicio anterior. Esto es reflejo del creciente número de compradores virtuales que hay en España, donde en 2016 supusieron un total de 15 millones de personas que accedieron a internet para realizar algún tipo de adquisición. Este dato supone que se está dando una subida de alrededor de medio millón de e-consumidores al año.

El estudio apunta que el comercio electrónico en su conjunto podría haber superado los 25.000 millones de euros de facturación en el ejercicio anterior, con tasas anuales de incrementos de alrededor del 25%. Es de lógica que los operadores logísticos y las empresas de transporte hayan visto igualmente como su actividad ha crecido de manera importante. Para dar respuesta a la demanda se han visto en la necesidad de aumentar sus recursos técnicos y humanos y aún así algunas se han visto un tanto desbordadas por estos incrementos, especialmente en momentos como navidad o citas puntuales –caso del Black Friday o el Cyber Monday.

De cara a este año, el mercado de la logística espera que haya una subida del 18,2% comparando con lo sucedido en 2016. Para el año 2018 sí se espera que llegue cierta moderación a estas subidas tan espectaculares, con un índice de alza del 15,4%. Esto supondría un volumen de negocio total de alrededor de 1.500 millones de euros.

Maria Sanchez